Susana Díaz en la tribuna del Congreso junto a Fernández, Feijóo, Lambán y García Page
Susana Díaz en la tribuna del Congreso junto a Fernández, Feijóo, Lambán y García Page - EFE

Los barones presionan para que Sánchez no ataque a Díaz antes de mayo

Ferraz baraja opciones pero apuesta por esperar a después de mayo tras colocar a muchos sanchistas en puestos relevantes en las municipales

Susana Díaz asume que estará en la oposición y no optará a la Presidencia de la Junta de Andalucía

Actualizado:

La veda se ha abierto. Todas las críticas por lo bajini, todas las charlas de bar criticándola y todas las reuniones para conspirar que celebraban sus compañeros del PSOE han salido a la luz. Y sin que Susana Díaz haya abandonado todavía el Palacio de San Telmo, lo que tendrá que hacer antes del próximo miércoles, cuando se vote al nuevo presidente de la Junta en el Parlamento.

Un grupo de casi quinientos militantes, de los que casi la mitad son andaluces, han firmado un documento cuyo destinatario es Pedro Sánchez, en el que comparan a Susana Díaz, Javier Lambán (presidente de Aragón) y Emiliano García Page (de Extremadura) con el PP, Ciudadanos y Vox.

El escrito tiene como objetivo «renovar nuestra confianza y apoyo» en Pedro Sánchez en su apuesta por el diálogo y la negociación con los representantes del pueblo catalán.

En el escrito, los militantes consideran «la gota que colma el vaso» que a PP, Ciudadanos y Vox se unan voces de personas «que dicen ser socialistas» como Susana Díaz, Javier Lambán y García Page.

Los firmantes de este manifiesto, entre los que se incluyen los miembros de las plataformas sanchistas, los Sindicalistas con Pedro y la redacción de Tribuna Socialista, pretendían no hacerlo público hasta que no se reúnan con Pedro Sánchez para entregársela, en un encuentro que ya tiene fecha y que se celebrará en los próximos días.

Al margen de estos movimientos, Susana Díaz lleva desaparecida desde el pasado 11 de diciembre cuando se celebró el Comité Director que la avaló para seguir al frente del partido y donde ella misma expuso las líneas maestras de su trabajo: «Al PSOE nadie lo va a poner de rodillas» dijo entonces dejando claro que no se rendirá fácilmente. Ha sido su portavoz parlamentario, Mario Jiménez, quien comunicó que no se presentará a la investidura por no contar con los apoyos necesarios pero que será Susana Díaz la que dé la réplica a Juanma Moreno en esa sesión del Parlamento.

Referente y alternativa

Asimismo, Jiménez confirmó ayer que Susana Díaz será la jefa de la oposición en el Parlamento, una decisión que obedece a una estrategia pensada. Los socialistas consideran que el pacto entre el PP, Ciudadanos y Vox no va a durar demasiado y se romperá más pronto que tarde, por lo que entienden que Susana Díaz debe mantenerse como referente y alternativa.

Tras su largo silencio, hoy comparecerá públicamente. Ha convocado a los medios en la sede regional del PSOE en Sevilla donde abrirá una nueva etapa política. El objetivo de esta convocatoria es demostrar que ya ha asumido su derrota y que empieza a ejercer como portavoz de la oposición.

Así, Susana Díaz valorará el pacto de Gobierno y la nueva etapa política que se abre en Andalucía en un discurso que ha sido muy demandado por los militantes que han censurado su ausencia. Sin embargo, Susana Díaz no ha estado escondida de todos. Ni mucho menos. Se ha dedicado a trabajarse sus apoyos internos que son ahora su principal valor y ella es particularmente consciente. Porque vienen curvas.

Sobre todo porque desde Ferraz llegan mensajes muy claros sobre su liderazgo y ya no se esconde que se está preparando su operación relevo que será sin prisas pero sin pausas. Sobre todo porque tendrá que producirse antes de que Pedro Sánchez revalide su liderazgo en unas elecciones generales ya que, si gana, tendrá todas las cartas en su mano pero si tiene que salir de La Moncloa habrá perdido su oportunidad de retirar a Susana Díaz.

Desde Ferraz explicaban que sólo podrían destituir a Susana Díaz como secretaria general de los socialistas andaluces impulsando una consulta a la militancia en esa federación, según los Estatutos aprobados hace año y medio en el 39 Congreso y el Reglamento que los desarrolló posteriormente.Pero para ello debería aprobarlo primero el Comité Federal con el 51% de sus votos secretos. Sin embargo, no es una decisión que vayan a tomar de manera inmediata. De hecho, esperarán a que pasen las elecciones municipales del 26 de mayo. Eso sí. las listas estarán plagadas de sanchistas por la vía del diálogo o de la imposición.

La posibilidad de una nueva guerra abierta entre Ferraz y la federación andaluza preocupa enormemente en muchos territorios socialistas. No solo por volver a colocar en primera línea de la actualidad la división de un partido cuyas heridas nunca llegaron a suturar, sino porque el precedente que puede suponer una apuesta de la dirección federal por intentar descabalgar a Susana Díaz se vuelva en contra de muchos líderes autonómicos.

La preocupación por el resultado en Andalucía está muy presente en todos los territorios. Y las advertencias que han llegado desde Ferraz respecto a la necesaria renovación del partido en Andalucía no han gustado en buena parte del partido, y en especial han preocupado a los presidentes autonómicos. Si ganar las elecciones y tener un 28% de voto no es suficiente cualquiera puede estar en peligro. «¿Qué pasa si después del 26 de mayo el resultado de Andalucía es el mejor de todo el partido?», se pregunta un antiguo dirigente federal.