Una de las atracciones más típicas en los parques acuáticos
Una de las atracciones más típicas en los parques acuáticos - ABC
ANDALUCÍA

Cómo es posible que una persona pueda ser succionada por el sumidero de una piscina

El caso más reciente es el del niño almeriense que se quedó atrapado por el desagüe de unapiscina del Mario Park

SevillaActualizado:

Los casos de accidentes en las piscinas de los parques acuáticos son cada vez más comunes. El niño almeriense que se quedó atrapado en un sumidero sin rejilla del Mario Park de Roquetas de Mar (Almería) es el último y el que ha vuelto a sacar a la luz las deficiencias en las revisiones de seguridad de los mismos. Tanto es así, que, según nos comenta la empresa Agrotecnic, la piscina debería estar cerrada con que falte una sola rejilla, como se dio en este caso.

Las causas de estas irregularidades es la falta de previsión que hay en la legislación, ya que, según nos informa la empresa sevillana Piscinas Innotecman, las revisiones para comprobar que todo está en regla se hacen a principios de año. Esto provoca que se puedan dar situaciones como la citada anteriormente y que la piscina no estuviera cerrada por la falta de esa rejilla.

Además, desde Piscinas Innotecman, también nos informan de cual es el posible motivo de esta desgracia ocurrida en Almería, y es que la potencia del sumidero se disminuye colocando un mayor número de skimmers. Los skimmers son bocas de succión instaladas en las paredes de la piscina en un nivel cercano a la superficie de la misma para que se produzca un filtrado correcto del agua. El skimmer succiona a muy poca potencia para evitar accidentes como el dado, por eso, si se colocan pocos, la fuerza de los sumideros es muy alta.

La solución para que la potencia del sumidero sea mucho menor y no cause tales problemas, es que se instalen una gran cantidad de skimmers. Ambas empresas coinciden en que se debería haber clausurado, al menos, la piscina del parque acuático hasta arreglar la avería, cosa que no ha ocurrido.

Otros casos de succión

Este no es el primer caso que se da de succiones en piscinas. En septiembre de 1993, en la piscina de una urbanización, una niña de seis años fue víctima del llamado «efecto vacío» y llegó a perder parte del intestino delgado. Un caso más reciente fue el de un chico de 14 años en una piscina de Carpesa (Valencia) en 2017. Este fue atrapado por la rejilla y le abrió la barriga hasta succionarle el intestino.

Fuera de nuestras fronteras también se han dado casos. En EE.UU. se dio un caso de un niño atrapado por la pierna. En concreto fue en North Myrtle Beach (Carolina del Sur) y el niño, de 12 años, estuvo nueve minutos sin poder salir a la superficie y le tuvieron que hacer el boca a boca bajo el agua.