María Núñez Bolaños, tras su reincorporación al juzgado
María Núñez Bolaños, tras su reincorporación al juzgado - Manuel Gómez

Autos para desdecirse en la vuelta de Núñez a su juzgado

La magistrada, tras su alta, da salida a varias órdenes de la Audiencia contra sus decisiones

SevillaActualizado:

En el regreso de la juez María Núñeza su juzgado, tras agotar un mes de baja por motivos personales, la magistrada se ha encontrado con varios autos de la Audiencia Provincial en los que como en otras ocasiones le rebate el archivo de distintas piezas y causas.

Así la juez firmó el miércoles hasta 10 resoluciones, entre ellas el auto para decretar, tal como le ordenó la Sección Primera de la Audiencia sevillana, la reapertura del caso Formación y procede a librar oficio a la Intervención General de la Junta de Andalucía y a la del Estado para que «a la mayor brevedad posible» procedan a designar un interventor para que junto con miembros de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil proceda respecto a los expedientes «precintados» en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) a cotejar los examinados ya en el procedimiento a través de la aplicaciones informáticas con los expedientes «físicos» y comprobar si en los mismos se da la misma falta de documentación y defectos que en los ya examinados y que se ponen de relieve, especialmente -añade- en los informes de la Intervención.

«Expedientes precintados»

Curiosamente, la juez se refiere a «expedientes precintados» sin hacer la salvedad de que tal cautela sobre esas pruebas, reunidas en dos despachos del SAE, ya no existe, tal como decidió la propia juez tras el sobreseimiento prematuro de la causa con la anuencia de la Fiscalía Anticorrupción y a propuesta de la propia Junta de Andalucía.

Entre otros escritos, la juez Núñez también ha encontrado sobre su mesa sendas resoluciones de la Sección Séptima de la Audiencia referidas a las piezas del caso ERE Graficromo y Fundaciones Caetano, ambas propiciadas por recursos de la Fiscalía que ha aceptado la Audiencia y en las que se rechaza el sobreseimiento acordado por Núñez respecto a algunos de los investigados y el archivo de las piezas.

En el de Fundiciones Caetano, deja sin efecto el sobreseimiento acordado respecto a Abilio Caetano y Antonio Albarracín, exdirectivo de la aseguradora Vitalia, que gestionó pólizas de los ERE irregulares. En relación a este último, la Audiencia replica al juez que «carece de sustento» la argumentación que da Núñez para separarlo de la causa porque consideró que la actividad del exdirectivo era «normal», y que lo haga sin instruir nuevas diligencias a pesar de que ya la Audiencia consideró en noviembre de 2018 que debería comparecer como investigado.

El mismo investigado concurre en la pieza de Graficromo. En este auto la Sección Séptima estima el recurso de la Fiscalía contra el sobreseimiento acordado por la juez a finales de 2018. Insiste la Audiencia en que «concurren indicios suficientes en el estado actual de la causa, que no es otro que el inicio de la instrucción, para que sea investigado el señor Albarracín». La Audiencia refiere que hay testificales que implican al investigado, que existen pagos cruzados que debieron ser consultados con el exdirectivo y está acreditado que en la póliza aparecieron tres intrusos, por lo que no duda en revocar el sobreseimiento provisional que formuló la juez.

María Núñez, que debe ultimar su escrito de defensa a la denuncia formulada por la Fiscalía Anticorrupción al Consejo General del Poder Judicial por sus dilaciones y forma de instruir las macrocausas, firmó el mismo día que se reincorporó al juzgado una providencia según la cual Albarracín seguirá investigado en la causa.

La juez había dejado otros escritos de la Audiencia rectificándola sobre la mesa antes de su baja. El juez sustituto Ignacio Vilaplana firmó el 11 de julio el auto por el que se decreta la reapertura de la pieza de la Fundación San Telmo, citó a testigos e investigados el 22 de octubre y requirió a la referida fundación la relación de los participantes en los curso de alta dirección que realizó entre 2005 y 2009, como solicitó la Audiencia. En la orden de reapertura de esa pieza, la Audiencia hace comentarios del tipo «no es de fácil comprensión la argumentación de la señora juez de Instrucción...»