Los eurodiputados y el consejero de Medio Ambiente, ayer en Sevilla, tras su reunión
Los eurodiputados y el consejero de Medio Ambiente, ayer en Sevilla, tras su reunión - ABC

Andalucía se juega en tres meses pasar el examen de Europa sobre el gas y los regantes de Doñana

El Parlamento Europeo tendrá en noviembre el informe sobre la situación del parque natural y votará en febrero recomendaciones y posibles sanciones a la Junta de Andalucía

SevillaActualizado:

Por tercera vez una misión de eurodiputados del Parlamento Europeo viene a Andalucía a supervisar el trabajo de la Junta de Andalucía sobre la provincia de Huelva. Primero fue por los incendios en Huelva en el año 2006. Luego, debido a las polémicas balsas de fosfoyesos en el año 2010. Ahora, la gestión del agua y la agricultura, así como los proyectos gasísticos en el parque natural, protegido por Europa como espacio de la Red Natura 2000 centran la preocupación de Europa.

Tres han sido también los regalos del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, a los eurodiputados tras reunirse con ellos. Una maceta del palacio de las Marismillas, tierra de Doñana y semillas de enebro. Tres los días que los eurodiputados van a estar reunidos con la Junta de Andalucía, ONGs, agricultores, Asaja y el Gobierno central. Y tres también los aspectos que preocupan a la misión del Parlamento Europeo, según declaró ayer el presidente de la delegación, Pal Csaky, quien aseguró que han recibido quejas en tres aspectos relacionados con Doñana: «En cuestiones de medio ambiente, gasísticas y actividad agraria ilegal».

Y tres serán, por cerrar el círculo, los meses que haya que esperar para saber la resolución del Parlamento Europeo sobre el parque natural. Según fuentes de esta institución, en noviembre ya se sabrá el informe sobre esta visita. Y en febrero se votará la resolución en la Comisión de Peticiones.

En dicha resolución es donde irán las eventuales recomendaciones tanto al Gobierno central como al andaluz sobre cómo afrontar el problema de la explotación gasística y de gestión del agua de Doñana. Además, habrá también una petición a la Comisión Europea sobre posibles sanciones a las administraciones responsables de la gestión del parque natural.

Los «vaivenes de la Junta»

«Me preocupan los vaivenes de la Junta. La Junta es quien autorizó el proyecto de gas», dijo ayer la eurodiputada del PP Rosa Estarás, quien añadió que «la actual ministra de Transición Ecológica es quien firmó este proyecto gasístico cuando era secretaria de Estado con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero». Así, Estarás pidió al Gobierno regional «coherencia».

La diputada europea socialista Soledad Cabezón aceptaba la tesis del cambio de criterio de la Junta al que aludía su compañera. Y citaba al consejero de Medio Ambiente, que había explicado a puerta cerrada que «los elementos que tenemos en estos momentos no son los que teníamos cuando se presentó este proyecto. Además no se conocía el caso Castor, que es posterior. Los riesgos sísmicos vienen después. Y tampoco teníamos herramientas jurídicas» para parar el proyecto gasístico. Aún así, Cabezón aseguró que su impresión es «muy positiva». «Creo que la postura del Parlamento va a ser favorable y va a decir que hay que parar el gasoducto».

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, aseguró a su vez que su departamento estaba a favor de la agricultura legal y las explotaciones dentro de las normas. Pero en contra de los riegos ilegales y del proyecto de gas. «Mientras nosotros estemos aquí, Doñana no se toca», llegó a decir a los periodistas. Poco antes, tanto Fiscal comolos eurodiputados se habían reunido con Asaja, la patronal agraria, quienes trasladaron a los presentes en la reunión «la compatibilidad de las actividades agrícolas y ganaderas con el parque». Así, explicaron, «sin agricultura y ganadería no se entendería Doñana».

La delegación europea, tras reunirse ayer en Sevilla con los peticionarios, las ONG, representantes de la Junta y el Defensor del Pueblo Andaluz, tiene hoy por delante la visita a Doñana y un encuentro con expertos de la Estación Biológica de Doñana, representantes de la empresa gasística, agricultores y ya mañana, con el Gobierno central.