Sede de la Gerencia de la Consejería de Hacienda en Sevilla
Sede de la Gerencia de la Consejería de Hacienda en Sevilla - RAÚL DOBLADO
TRIBUTOS

Cuándo, cuánto y quiénes dejarán de pagar el impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía

La medida aprobada por el PP y Ciudadanos va a ahorrar en torno a 38 millones de euros anuales a los contribuyentes

SevillaActualizado:

La rebaja del 99 por ciento en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, la primera medida estrella aprobada por el Gobierno andaluz de coalición del PP y Ciudadanos, ahorrará 38 millones de euros anuales a los contribuyentes que reciban herencias o donaciones de parientes directos, de acuerdo con la estimación realizada por la Consejería de Hacienda, Industria y Energía.

La explicación a este limitado impacto económico en las arcas de la Junta de Andalucía hay que buscarla en que ya hubo una reducción sustancial de los ingresos a partir de enero de 2018, cuando el anterior gobierno de Susana Díaz realizó una modificación en los presupuestos para dicho ejercicio que elevaba a un millón de euros el listón de las herencias exentas de pago por cada familiar directo (cónyuges, hijos, padres y nietos). La reducción fue una condición impuesta por Ciudadanos para apoyar las cuentas autonómicas.

El cálculo del impacto económico de la nueva rebaja, para la que aún no hay fecha de entrada en vigor, se realiza partiendo de la hipótesis de que todas las operaciones registradas se devengasen en el año natural. La ley marca un plazo máximo de seis meses para presentar y pagar el impuesto.

Los contribuyentes suelen apurar este plazo, por lo que parte de la recaudación por herencias de fallecidos en 2019 no va a computar hasta el año siguiente. De hecho, la caída de ingresos se estima en 18 millones de euros en 2019, de manera que la recaudación prevista, una vez que entre en vigor, se sitúa en 266,5 millones de euros, lo que supone un 6,3 por ciento menos.

La rebaja afectará a los grupos I y II, que engloban a cónyuges, hijos, nietos y padres. La medida deja fuera a hermanos, sobrinos, tíos y primos hermanos, que van a seguir pagando lo mismo. En estos últimos grupos familiares, no hay variaciones significativas entre comunidades autónomas.

Según el informe que evalúa el impacto económico de la medida, en torno a 10.000 personas se van a beneficiar con la rebaja en Andalucía. La mayor parte de ellos son contribuyentes que reciben donaciones, que también van a bonificar al 99 por ciento.

La gran parte de beneficiarios serán parientes directos que reciban donaciones, que son más caras ahora en Andalucía

En Andalucía las donaciones son actualmente más caras que las herencias, entre otras razones porque la normativa autonómica contempla menos reducciones en la cuota del impuesto de sucesiones y donaciones.

Un hijo puede pagar hasta 1.040 veces más en Andalucía en concepto de impuesto de sucesiones y donaciones por recibir de su progenitor en vida la misma cantidad de efectivo que otro que viva en Canarias. La factura también es 104 veces más alta si el hijo reside en Madrid. La cuota fiscal que se abona en Castilla-La Mancha es casi siete veces más barata que en Andalucía.

La Junta de Andalucía estableció en 2018 una exención del 99% en las donaciones de dinero de los padres a sus hijos o descendientes que vaya destinado íntegramente a la compra de la primera vivienda habitual, siempre y cuando el donatario sea menor de 35 años o tenga una minusvalía igual o superior al 33%. Como condición, la vivienda tiene que estar situada dentro del territorio andaluz y el tope de reducción está en los 120.000 euros o los 180.000 si el hijo tiene discapacidad.

Caída de la recaudación prevista

El descenso de ingresos para la Administración tendría un menor impacto en los años sucesivos, con una pérdida de 15,8 millones en 2020 y de 8,7 millones en 2020, según las estimaciones realizadas.

Con la nueva bonificación, que se acumula a los beneficios fiscales ya existentes para patrimonios inferiores a un millón de euros, el Gobierno andaluz pretende hacer de Andalucía una comunidad atractiva para la inversión y competitiva desde el punto de vista fiscal, así como contribuir a la normalización de domicilios fiscales y a la generación de dinamismo económico, según informaron fuentes de la Consejería de Hacienda, que dirige Alberto García Valera, que ha sido director general de Tributos.

Asimismo, con la supresión de facto de este impuesto para familiares directos se pone fin al agravio que suponía este gravamen para la comunidad andaluza respecto a otras comunidades que ya habían dado ese paso como Madrid, Cantabria, Canarias, La Rioja y Murcia, y se emprende la senda para minorar las distancias fiscales entre comunidades