Alguno de los protagonistas del caso ERE
Alguno de los protagonistas del caso ERE - ABC

CASO ERE ANDALUCIACocaína, pianos y Kafka: Los nueve episodios más sórdidos del Caso ERE en Andalucía

El caso ERE fraudulentos ha dejado personajes y situaciones bochornosas en estos años de instrucción y juicios varios

SEVILLAActualizado:123456789
  1. Cocaína y pianos

    Juan Fransico Trujillo
    Juan Fransico Trujillo - ABC

    Juan Francisco Trujillo cada vez que habla descubre un escándalo. Primero reconoció que montó empresas fantasmas para captar 900.000 euros en subvenciones del exdirector general de Trabajo Francisco Javier Guerrero. Que se iba con su jefe (Guerrero) cuando terminaban en la Junta a gastarse el dinero en droga, fiestas y copas. O que le compraba regalos (relojes y hasta un piano) a su jefe. Ha salpicado al ex consejero de Presidencia y diputado Gaspar Zarrías y al mismísimo presidente José Antonio Griñán. Aunque los dos lo han negado, del primero dijo que sabe que Zarrías llamó a Guerrero para pedirle que metiera a intrusos en los ERE. Y del segundo, que se reunió con Guerrero. Sus paisanos de Andújar (Jaén) lo apodaron el «ministro» por el tren de vida que llevaba y, como tal, disponía de un «coche oficial», un vehículo de gama alta comprado con el «fondo de reptiles».

  2. Un acusado que lee a Kafka

    El principal imputado de los ERE dejó el pasado miércoles la prisión con la misma sonrisa con la que entró y gastando bromas. Guerrero, beneficiario de cerca de un millón de euros a cambio de haber concedido ayudas millonarias desde la Dirección General de Trabajo, se retrató a sí mismo como una persona «jovial». «Ni he sido un putero, como alguien dijo, ni me he dedicado a la drogodependencia; me tomo las copas que me apetece, cuando me apetece y donde quiero», afirmó en el Parlamento. Sus mejores horas en la cárcel las pasó con el «conseguidor» Juan Lanzas entre charlas sobre los OVNIs, partidas de ajedrez y devorando libros como «La Metamorfosis» de Kafka.

  3. Un vasco... con póliza andaluza

    Antxon Aso Martínez
    Antxon Aso Martínez - abc

    Tan rumboso era el exdirector general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero que no dudó en obsequiar al exdiputado del PSE-EE (Partido Socialista de Euskadi) en el Parlamento Vasco Antxon Aso Martínez con una póliza de 18.770,91. Aso figura como beneficiario de una póliza en Morgan and Meyer, una empresa del grupo Vitalia, que cobró comisiones por tramitar expedientes. Curiosamente, su póliza que, confiesa, «comenzó a percibir en 2009 y era de unos 2.000 euros al mes», salió de los fondos obtenidos con las sobrecomisiones por tramitar ERE que investiga la juez Alaya. El alto cargo de Empleo pretendía pagar de esta manera su trabajo como director de unos cursos impartidos por la empresa Centros para la Formación y Prevención Laboral SL (Cenforpre), donde trabajaba también el exfutbolista «Pizo» Gómez, beneficiario de otra póliza. Está imputado por delitos de cohecho, blanqueo de capitales, asociación ilícita y falsedad documental.

  4. Dinero para «asar una vaca»

    Juan Lanzas
    Juan Lanzas - ABC

    Considerado el ideólogo de la trama, Juan Lanzas (en prisión) hizo un buen negocio con su papel en los ERE. Amasó un patrimonio de casi tres millones de euros y trece casas. Con ese dinero no es de extrañar que cuando la Guardia Civil registró su casa familiar (el perro Aris descubrió 81.000 euros al lado del colchón), los padres espetaran a los agentes: «Aquí hay mucho dinero pero no lo vais a encontrar». La madre aseguró que «tenía dinero para asar una vaca» y una cámara llena de jamones de pata negra. Todo ese dinero venía de los sobres que le entregaban los testaferros de empresas pantalla. Lanzas dijo de él: «Aquí cada uno se ha hecho su propio película y yo no voy a entrar a responderlas. Yo no soy el perejil de todas las salsas».

  5. La enfermera rica

    La juez Alaya, que imputó a la enfermera María Vaqué
    La juez Alaya, que imputó a la enfermera María Vaqué - ABC

    María Vaqué, enfermera de profesión y que cobra una jubilación de 1.500 euros al mes, es un ejemplo de como hacerse rico con los ERE. Vaqué, que está en prisión desde el pasado mes de marzo, es una de las directivas de la mediadora Vitalia, que logró un importante patrimonio con las comisiones de los ERE, que estaban muy por encima de las tarifas del mercado. Según los atestados policiales, amasó un patrimonio valorado en 60 millones de euros. Pascual o Albarracín son otro de los ejemplos de enriquecimiento personal que figuran en el sumario. Y llamativo es también el patrimonio con el que cuenta el dueño de la mediadora Uniter, José González Mata. Este último, que aún espera para declarar, acumula hasta 29 inmuebles que figuran a nombre de una de sus sociedades.

  6. Un magrebí, hombre «de paja»

    Moutaz Al Mokhtar Kasem
    Moutaz Al Mokhtar Kasem - ABC

    Moutaz Al Mokhtar Kasem tenía muy pocas papeletas para aparecer en el sumario de los ERE. Indigente y magrebí, malvivía en las calles de Barcelona con las limosnas que recibía. Pero su vida dio un giro radical cuando directivos de la mediadora de los ERE Vitalia usaron su nombre para colocarlo como testaferro en seis sociedades que el grupo usó como tapadera para blanquear supuestamente parte del dinero de las millonarias sobrecomisiones pagadas por la Junta de Andalucía por tramitar pólizas de prejubilación. El golpe de suerte no llegó a sacarlo de la calle. Según relató una empleada de la consultora, el mendigo incluso llegó a personarse en las oficinas de Barcelona para reclamar «sus 1.000 euros» amenazando a los directivos que lo utilizaron con que no firmaba más documentos «hasta que se los den». Nadie habría imaginado, ni siquiera el propio Moutaz Al Mokhtar Kasem, que cuando emigró a España iba a administrar empresas dedicadas a actividades tan diversas como la compraventa de inmuebles o la fabricación y alquiler de embarcaciones y aeronaves. Ésta era la teoría, porque la realidad es que ni siquiera le pagaron lo que le prometieron.

  7. Protestas sindicales a gastos pagados

    Manifestación de UGT y CC.OO
    Manifestación de UGT y CC.OO - ABC

    Manifestarse contra el cierre de empresas conllevaba unos gastos que los sindicatos UGT y CC.OO. no parecían dispuestos a costear de su propio bolsillo. Así que le pidieron a la mediadora de los ERE Uniter, para la que captaban negocio (según la Guardia Civil) que le costeara los gastos de los viajes, manifestaciones y asambleas que organizabaron por el desmantelamiento de empresas mineras en Huelva. Uniter accedió a abonarle más de 230.000 euros vía transferencia.

  8. Un exfutbolista prejubilado

    El exfutbolista «Pizo»
    El exfutbolista «Pizo» - ABC

    En el campo y vestido de corto Antonio José Gómez Ramón, deportivamente conocido como «Pizo» Gómez, se caracterizaba por su estilo brusco de su fútbol. Este delantero polivalente que jugó en el Atlético de Madrid de Jesús Gil, Osasuna y Athletic de Bilbao pasó a la historia por una agresiva entrada al madridista Míchel que lo llevó tres meses a la enfermería por una fractura. Gil medió para evitarle una querella. Las trifulcas le persiguen tras colgar las botas. «Pizo» (Eibar, 1964) aparece como beneficiario de una póliza de 460.742 euros financiada por la Junta. Según declaró el exfutbolista a la Policía, la Junta recurrió a esta fórmula para abonar a su empresa, de la que él era delegado, unos cursos de prevención de riesgos laborales y el documento se puso a su nombre porque no podía tener como titular a una persona jurídica.

  9. Una monja de clausura imputada

    Sor Carmen, llegando a los juzgados de Sevilla
    Sor Carmen, llegando a los juzgados de Sevilla - ABC

    Carmen Muñoz Rivas, su nombre antes de que hace tres años tomara los hábitos, era presidenta de una cooperativa en Constantina, SCA Megara, dedicada a confeccionar camisas. Allí se dedicaba a coser esa ropa. Sin embargo, en el año 2004, como la nave estaba muy deteriorada, decidieron arreglar el tejado. Como no tenían dinero porque, según relata, ninguna de sus compañeras ganaba más de 400 euros, se plantearon pedir una subvención. Y esa fue su perdición: se la concedieron. Sor Carmen conocía al exdirector de Trabajo Francisco Javier Guerrero del pueblo y de haber viajado con él en el autobús de Constantina a Sevilla. Pero asegura que aquella ayuda que obtuvieron se la tramitó el Ayuntamiento. «Nunca pensé que fuera algo incorrecto», dijo asegurando que teme por su continuidad en el convento. «Ahora mismo voy a decírselo a la priora, espero que no me echen», se lamentó explicando que ira al juzgado vestida de monja. Y que desde ahora tendrá un motivo más para rezar.