El exconsejero y empresario Ángel Ojeda
El exconsejero y empresario Ángel Ojeda - Antonio Vázquez

La Consejería de Empleo dio ayudas al exconsejero Ángel Ojeda a los seis días de pedirlas

El exconsejero y empresario recibió 33 millones en subvenciones excepcionales en tiempo récord

Antonio R. Vega
SevillaActualizado:

La burocracia autonómica, cuya lentitud suele desesperar a los empresarios, funcionó a velocidad supersónica para la puesta en marcha del «dispositivo de tratamiento singular» para rescatar a los extrabajadores de Delphi. La Consejería de Empleo tardó sólo seis días en resolver la concesión de una subvención excepcional de 2,72 millones de euros a una entidad vinculada al exconsejero Ángel Ojeda desde que presentó la solicitud. La Administración despachó en tiempo récord la ayuda destinada a la Asociación de Apoyo al Medio Ambiente (Natura). Según recoge la propia resolución, a la que ha tenido acceso ABC, la solicitud quedó registrada el 4 de agosto de 2009 y el 10 de agosto el entonces consejero de Empleo, Antonio Fernández García —uno de los acusados en la pieza política del juicio del caso ERE— firma la resolución en su condición de presidente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

La subvención, que no fue sometida a concurrencia competitiva, se empleó en financiar un «plan de acción de formación alternativo en el sector de las energías renovables para trabajadores de la Bahía de Cádiz.

En total, Ojeda recibió 33 millones de euros con cargo a los presupuestos dentro del plan especial que movilizó 106 millones de euros y que fue ideado por el Gobierno andaluz para los 1.904 trabajadores despedidos por la factoría de la multinacional de automoción Delphi, asentada en Cádiz, tras su clausura en el año 2007. El ex alto cargo se hizo con el trozo más grande de la tarta de ayudas, que se emplearon en pagar nóminas y seguros sociales a los despedidos a la vez que acudían a cursos de formación de todo tipo. Natura fue una de las asociaciones vinculadas al que fuera consejero andaluz de Hacienda entre 1987 y 1990 que impartían los cursos. En un atestado remitido al juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, que investiga el supuesto desvío de estas ayudas, la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía situó a Ojeda en la «cúspide» de una «organización criminal perfectamente estructurada» ideada y controlada por él «con la única finalidad de obtener el mayor número de subvenciones de la Junta de Andalucía posible». El empresario niega que exista una trama y defiende que todos los cursos se impartieron.

«Yo tiré para adelante»

En una entrevista concedida a ABC en el año 2016,el exconsejero investigado explicó cómo se gestó este plan. «El SAE nos llamó el 25 de julio de 2009 a todas las entidades que nos dedicábamos a la formación. Había estado dos años dando cursos a los extrabajadores a través de la Faffe y el 1 de septiembre se acababan. Tenían que a cambiar el sistema, pero se le echó el tiempo encima. ¿Qué ocurre? Mucha gente no tenía capacidad para prestar el servicio. Yo decidí tirar para adelante tras presentar mi oferta. La Junta, la autoridad legal competente, me lo adjudicó en distintas partes».

El Gobierno tenía mucha prisa en enfriar la «patata caliente» de Delphi. El cierre de la fábrica dejó en la calle a 2.000 trabajadores, con unas elecciones municipales a las puertas. Los afectados protestaban día sí y día también.Con el respaldo económico del Gobierno central de José Luis Rodríguez Zapatero, se firmó un protocolo entre la Junta, la empresa y los sindicatos representantes del colectivo. Manuel Chaves, por entonces presidente de la Junta, prometió su rescate en 2009: «No vamos a dejar tirado a nadie».