Rodríguez de la Borbolla, Guerra, Chaves y Griñán, esta mañana en el Congreso del PSOE-A
Rodríguez de la Borbolla, Guerra, Chaves y Griñán, esta mañana en el Congreso del PSOE-A - J. M. SERRANO
13 CONGRESO DEL PSOE-A

Desagravio socialista a Chaves y Griñán en el primer día de congreso del PSOE de Andalucía

Susana Díaz también hace de una reivindicación de la figura de Alfonso Guerra, apartado por Pedro Sánchez

SEVILLAActualizado:

Ni un milímetro para la improvisación. Al contrario. Todo está medido en el Congreso Regional del PSOE andaluz que está preparado para reforzar el liderazgo de Susana Díaz y reivindicar la historia del PSOE andaluz, el más importante de España, y su papel relevante también a nivel interno.

El cónclave se ha inagurado en la mañana de este sábado con un plato fuerte: la presencia de Manuel Chaves, José Antonio Griñán, Alfonso Guerra y José Rodríguez de la Borbolla, pesos pesados del socialismo que han hecho una entrada triunfal ante el plenario de delegados con aplausos cerrados y más de una lágrima.

Y es que esta inauguración se ha convertido en un desagravio a los dos expresidentes de la Junta de Andalucía, Chaves y Griñán, imputados por los tribunales, apartados por el partido y casi olvidados por el escándalo de los ERE que todavía los tiene que sentar en el banquillo. Nada de eso ha importado ahora. Ni siquiera el que ya no sean militantes puesto que ambos fueron invitados a abandonar el partido. «Estamos orgullosos de lo que hemos sido y de lo que somos» ha dicho Susana Díaz en su intervención para defender su gestión de cuatro años al frente del PSOE andaluz.

Los gestos también han sido relevantes, pasando del abrazo sentido con Griñán, muy emocionado, al más formal con Chaves, con quien mantiene diferencias claramente visibles. Con Borbolla hay una relación habitual. El otro presidente histórico, Rafael Escuredo, se ha excusado. Estaba de vacaciones.

Alfonso Guerra

Un capítulo aparte merece Alfonso Guerra y la encendida defensa que Susana Díaz ha hecho de su papel: «hay páginas en la historia que no podemos arrancar», ha dicho entre aplausos de todos los asistentes y mandando un mensaje claro a Pedro Sánchez, quien acaba de cesarlo como presidente de la Fundación Pablo Iglesias.

Susana Díaz ha reivindicado la «herencia que nos ha dejado» Alfonso Guerra, «que decía y dice que no es importante el puesto que uno ocupe en el partido, sino el lugar que uno ocupa en el corazón» de los militantes, simpatizantes y votantes del PSOE.

En este sentido, la presidenta de la Junta de Andalucía ha defendido que Alfonso Guerra «tiene un lugar en el socialismo moderno» y ha hecho una encendida defensa de su labor en el partido desde la llegada de la democracia. «Gracias siempre», le ha dicho entre aplausos de los delegados al Congreso Regional socialista.