La ministra de Defensa durante su visita a la base de la Legión en Viatór (Almería)
La ministra de Defensa durante su visita a la base de la Legión en Viatór (Almería) - EP
Andalucía

Cuando España no es solo «la roja»

Desembarco de ministros en actos militares en Andalucía tras el desaire del PSOE a la Armada en Getxo

SevillaActualizado:

Precampaña del 28-A. En la agenda de la jornada de este martes se anunciaba la presencia del ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska en Cádiz para visitar el cuartel de la Guardia Civil y la comisaría de la Policía Nacional. Marlaska es paracaidista, pero sin paracaídas, que así llaman a los políticos que aterrizan en las listas como caídos del cielo. El bilbaíno irá como cabeza de cartel en la lista del PSOE en Cádiz por orden de Sánchez. Ayer pasó revista en «su» ciudad.

Y aunque no haya foto oficial que lo refleje, el tiro le salió por la culata –que dice el lenguaje cuartelero–, porque la Asociación Unificada de la Guardia Civil criticó por amable agenda oficial del ministro cuando tiene pendientes destinar más agentes al Campo de Gibraltar. Y en Jerez, donde felicitó a las Fuerzas de Seguridad por el dispositivo preparado para el Gran Premio del Motociclismo, policías de la plataforma Jusapol se manifestaron en demanda de la equiparación de sueldos. No sólo los políticos están en campaña.

Mientras, en el otro extremo de Andalucía, en la Base «Álvarez de Sotomayor», en Viator, Almería, la ministra de Defensa, Margarita Robles, conocía «in situ» las maniobras de la Brigada «Rey Alfonso XIII» de la Legión para desplegar de forma simultánea tropas en Líbano y Mali en noviembre. La Brigada de la Legión «Rey Alfonso XIII» es una de las herramientas de respuesta rápida de la UE, que se integra en el grupo táctico del Grupo de Combate EUBG.

«La Legión es un ejemplo de Fuerzas Armadas modernas, preparadas, que son un punto de referencia para Europa y que están dejando a España en un altísimo lugar», dijo Margarita Robles.

Escuchando a la ministra este martes en Almería nada podría hacer pensar que forma parte del Gobierno que preside el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, partido que en el País Vasco se posicionó con Podemos, Bildu y los grupos nacionalistas contra la llegada a Getxo del portaeronaves Juan Carlos I y sus jornadas de puertas abiertas del pasado fin de semana en el puerto vizcaíno. Dijeron que tenían «un carácter belicista». A la ocurrencia respondieron más de 14.000 vecinos haciendo cola para ver las entrañas del mayor buque de la armada española.

Ese desliz, que desvela cierto desorden de filas en el PSOE en cuanto a temas de Defensa y Fuerzas Armadas, se contraprogramaba ayer en el sur con el desembarco de ministros socialistas en actos militares. Los de Marlaska y Robles, no fueron los únicos. Mientras la Selección a la que gustan muchos llamar «la roja» jugaba en Malta, el nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, defendía en Sevilla el papel «activo» con el que las Fuerzas Armadas han contribuido a la «poderosa transformación social, económica y cultural de España en las últimas décadas» fruto de su «compromiso compartido con otros países por la paz». Fernández entregó al Cuartel General de la Fuerza Terrestre un galardón por su excelencia.

España, objeto de debate

Precampaña rima con España. También estuvo este martes en Cádiz y Jerez, el líder del PP, Pablo Casado, que lamentó cómo el Gobierno de Pedro Sánchez ha «validado» reivindicaciones «históricas» del Reino Unido y Gibraltar, tratando a la Roca como si fuese «un Estado soberano». También se refirió a la carta del presidente de México, López Obrador, reclamando disculpas a España y el Vaticano por los abusos de la conquista. Casado dijo que el presidente Sánchez «se ha equivocado de aliados en la política relacionada con Iberoamérica», además de criticar la «ignorancia escandalosa» del presidente mexicano.

En el desembarco de ministros en Andalucía, también llegó este martes la de Hacienda, María Jesús Montero, para participar en un desayuno informativo. Ya hizo lo propio hace justo una semana y su presencia en Andalucía -es cabexza de lista por Sevilla- será cada vez más habitual. En realidad tanta presencia dicen que debe a maniobras internas. Pero esa es otra guerra.