Susana Díaz y Miquel Iceta en una reunión que ambos mantuvieron en la sede del PSOE andaluz hace justo un año
Susana Díaz y Miquel Iceta en una reunión que ambos mantuvieron en la sede del PSOE andaluz hace justo un año - R. Doblado
Política

El PSC borra a Susana Díaz de la campaña en Cataluña

Su discurso y su pacto con Ciudadanos incomodan a los socialistas catalanes... pero hay seiscientos mil votos en el alero

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La importancia de la colonia andaluza en Cataluña en todas las citas electorales hasta la fecha ha sido indiscutible. Pero ahora todo parece haber cambiado con la puesta en marcha del procés... o quizás ha sido por los procesos internos del PSOE. El hecho es que la máxima autoridad de la Junta de Andalucía se va a quedar fuera de la campaña electoral en Cataluña por primera vez en años. Todos los presidentes autonómicos andaluces han participado religiosamente en sucesivas campañas electorales catalanas porque los máximos dirigentes del PSC han sido conscientes de que el voto andaluz es clave ante cualquier cita con las urnas.

Sin embargo, Susana Díaz ha sido apartada por el PSC para participar en esta campaña, a pesar de que ABC ha podido saber que ha habido un cierto debate en el seno de los socialistas catalanes. Su relación con Miquel Iceta está lejos de ser cordial, pero el partido se juega mucho en estas autonómicas y cualquier ayuda sería bienvenida. Pero el problema es su discurso, que no se adapta —negando mayores competencias a Cataluña, entre otras cosas— a lo que los socialistas catalanes necesitan (o creen necesitar en este momento). A eso se une el pacto que el PSOE andaluz tiene firmado con Ciudadanos, «un partido a la derecha del PP», según ha dicho el propio Pedro Sánchez, y la advertencia del propio Miquel Iceta quien ha dejado claro que no apoyará a Inés Arrimadas tras las elecciones del próximo 21 de diciembre.

Esta postura incomoda sobremanera en Andalucía. El número dos del partido en la comunidad, Juan Cornejo, trataba de evitar el debate ayer. «El PSOE andaluz no va a matizar, corregir ni afirmar que lo que está haciendo el PSC sea lo adecuado o no», decía junto a otros circunloquios que ponían de manifiesto el malestar por la situación creada.

Hay que recordar también que Susana Díaz abandonó el último Comité Federal del PSOE precisamente cuando el primer secretario del PSCtomaba la palabra, un gesto que ha abierto más el abismo que los separa.

En el alero están casi seiscientos mil votos —exactamente viven en Cataluña 594.734 andaluces según el último censo oficial, el de 2016— que pueden ser determinantes a la hora de elegir al próximo inquilino de la Generalitat. Se trata, además, de unos votos que el PSC ha ido perdiendo progresivamente en los últimos años, poco queda ya de aquél «cinturón rojo» que llevó al poder a José Montilla o al propio Zapatero. Ahora, muchos votos andaluces han ido a parar al independentismo moderado y otros han optado por opciones más radicales.

Apartando a Susana Díaz surge la duda de si esos votos se dan ya por perdidos o si se trata de una cuestión personal que no sólo es de Iceta sino también de la propia dirección de Ferraz.

En cualquier caso, llama la atención que el PSC sí de un altísimo valor a los 170.000 votos que aportan los extremeños residentes en Cataluña. El presidente socialista autonómico, Guillermo Fernández Vara, estará en uno de los mítines principales de la campaña acompañando a Iceta. Junto a él, también participarán otros presidentes autonómicos como Francina Armengol, del País Vasco; Ximo Puig, de Valencia o incluso Ángel Gabilondo, que es portavoz en la Comunidad de Madrid. Territorios que, por cierto, tienen un peso poblacional muchísimo menor que el de Andalucía.