El periodista de Canal Sur Radio, Manuel Pérez Alcázar
El periodista de Canal Sur Radio, Manuel Pérez Alcázar - ABC
ENTREVISTA A MANUEL PÉREZ ALCÁZAR

Chaves dijo a Griñán: «Pepe, Susana nos ha matado»

El libro «Delfines y Tiburones», que se presenta este martes, analiza las luchas internas del PSOE desde el año 2008

STELLA BENOT
SEVILLAActualizado:

El periodista Manuel Pérez Alcázar acude cada día a donde está la actualidad con su grabadora de radio para después contar en los micrófonos de Canal Sur las últimas noticias del Consejo de Gobierno o de la actualidad política andaluza, sobre todo del PSOE. Y desde ahí ha vivido en primera persona acontecimientos que ahora desgrana en un libro donde desvela muchas claves ocultas hasta ahora en las intrigas palaciegas. Claves que han sorprendido incluso a muchos de los aludidos. Su libro se presenta esta tarde en la Casa de la Provincia en Sevilla, en un momento muy inoportuno a juicio del poder establecido.

—Delfines y tiburones es un título con un poco de mala intención...

—No. Hago un juego semántico porque a mí me gusta mucho el submarinismo. En las más de 80 conversaciones que he mantenido antes de escribirlo, la palabra delfín aparecía en muchas ocasiones.

—¿Quiénes son los tiburones?

—El lector sacará sus propias conclusiones. Yo cuento la historia del PSOE desde 2008 cuando Chaves se va de la Junta hasta 2015 cuando Susana Díaz toma posesión como presidenta. Cuando Chaves se marchó parecía que iba a ocurrir un cataclismo, que se hundía también el PSOE. Un poco como ahora.

—Los dos presidentes han tenido una total ausencia de contestación interna. ¿Por los mismos motivos?

—Chaves es más disciplinado. Si ha estado en intrigas palaciegas ha sido siempre de modo indirecto. Vino a Andalucía obedeciendo a Alfonso Guerra, que era entonces el partido. Y se marchó de la Junta en cuanto Zapatero se lo ordenó. Chaves es muy de partido, es como su vida. No es un estratega de la política como podemos vislumbrar en Susana Díaz o en Gaspar Zarrías. Chaves siempre ha estado dispuesto a hacer grandes sacrificios.

—Uno de los capítulos más apasionantes y desconocidos es la traición de Susana Díaz a los expresidentes.

—Era una visita de la presidenta al Hospital de Valme y, a preguntas de los periodistas, Susana Díaz asegura que todos los que estén imputados deberán dejar sus escaños, «todos es todos», dijo cuando le repreguntamos. Los ERE estaban en plena eclosión y esas palabras centraron la atención mediática sobre Chaves y Griñán que tuvieron que dejar sus actas por el chantaje, si se me permite la expresión, de algunos partidos. En el libro cuento lo que Chaves dijo a Griñán: «Pepe, Susana nos ha matado, es como si nos hubiese clavado un cuchillo».

—Susana Díaz nunca fue su elegida para sucederlo

—Uno de los pasajes más desconocidos son las tres semanas cortas en las que Chaves prepara su sucesión en la Junta porque eligió a Griñán de manera sorpresiva. Luis Pizarro quería a Martín Soler y Gaspar Zarrías a Francisco Vallejo, mientras que Zapatero prefería a Mar Moreno. Él elige a Griñán porque cree que es la persona más adecuada y porque piensa que no tiene oposición en el partido.

—También cuenta el ascenso de Susana al poder.

—Yo no sé si ha estado en el lugar oportuno en el momento adecuado o es que ella se lo ha buscado. Viera la nombró secretaria de Organización y se quedó con el partido en Sevilla. Rafael Velasco tiró de ella cuando Chaves lo nombró vicesecretario del partido y ha terminado como presidenta.