Opositores durante la realización de un examen
Opositores durante la realización de un examen - ABC
Oferta pública de empleo

Una denuncia colectiva lleva ante la Justicia las oposiciones de la Secundaria andaluza de 2018

«Hay gente que suspendió y tiene un doctorado en la materia», explican desde el colectivo que ha interpuesto el contencioso-administrativo

SevillaActualizado:

Las oposiciones de Secundaria de este 2018 en Andalucía son ya objeto de análisis por parte de los tribunales de Justicia. Es la consecuencia del recurso contencioso-administrativo que un colectivo de más de 40 opositores, representados por el abogado Carlos Galán Vioque, han presentado para luchar contra la «falta de transparencia» que, aseguran, primó en el proceso de selección.

La polémica saltó tras la celebración de la pruebas, que se correspondían con la Oferta de Empleo Público (OPE) de Secundaria, FP, Idiomas y Artes Plásticas y Diseño de este año. Algunos de los aspirantes solicitaron ver sus exámenes para poder comprobar dónde estaban sus fallos y la razón ante lo que ellos creen, fueron «muchos suspensos», que, entienden, «no tenían justificación».

Pero la Junta se negó. Desde la plataforma se quejan «es un documento público -explican- y tenemos derecho a verlo», aseguran.Y, de hecho, apelaron ante el Defensor del Pueblo que, aseguran, les dio la razón. La cuestión es que, ante la negativa de la Junta de Andalucía de dejarles ver sus exámenes, han decidido que sera la Justicia la que decida.

Los denunciantes aseguran que se han cometido «irregularidades» en el proceso de las oposiciones de Educación de este año. Y señalan algunas: pérdida de anonimato, falta de datos en el examen, datos erróneos en la prueba. A eso se agarran para alegar contra la Oferta Pública de Empleo. Explican, además, que una vez iniciado el proceso, esperan tener lista la demanda completa en unos tres meses.

«Queremos ver el examen»

En el colectivo que conforman la plataforma «Oposiciones docentes justas Andalucía» las acusaciones contra la Consejería de Educación son varias. En primer lugar lo principal, que no les dejan ver sus exámenes, lo que, creen, convierte un proceso público como son unas oposiciones, en uno opaco y sin transparencia. Aseguran desde la plataforma que entre los suspendidos hay «gente con un doctorado en la materia de la que se examinó, otros con muchos más estudios que los miembros del tribunal».

«Solo queremos ver nuestros exámenes», repite este grupo de oopsitories. Y explican que lo han solicitado por escrito en numerosas ocasiones. Ha sido la constante negativa de la Junta lo que ha forzado esta denuncia, aseguran. La cuestión de fondo, más allá de la «falta de transparencia» está en el elevado número de suspensos de estas oposiciones. Con 5.404 plazas y más de 32.000 aspirantes, los suspensos rondaron el 70 y 80 por ciento de los casos, según datos de la plataforma.

Estos opositores, que también piden que se conserve toda la documentación «de forma cautelar» para poder tomar las medidas legales que estimen oportunas para salvaguardar sus derechos, aseguran que en La Rioja o Navarra los aspirantes pueden acceder a sus pruebas sin ningún tipo de problema.