Alumnos en un curso de Formación Profesional de restauración en Córdoba
Alumnos en un curso de Formación Profesional de restauración en Córdoba - Valerio Merino
Formación

Andalucía, la región con más parados, devuelve dinero al Estado para cursos de formación porque no lo gasta

La Consejería de Empleo culpa de las «dificultades» de gestión al anterior Gobierno del PP y la patronal estima que no habrá cursos hasta 2020

SevillaActualizado:

La Formación Profesional para el Empleo no levanta cabeza en Andalucía, pero esta vez la parálisis no se puede achacar a las investigaciones judiciales de supuestos fraudes en la ejecución de ayudas. Durante 2017 la Consejería de Empleo no realizó ninguna convocatoria nueva de subvenciones dirigida parados y este año va por el mismo camino para este colectivo.

El problema es de gestión: la Administración es incapaz de resolver a tiempo las convocatorias y tramitar los expedientes, según denuncia la patronal del sector. Todo esto sucede en una de las regiones más castigadas con el drama del desempleo. Los 898.200 andaluces que, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), quieren trabajar pero no pueden, pasarán dos años más en blanco. Se suman a los otros cinco años de interrupción en las actividades formativas. Entre 2011 y 2015 no se convocó ningún curso, coincidiendo con la apertura de un centenar de causas en los juzgados. La Junta los retomó en septiembre de 2016, cuando sacó la primera convocatoria dotada de 71,5 millones de euros tras un lustro de bloqueo.

Desde la Consejería de Empleo le echan la culpa a un cambio normativo del anterior Ejecutivo del PP. Argumentan que hubo un «retraso en el desarrollo normativo» de la Formación Profesional «durante el Gobierno de Rajoy», lo que «ha dificultado la gestión de estas políticas públicas» y la falta de ejecución de «1.500 millones de euros de fondos del Estado».

La última convocatoria se realizó en 2016, pero los cursos no comenzaron a impartirse hasta septiembre de 2017

Los fondos que no se consumen son dinero perdido para la comunidad autónoma, que debe devolverlo a las arcas del Ministerio de Trabajo. El Estado lo resta de la asignación que recibe al año siguiente. Las transferencias estatales para políticas activas de empleo provienen de la recaudación de la cuota para formación y se debe emplear obligatoriamente en eso, tanto por el Estado como por las regiones.

La Confederación de Empresas de Formación en Andalucía, que agrupa a 250 centros, ha puesto el grito en el cielo. Calcula que 110 millones de euros emprenderán el camino de regreso a Madrid, fondos sin gastar que corresponden a las convocatorias de cursos de los ejercicios de 2017 y 2018.

La patronal de las empresas de formación denuncia que la Junta devolverá 110 millones de los ejercicios 2017 y 2018

Desde la Consejería ni confirman ni desmienten esta cifra y añaden que «se está trabajando» en toda la tramitación presupuestaria y administrativa para sacar nuevas convocatorias, que se ejecutarán durante 2019 y que está preparando una orden de bases reguladoras para la concesión de subvenciones con compromiso de contratación por parte de las empresas. En cambio, desde la patronal estiman, a la vista de los trámites que restan, que no se van a celebrar nuevos cursos «al menos» hasta el año 2020.

Entre 2012 y 2015, la Junta ha recibido 1.126,2 millones de euros a través de los recursos que distribuyen los Servicios Públicos de Empleo a las comunidades autónomas para sus políticas activas de empleo.

La Consejería de Empleo alega que está preparando las bases de 2019 y pide un plan especial contra el paro

El Gobierno andaluz defiende que el dinero no ejecutado durante estos años se asigne a Andalucía en un Plan Especial de Empleo, que contemple las políticas de formación como parte de las políticas activas de empleo.

Desde la Consejería advierten de que desde el mes de septiembre de 2017 se vienen realizando cursos de formación en todas las provincias de Andalucía, para ejecutar la programación aprobada para impartir acciones formativas dirigidas a la población andaluza trabajadora desempleada. Corresponden a la convocatoria de ayudas publicada en septiembre de 2016. Añade que se han programado casi 1.500 cursos (1.498) para 22.320 personas, con un presupuesto que asciende a los 66,34 millones de euros.