Juanma Moreno, en el Parlamento andaluz - EFE
Debate de investidura en Andalucía

Juanma Moreno: «He venido a gobernar para todos los andaluces; hoy ha empezado el cambio en Andalucía»

Desde este martes y hasta mañana, el Parlamento andaluz debate y vota si el popular consigue formar gobierno en coalición con Ciudadanos

SevillaActualizado:

Juanma Moreno, líder del PP andaluz, se juega este martes y miércoles ser el próximo presidente de la Junta de Andalucía. Y lo hace en dos sesiones. Una primera hoy mismo, cuando desde las 12.30 de la mañana se dirija al Parlamento andaluz para explicar cuáles serán las líneas maestras de su gobierno y lo que se propone si finalmente es investido. En la sesión de este martes, que arranca con unas palabras de la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, solo intervendrá el candidato a la Presidencia de la Junta y no tendrá límite de tiempo.

Sobre las 12 y poco de la mañana han empezado los diputados a ocupar sus escaños. mientras, en las puertas del Parlamento, unas mil personas se manifiestan contra la investidura bajo proclamas feministas con gritos como «mis derechos no se negocian».

Mientras, los portavoces de los distintos grupos han valorado este cambio histórico en Andalucía. Para Antonio Maíllo, de Adelante Andalucía, hay que «normalizar» el cambio de gobierno que hoy se produce. En palabras de Juan Marín, el tiempo que ahora se abre protegerá de igual forma a las mujeres. Para Vox, el acuerdo que ellos han firmado con el PP garantizan una ampliación de libertades y para el PSOE, se abre ahora un tiempo de «retroceso» en derechos.

La primera en tomar la palabra es la presiente del Parlamento, Marta Bosquet, que pide que Juanma Moreno, candidato a la Presidencia, tome la palabra. Es una socialista, Verónica Pérez, curiosamente, quien se encarga de leer la resolución de la Presidencia para que Moreno acuda al atril a dirigirse al a Cámara.

Juanma Moreno inicia así su discurso de investidura con unas primera palabras de recuerdo para la familia de Yulen, el menor al que intentan rescatar de un pozo en Málaga. «Me dispongo a solicitar la investidura a esta Cámara y lo hago consciente de la trascendencia de este momento, ha dicho Moreno. «No es este un pleno más de investidura, sino algo mucho más trascendental. El pueblo andaluz ha votado cambio y debemos cumplir ese mandato».

Diálogo y cambio

Moreno ha querido agradecer que los andaluces hayan abierto puertas y ventanas al cambio en la Junta. Moreno ha dicho que acude a este debate «con humildad» porque, reconoce, necesita el apoyo de otros grupos. «Los andaluces han votado cambio y también diálogo», ha indicado el popular, quien ha dicho que quiere ser un presidente «reformista» y para ello necesita «diálogo», eje central de su gobierno. «No renuncio a hablar con nadie», ha dicho.

Este pleno, ha repetido, no es una sesión de investidura más porque «no solo se elige al Presidente sino que todos vamos a tener la llave de un nuevo futuro en Andalucía». Un cambio, ha dicho «tranquilo» que le lleve a ser el séptimo presidente de la Junta, el primero que no es del PSOE en cuatro décadas. «Nadie puede tenerle miedo a la Democracia», ha reflexionado ante la alternancia que se abre en la comunidad. El cambio, ha indicado, debe ser «real» porque Andalucía ha estado en manos de una clase gobernante «acomodada» de estar en el poder. «Andalucía no crece como debería por su potencial y eso no ha sido así porque ha interesado a quienes hasta ahora han gobernado», quienes, ha indicado «han querido dormir a Andalucía».

En palabras del popular, Andalucía no ha convergido en términos económicos como lo han hecho otras regiones de España. Y eso pese a haber recibido fondos millonarios de la UE y a los recursos con los que cuenta la comunidad. «Alcanzados ciertos valores de bienestar desde el poder político se buscó el conformismo», ha acusado Moreno y eso se suma a la red clientelar establecida por los gobierno del PSOE. En un repaso a las causas del retraso de Andalucía en términos económicos y de empleo, el popular señala a los socialistas y su falta de ambición. Pero «el cambio ha llegado ya a Andalucía», ha dicho el popular.

La socialista Susana Díaz
La socialista Susana Díaz - ABC

Moreno entiende que, como en todo proceso de cambio, es normal que haya «resistencias». Se ha dirigido al PSOE directamente para indicar que esperaba de ellos la misma lealtad institucional que el PP ha tenido con la Junta todos estos años. Pero, ha añadido, no es tiempo del PSOE sino de los andaluces, que han dicho «no a tener a sus hijos escolarizados en precarias condiciones, ha estar por detrás, los que han dicho sí al cambio».

Lorca y Sánchez-Mejías

«Andalucía no puede ser moneda de cambio para nadie», ha indicado, afeando la confrontación, a la que ha tachado de «muro de contención al progreso». Si obtengo la confianza de esta Cámara iniciará su andadura un nuevo Gobierno que llevará a Andalucía al lugar que le corresponde», ha pedido Moreno. «Los andaluces nos sentimos parte esencial de España. No se entiende Andalucía sin España ni España sin Andalucía». Esta tierra, que vio nacer a los hermanos Machado, a Ignacio Sánchez-Mejías, a Manuel de Falla, a Federico García Lorca... Luchará contra las etiquetas y los tópicos. Mi gobierno se pondrá al frente de la defensa de los intereses de los andaluces». Y ha prometido que su Ejecutivo defenderá la unidad de España porque «los españoles somos iguales antes la Ley y Andalucía se opondrá a favores de territorios».

Moreno ha indicado que hay que hacer «profundas reformas» y que su Ejecutivo sea el de la «credibilidad». Hay que dar «respuesta a esas ansias de cambio», ha explicado, poniendo un programa de consenso de casi 100 medidas. Se refiere el popular al documento firmado con Ciudadanos para configurar su gobierno de coalición y que contiene 90 medidas de reforma para Andalucía.

La idea general de sus medidas será «mejorar la calidad de vida de los andaluces», ha explicado el popular antes de recordar los escándalos de corrupción que han asolado la Junta de Andalucía durante los últimos años y que «han avergonzado» a los andaluces. Moreno se plantea recuperar la credibilidad de la administración andaluza. «Libres y autónomos para actuar» con «decencia y rectitud» honrando siempre a «la verdad». Esos son los principios de su «gobierno del cambio».

Moreno plantea una auditoría de la administración, tanto la regular como la paralela y limitar ocho años el mandato de un mismo consejero o presidente de la Junta de Andalucía. Esta es una medida que recogía el acuerdo de PP y Cs. Otra medida urgente es el fin de los aforamientos o de la oficina contra el fraude., medidas que recogía el acuerdo de medidas urgentes (21 iniciativas) que los populares acordaron con Cs para los primeros cien días de gobierno. También estaban ahí la comisión de investigación de la Faffe, un nuevo procedimiento para la elección de los organismos de extracción parlamentaria que busca su «despolitización» así como el adelgazamiento y racionalización de la administración paralela.

El candidato popular habla también de acabar con los incentivos al despilfarro» en la administración, una Ley de subvenciones que regule «con garantía» los incentivos y ayudas públicas. «Crearemos un cuerpo superior de interventores y auditores de la Junta de Andalucía», ha dicho Moreno.

«Las democracias modernas asientan sus bases sobre la alternancia política. La alternancia es el mejor antídoto para la regeneración de Andalucía, ha indicado, antes de añadir que quieren contratos públicos con garantías, el fin de la administración paralela y evitar el fraude en la contratación con la administración

«Mérito y capacidad» deberán ser las garantías de los trabajadores públicos, a los que ha prometido una nueva Ley un entorno de profesionalidad y formación. Limitará, asimismo, los cargos «a dedo» en la administración» y ampliará la digitalización de la Junta de Andalucía para hacerla más accesible y eficiente. También propone una Ley electoral con debates electorales obligatorios y mejor reparto de fondos para los partidos políticos.

Paro en Andalucía

Andalucía y su administración tiene que ser «el espejo» donde se miren el resto de administraciones públicas de España. «Vivimos en un paraíso en al Tierra», ha dicho Moreno, pero esta tierra se enfrenta a un periodo de «desaceleración» para el que «hay que estar preparados», para lo que ha pedido «acompasar» las reformas económicas en Andalucía con el resto de España. El PSOE, ha acusado, «ha ocultado» la mala situación de Andalucía. «Se ha gobernado cuatro décadas como si el desempleo fuera una realidad intrínseca de Andalucía», ha explicado, añadiendo que, aunque no tiene recetas «mágicas», sí que tiene proyecto y equipo para cambiar las cosas en Andalucía. El desempleo no es una maldición insuperable en Andalucía».

En el ámbito económico, Moreno ha planteado que ha «pasado el tiempo de las mentiras y es imprescindible hacer reformas». En Andalucía hay que hablar «de empleo», objetivo «prioritario» de su gobierno, que es «lo que más preocupa a los andaluces». En este apartado, el candidato popular propone el fin del impuesto de Sucesiones y Donaciones así como la rebaja de impuestos (IRPF autonómico o el de Transmisiones y Actos Jurídicos), tarifa reducida para autonómos y para mujeres y jóvenes en el medio rural. Asimismo quieren instaurar un plan de «segunda oportunidad» y medidas para que «contratistas y proveedores de la Junta cobren a tiempo».

También contempla Moreno un plan de tormento de la Industria con atención a sectores como el aeronáutica o el alimentario. También impulsará una Ley andaluza para fomentar empresas innovadoras y un plan director de inversiones públicas. Asimismo se buscará potenciar al sector turístico, donde hay «margen de mejora para conseguir ser líderes en el país».

Moreno también quiere situar en la agenda política «el campo andaluz», al que hay que «darle respuesta» porque es un sector «que produce, genera riqueza y empleo». En este ámbito, el PP quiere un plan para la Agricultura, la Pesca quieren un Plan Estratégico. Y también apuesta Moreno por una Ley integral del suelo en Andalucía porque «no puede ser que un Plan de Ordenación Urbana de una capital de provincia tarde una década en salir», ha indicado.

Ley del Flamenco

En el ámbito cultural, Moreno ha hecho una defensa sobre el sector no solo como motor económico sino también como fuerza de transformación social. Protección del Flamenco, mecenazgo público-privado o la creación de una tarjeta turística andaluza para integrar la oferta de las ocho provincias andaluzas.

Moreno quiere una Andalucía «de todos y para todos por igual». Se propone revisar el funcionamiento de los servicios públicos para que todos los andaluces tengan los mismos derechos y recursos. Y para eso quieren valerse del «diálogo», sobre todo con los alcaldes, «embajadores de sus vecinos» a los que ha ofrecido «la más alta colaboración».

Moreno ha propuesto reducir las listas de espera, transparencia en los listados, despolitizacion de los directivos del SAS, eliminación de la subasta de medicamentos, refuerzo de la Atención Primaria, el pago de las ayudas a personas con hemofilia con Hepatitis C, especial atención a los pacientes oncológicos. «Vamos a humanizar la gestión de la atención sanitaria en Andalucía», ha prometido el popular.

Para Moreno, la Educación es clave para el desarrollo de Andalucía y hasta ahora, ha valorado, los gobiernos del PSOE no han cumplido con esta tarea trascendental. Para mejorar este ámbito ha prometido bilingüismo en todas las escuelas andaluzas, la consideración de autoridad pública del profesorado de Andalucía, un plan de refuerzo de Matemáticas y Lectura, eliminar de forma progresiva las caracolas en las escuelas andaluzas, una Ley andaluza de inclusión educativa para los alumnos con necesidades especiales o un modelo basado en la libre elección de centro tanto en la pública como en la concertada.

Sobre Familia, uno de los puntos más polémicos de los acuerdos de Moreno con Cs y Vox, «el gobierno del cambio hará de la familia un asunto «transversal». Moreno ha prometido mejorar el sistema de prestación de la Dependencia, una especial atención a las familias numerosas y monoparentales. «Impulsaremos la educación en los mismos valores de igualdad que propone el Estatuto de Autonomía», ha indicado el popular.

Sobre la violencia de género, Moreno ha pedido que se saque del debate político «un asunto tan sensible».El popular quiere «que todas las víctimas estén protegidas» y promete «una mano para ayudar» porque el PP «siempre ha estado con los más débiles y así seguirá siendo».

Moreno, en el cierre de su intervención ha incidido de nuevo en su compromiso de mejorar la vida de los andaluces, pero ha recordado las palabras del expresidente del Gobierno, Adolfo Suárez (UCD), quien garantizó, como él, su empezó en atender los problemas de los andaluces pidiendo a la vez comprensión porque no todo se puede solucionar de la noche a la mañana.

«Respeto; honestidad y determinación» son las tres palabras, ha indicado Moreno, que marcarán su gobierno. El popular asegura que será «tan prudente como audaz» y que él será un «reformas radical» pero con el máximo consenso. «Venimos con la manos tendidas y la camisa remangada porque creemos en nosotros y en Andalucía y porque la voluntad mueve montañas. No hemos venido a derruir lo que se ha hecho bien sino a construir un nuevo futuro para los andaluces», ha dicho Moreno, que se ha puesto al Estatuto y la Constitución como únicos límites de su gestión.

«Llego con el ejemplo de quienes dieron su vida por los demás y quienes soñaron con el cambio y no lo vieron», ha indicado, al referirse a Muñoz Cariñano, José María Matín Carpena, Alberto Jiménez Becerril o su mujer Ascensión. «Invoco el espíritu de la concordia; que desde Ayamonte a Pulpí los andaluces se sientan orgullosos de nuestros símbolos, de la verde y blanca y roja y gualda», ha indicado Moreno.

Moreno ha querido dirigirse al final a Susana Díaz: «Más allá de las diferencias políticas que tenemos, como candidato a la Presidencia de la Junta veo justo reconocer su labor y la de su Gobierno que, más allá de los aciertos y errores, creo que se realizó con las mejores intenciones. Mi puerta siempre estará abierta y mi mano tendida», le ha dicho a la socialista.

Por último, Moreno se ha comprometido a actuar «con humildad», a dar «todo lo que llevo dentro y poner siempre por delante el interés de los andaluces». «He venido a gobernar para todos los andaluces, sin importar a quien hayan votado y ese compromiso, que es sincero ha de comenzar con mi respeto y reconocimiento a todos los miembros de esta Cámara. Me comprometo a pensar antes de hacer y afrontar los problemas con mucha generosidad, firmeza y mucho acierto en beneficio de los andaluces. Y quiero ofrecerles esperanza con unos versos de Antonio Machado: "Hoy es siempre todavía"». Y cita también a Virgilio: «Pueden los que creen que pueden». El cambio, ha opinado, «es ley de vida y hoy comienza el cambio en Andalucía».