El consejero Ramírez de Arellano durante su visita de este miércoles al Ministerio de Hacienda
El consejero Ramírez de Arellano durante su visita de este miércoles al Ministerio de Hacienda - Maya Balanya
FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Críticas de todos los partidos al encuentro entre Montero y Arellano

Los representantes andaluces consideran «migajas» el acuerdo sobre las inversiones del Estado en la comunidad

SevillaActualizado:

Ni siquiera la optimista lectura que ha hecho el Gobierno andaluz del encuentro bilateral entre la ministra de Hacienda y el consejero del ramo, Antonio Ramírez de Arellano, sobre las inversiones del Estado en Andalucía han servido para tapar la decepción que ha provocado esta reunión entre los líderes andaluces.

La Junta y el Gobierno central han pactado que los Presupuestos Generales del Estado para 2019 cumplan con la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía por lo que la inversión será del 18% del total de España, que es el peso poblacional de Andalucía. En la práctica, esto supone 300 millones más de inversiones para el próximo ejercicio, cuando el Estado ha destinado a Andalucía 1.400 millones de euros.

El Gobierno andaluz ha anunciado que vendrán 1.000 millones a Andalucía ya que contabiliza 400 millones de la reforma del IVA (que ya estaba previsto y que es uno de los tributos que forman parte de la cesta de la financiación autonómica) y otros 200 millones de impuestos reformados, entre los que se encuentra el de la banca.

Para el PP, el acuerdo pone de manifiesto el «desprecio y ninguneo» del Gobierno a Andalucía». La número dos del PP andaluz, Loles López considera que se trata de «migajas» y que la Junta, «se viene con las manos vacías y la boca cerrada». «Susana Díaz pensaba que iba a utilizar el resultado para la campaña electoral cuando lo que ha ocurrido es que Pedro Sánchez le ha dado una guantada sin manos a ella y, por lo tanto, a Andalucía».

También desde Adelante Andalucía se calificaba como «migajas» el dinero comprometido por el Ejecutivo de Sánchez. «Es insuficiente» decía Teresa Rodríguez quien insistía, al igual que su socio Antonio Maíllo, en que se debe insistir en la defensa del modelo de financiación autonómica.

Ciudadanos también lamentaba que la presidenta «se haya olvidado ya de su defensa del modelo de financiación autonómica, cuando ha estado año y medio escuchando que la culpa de que en Andalucía no funcione ni la Sanidad ni la Educación era de Rajoy porque no mandaba 4.000 millones de euros».

La presidenta, por su parte, mantenía el discurso oficial positivo, si bien mantenía sus exigencias en los proyectos concretos, «ese dinero va a servir para impulsar infraestructuras clave como el Algeciras-Bobadilla, las conexiones ferroviarias a Granada o el Corredor Mediterráneo».