Menores inmigrantes no acompañados
Menores inmigrantes no acompañados - Ignacio Gil
SIN PAPELES

Andalucía, desbordada ante la llegada masiva de menores inmigrantes a las costas

La Junta reconoce su dificultad para atender a los niños ante la falta de centros específicos en la comunidad

Actualizado:

A falta de una semana para que de comienzo el verano y, por tanto, la temporada en la que se acentúan los flujos de inmigración irregular, las cifras que maneja el Gobierno andaluz no dejan de ser preocupantes, sobre todo en lo que a menores se refiere.

La Junta de Andalucíaha atendido en lo que va de año a 1.509 menores extranjeros no acompañados (Menas) y a un total de 4.172 el pasado 2017, lo que supone un incremento del 97 por ciento con respecto a 2016. Esta llegada masiva de inmigrantes no sólo está saturando los centros de la comunidad, sino que hasta el propio Gobierno andaluz ha admitido su dificultad para atenderlos.

Así lo reconoció ayer la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, quien afirmó que «nuestras estructuras de protección de menores están funcionando con dificultad a pesar de que vamos creando más espacios y más centros».

En este sentido, subrayó la contratación realizada por su departamento de 300 plazas residenciales para el acogimiento de estos niños en las provincias de Almería, Cádiz, Granada y Huelva, un servicio de acogida cuya capacidad de respuesta se mantendrá tras la finalización de los contratos de emergencia aprobados en 2017.

La consejera, que asistió ayer a unas jornadas organizadas por la ONG Save the Children y la Oficina del Defensor del Menor en Málaga, recordó que Andalucía es «una puerta directa de entrada» por lo que, al igual que ya hiciera la presidenta Susana Díaz, instó a la Unión Europea a que no «de la espalda» al fenómeno migratorio. Subrayó que en lo que va a de año han llegado a la comunidad 8.300 adultos de los que 1.509 eran menores no acompañados.

A pesar de que cada vez son más los menores inmigrantes no acompañados que llegan a las costas, Andalucíano cuenta con centros de protección de menores creados específicamente para la atención a estos menores, por lo que son atendidos con los mismos recursos, dispositivos y servicios que el sistema de atención a la infancia y a la familia pone a disposición de los menores nacionales. Así, la consejera recordó que «existen centros en determinadas provincias que, como consecuencia de la repetida casuística desarrollan intervenciones y actuaciones exclusivas con estos menores».

Sánchez Rubio anunció que «vamos a plantear la conveniencia de que este tema se aborde en el consejo interterritorial de salud y de política social en el Ministerio para coordinar y ordenar la acción de todas las comunidades autónomas y plantear a la UE que no puede dar la espalda al fenómeno de la política migratoria».

En este sentido, señaló que «al final, los países del sur, son los que estamos en contacto con estas realidades, vamos a tener que afrontar esta intervención y hacerlo coordinados con la UE y con el Gobierno porque es la única posible solución para que se haga según vayamos teniendo necesidad, porque esto es imprevisible».

Conferencia sectorial

Por su parte, la portavoz de Infancia del PP andaluz, Patricia Navarro, pidió ayer de manera urgente la reunión de la Conferencia Sectorial de Servicios Sociales para poder abordar la atención a los menores extranjeros no acompañados antes de la previsible llegada masiva que se espera para los meses de verano y que provocará que se agudice la problemática que ya existe en Andalucía.

«Los datos están ahí, han llegado sólo en lo que llevamos de año más de 1.500 menores extranjeros no acompañados hasta nuestras costas», aseguró ayer Navarro, al tiempo que destacó que «en 2016 llegaron 1.200 a lo largo de todo el año; en 2017, más de 3.500, se dobló la cifra en ese año».

Estos datos, según la responsable popular, «apuntan a que evidentemente el problema se agudiza y lo tiene la comunidad autónoma que hace frontera con el continente africano y es una situación que, lejos de disminuir, va a agravarse».