Antonio Maíllo, este lunes en la sede regional de IU
Antonio Maíllo, este lunes en la sede regional de IU - V. Gómez

Antonio Maíllo deja la política: «Esto es incompatible con la vida»

El ya excoordinador general de IU Andalucía deja todos sus cargos orgánicos y su plaza de diputado para volver a dar clases de Latín

SevillaActualizado:

Antonio Maíllo deja la «primera línea de la política», pero no la política. Dice adiós a todos sus cargos, se despoja de todos sus responsabilidades y vuelve a dar clase de Latín al instituto en el que ejercía antes de llegar a la política de primer nivel. «Estoy como un niño con zapatos nuevos», ha dicho este lunes cuando ha anunciado a los medios de comunicación su adiós a la dirección de IU Andalucía, a su acta de diputado y a su portavocía de Adelante Andalucía.

Su despedida, ha insistido, no es por una cuestión política. Sí lo es la fecha en la que lo ha hecho público. El marcharse de vuelta a su plaza de profesor es por salud. Pasó un cáncer de estómago y no quiere jugársela otra vez. «La política no es compatible con una calidad de vida normal», se ha quejado. Tras seis años pasando «muchos momentos duros», ha dicho basta. Se vuelve -porque tiene dónde volver- al puesto de funcionario que ganó con 23 años. Con «los chavales de la sierra de Huelva, que son mejores que los de otros sitios», ha presumido.

Maíllo abandona toda su responsabilidad seis años después de ser elegido como coordinador de IU en Andalucía. Y se marcha tras haber agotado el ciclo electoral. «Si Pedro Sánchez hubiera convocado las generales en octubre, hubiera aguantado, pero no ha sido así», ha explicado.

Ahora, IU debe elegir a sus sustituto. Será esta tarde cuando se reúna el órgano competente. Entonces Antonio Maíllo, ya militante raso, profesor de Latín de un pueblo de Huelva, será ya un andaluz más. Un señor solo preocupado por su salud y sus clases. «A la política se viene un tiempo, luego hay que retirarse», ha cerrado.