La presidenta de la Junta, Susana Díaz, durante la visita a una cooperativa que realizó este miércoles EFE/PAQUET
POLÍTICA

¿Cómo afecta la crisis política española a Andalucía?

Se ha paralizado la negociación del sistema de financiación autonómica así como las inversiones

STELLA BENOT
SEVILLAActualizado:

La situación de incertidumbre política que está viviendo España no sólo afecta a los grandes números del Estado (como la prima de riesgo) o la bolsa sino también a la gestión diaria de las comunidades autónomas y Andalucía no es una isla ni mucho menos. El mensaje del Gobierno andaluz es claro: prudencia a pesar de la preocupación con la que se vive lo que está ocurriendo en el Congreso de los Diputados.

La principal consecuencia de la crisis política nacional es que ha frenado la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica. Un asunto del que Susana Díaz ha hecho su principal bandera en los últimos nueve meses. La presidenta andaluza logró que Rajoy se comprometiese a convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera —el órgano de relación entre las comunidades autónomas y el Estado en materia económica— antes del final de mayo para iniciar la negociación de un nuevo modelo de financiación autonómica.

Hoy vence este plazo y, ante la incertidumbre política, el Gobierno andaluz no puede exigir que se cumpla este compromiso. Y ello a pesar de que se trata de un asunto «urgente y grave» ya que la Junta entiende que ha perdido 5.000 millones de euros de financiación en los últimos cuatro años, un «agravio» que se va a repetir este ejercicio también si no cambian pronto las cosas.

La propuesta andaluza

La negociación de la nueva fórmula de reparto de los fondos públicos no se ha abierto pero sí se han dado algunos pasos y el Gobierno andaluz tiene preparada una propuesta que comparten otras comunidades autónomas y que denostan otras tantas. No se trata sólo de una cuestión de partidos, sino de territorios.

Porque sí hay consenso en una premisa; las comunidades reciben una participación en la recaudación de los impuestos que es insuficiente para financiar las competencias que tienen transferidas.

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, se lamentaba este miércoles de la parálisis de este asunto ya que sólo hay sobre la mesa un informe técnico que ha elaborado el Ministerio a partir de una comisión de expertos, «que propone una nivelación parcial de los servicios ni recoge la tasa de paro, ni el sistema de dependencia ni la armonización de los tributos cedidos», asutos que son cruciales para Andalucía.

La deuda pública

También está paralizada la salida a los mercados financieros de la deuda pública andaluza. La Consejería de Hacienda lleva tres meses esperando la autorización del ministro Montoro para ir paulatinamente saliendo del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y recurrir a los mercados para financiar su deuda. Un movimiento que es el recomendado por los expertos, incluyendo al Banco de España, pero que no puede llevarse a cabo.

La consejera de Hacienda defiende que su departamento cumple con todos los requisitos legales, como el déficit que es de 0,22% en Andalucía menos de la mitad del límite del 0,60% establecido para las comunidades autónomas, por lo que reclama autonomía para gestionar su deuda.

Y las inversiones

Las inversiones tampoco avanzan. No se trata ya sólo de la importante obra del Corredor Ferroviario entre Algeciras y Bobadilla sino también de otras infraestructuras locales que son muy demandadas. El último ejemplo, las conducciones de la Presa de Rules que este miércoles volvió a reivindicar la presidenta Susana Díaz.

Fuentes del Gobierno andaluz explicaron a ABC que los fondos europeos no corren peligro porque se programan con plazos de siete años, por lo que permanecen ajenos a los vaivenes políticos.

Claro que otra cosa diferente es lo que está ocurriendo con la negociación de la Política Agraria Común, PAC, que preocupa, y mucho, en Andalucía. Sobre todo porque el nuevo marco 2021-2017 está amenazado con un recorte del 16 por ciento de los fondos.