El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al consejero de Salud, Jesús Aguirre, ayer en Sevilla - Juan Flores

Brote de listeriosisEl Ayuntamiento de Sevilla llevaba dos años sin inspeccionar la fábrica «La Mechá»

Las autoridades aseguran que la cepa de listeria de este brote es «especialmente virulenta», con un tiempo de incubación de solo tres días, mucho más corto del habitua

SevillaActualizado:

Hace dos años que el Ayuntamiento de Sevilla no inspecciona la fábrica de Magrudis, donde se ha originado el mayor brote de listeriosis de España. En julio de 2017 se realizó la última inspección de oficio por parte del Consistorio encaminada a prevenir, eliminar o reducir los riesgos alimentarios en la planta que producía la carne mechada de «La Mechá» y otros productos contaminados con la bacteria, según confirmó a ABC el Ayuntamiento, que tiene la competencia en materia de seguridad alimentaria en los establecimientos de restauración, comercios minoristas e industrias alimentarias de una ciudad con casi 700.000 habitantes. Dicha inspección consistió básicamente en comprobar que la empresa con domicilio social en el polígono industrial de El Pino contaba con un plan de autocontrol, es decir que se controlaba a sí misma y que cumplía la normativa sanitaria y de controles. Con anterioridad, la Junta de Andalucía realizó un control en el año 2015 coincidiendo con el inicio de su actividad. En noviembre de 2016, el Ayuntamiento hispalense hizo su primera inspección ordinaria. Los resultados que arrojó deben recogerse en unas actas que ABC ha requerido al Ayuntamiento, que rehusó facilitarlas alegando que formaba parte de una investigación abierta.

¿Por qué el Consistorio no realizó ninguna inspección en dos años? ¿Consideró que no había riesgos? ¿Se le ha hecho las inspecciones adecuadas? «Eso será también parte de la investigación». Fue la pregunta que dejó ayer en el aire el subdirector de Protección de Salud de la Junta de Andalucía, que compareció junto con el teniente de alcalde de Bienestar Social de Sevilla, Juan Manuel Flores, para presentar los primeros análisis que confirman la existencia de listeria en las mechadoras empleadas por Magrudis.

Lomo con pimentón, también retirado
Lomo con pimentón, también retirado - ABC

El Ayuntamiento tiene una explicación para estos dos años de barbecho en su labor inspectora. «Desde 2017 la empresa en cuestión cuenta con plan de autocontrol y puntos críticos de control que se ha seguido aplicando hasta la fecha según la información requerida y comprobada por el Ayuntamiento». Añade que la normativa europea por la que se rige esta administración dice que este plan y su adecuación corresponden a la propia empresa y que tampoco hay plazos establecidos para inspeccionarla. El consejero de Salud, Jesús Aguirre, ofrece otra versión. En una entrevista en La1, aseguró el pasado miércoles que «hay una normativa vigente de inspección de establecimientos sanitarios, que la lleva el Ayuntamiento de Sevilla, en la cual le hemos pedido también que nos mande las actas de inspección, que tiene la obligación de ser anual».

Los establecimientos alimentarios de Andalucía se clasifican por distintos niveles de riesgos: A, B, C, D y E. A mayor riesgo, mayor frecuencia en la inspección. El Ayuntamiento no ha aclarado a ABC qué riesgo se asignó a Magrudis. Porque si está clasificado en el grupo A, hay que inspeccionarlo cada seis meses; en el grupo B, cada año, y en el C, cada 18 meses. En ningún caso, dos años de tardanza. El objetivo es comprobar si las instalaciones, equipos y utensilios de la fábrica cumplen las condiciones de higiene y manipulación de alimentos o la trazabilidad.

Aparte de la inspección y el autocontrol, hay otro mecanismo de seguridad: la denominada supervisión de los sistemas de autocontrol, que incluye una auditoría y toma de muestras. El Ayuntamiento de Sevilla no hizo análisis hasta que apareció el foco de listeria.

El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios apunta que hay «un doble mecanismo de control». Por una parte está el denominado autocontrol que presentó la empresa Magrudis. Por otra, «el control ejercido desde la Administración Pública competente», en este caso el Ayuntamiento. El brote de listeria fue provocado «muy probablemente por la falta de higiene en el proceso productivo» y apunta a probables «fallos en los sistemas de autocontrol». Comprobar este control interno era responsabilidad municipal.

Obras en la fábrica

Según se supo ayer también, la fábrica sevillana de «La Mechá» realizó obras en el mes de julio, justo cuando se empezaron a detectar los primeros casos de listerosis. Según confirmó ayer la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, la empresa se anexionó la nave vecina del polígono industrial de Sevilla donde está ubicada. Lo comunicó el 31 de julio. Pero incumplió la normativa, indicaron desde Salud, puesto que tenía obligación de pedir primero permiso para hacer esta remodelación y también de solicitar una revisión después.

Pero no hubo ni permiso previo ni revisión de la obra. De hecho este es uno de los puntos en que se sospecha que se pudo o bien infectar la fábrica de listeria o dispersar la bacteria por la planta, extremo que no han confirmado aún desde la Junta andaluza.

Marca blanca

Además de la carne inmovilizada a la fábrica de «La Mechá», ayer se conoció que otra empresa compraba carne a esa compañía y la vendía bajo marca blanca en pueblos de Sevilla. Se trata de la empresa «Comercial Martínez León», una compañía sevillana en cuya sede se localizó carne mechada sospechosa de estar contaminada de listeria.

Desde la Junta se procedió a inmovilizar la carne almacenada y se informó de que los dueños de la empresa habían contactado con sus clientes para pedirles que no vendieran la carne. Sin embargo ni la Junta ni el Ayuntamiento hispalense pudieron garantizar ayer que se hubieran detectado todas las partidas de carne vendidas por esta segunda empresa sevillana.

Lo que sí se pudo constatar ayer es que las agujas de mechar la carne tenían rastro de las bacterias. Pero ese no tiene por qué ser el foco de infección único, porque después de mechar la carne pasa por el horno, lo que mataría las bacterias. Sin embargo, la infección pasó a los consumidores, lo que implica que hay más zonas con listeria. Desde Salud hablan de que la fábrica tendría una gran afectación de estas bacterias. «Que haya listeria en las agujas solo nos dice que la bacteria está presente en la empresa», indicó ayer Jesús Peinado, subdirector de Protección de la Salud de la Junta.

Puerta de Urgencias en Sevilla
Puerta de Urgencias en Sevilla - ABC

Por otro lado, ayer se conocía también que, además de la carne mechada, otros dos productos de la línea «La Mechá» que se producían en la fábrica de la marca sevillana contienen bacterias de listeria. Así lo explicó ayer Juan Flores, el delegado de Salud del Ayuntamiento de Sevilla. Según Flores, en los análisis preliminares se había determinado que tanto el lomo al jerez como el lomo a la pimienta estaban contaminados de la bacteria, de modo que desde la Junta iban a extender la alerta sanitaria a estos productos.

Al detectarse esta bacteria en más productos, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), informó ayer de la ampliación de la alerta alimentaria a seis productos elaborados por la empresa Magrudis. Así, la Aesan recibió una notificación de la Junta que incluye en dicha alerta a todos los lotes de crema de carne mechada, manteca colorá, pringá estilo casero, zurrapa de hígado, zurrapa lomo blanca y zurrapa lomo roja en sus presentaciones de 250 y 465 gramos. Según se conoció ayer, el nivel de concentración de la bacteria listeria en la carne mechada contaminada superaba en más de 150 veces el límite permitido.

Para abordar este brote de listeria, está previsto que este próximo lunes se den cita en Madrid la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, con los consejeros de salud de las comunidades autónomas para intercambiar información sobre el brote.