Animales contra un animal

Alhaurín el Grande suprime los encierros tras la muerte de una vaquilla maltratada por jóvenes con sintomas de ebriedad. Recibió patadas y puñetazos, pero el Ayuntamiento dice que murió por un golpe con otra vaca

P. D. A. MÁLAGA
Actualizado:

¿Qué puede llevar a un grupo de jóvenes a vejar y maltratar a un animal que después muere tras una larga agonía? ¿No percibían su dolor? Esto es lo que ayer muchos se preguntaban después de que el Ayuntamiento dee Alhaurín el Grande anunciase que suprimirá la suelta de vaquillas en la próxima Feria de Mayo por la muerte de una de ellas tras recibir numerosos puñetazos y patadas que le dieron decenas de jóvenes, presuntamente en estado ebrio, según denunció el Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal y Medioambiental y matizó el Consistorio, que achacó el óbito a un golpe con otro animal.

El regidor, Juan Martín Serón, señaló que los jóvenes «en ningún momento hicieron nada que pudiese causar la muerte del animal», aunque después declaró que «sí existió algún comportamiento poco decoroso de una minoría que hace mucho daño a la imagen de todo un pueblo». «Existió algún desaprensivo, pero fueron bastantes más los jóvenes que saltaron para retirar la vaca e intentar salvarle la vida», declaró Serón, quien informó de que la Guardia Civil ha identificado a varias personas que muy probablemente serán sancionadas.

El Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal y Medioambiental «colgó» en internet imágenes de lo sucedido y en ellas se aprecia a jóvenes dando patadas y puñetazos al animal, tirándole del rabo para hacerla caer. Incluso cuando ésta yacía agonizante en el suelo, no dejaban de golpearla, al igual que otra que trataba de buscar la salida.La agonía del ejemplar duró más de 20 minutos. Nadie trató de poner freno a la turba que la agredía.

No obstante, el Ayuntamiento insistía en que, basándose en la opinión de los veterinarios, «la muerte fue producida por un traumatismo craneoencefálico como consecuencia del choque frontal entre ambas vaquillas». A pesar de ello, Serón anunciaba que no habrá más vaquillas.