Juanma Moreno, este martes, en la tribuna del Parlamento durante su discurso de investidura - J.M. Serrano
Andalucía estrena cambio

Diálogo y empleo, las ideas clave del discurso de investidura de Juanma Moreno

El tercer pilar de quien este miércoles se convertirá en presidente de la Junta de Andalucía han sido las críticas a Susana Díaz y las medidas de regeneración democrática

SEvillaActualizado:

Todo medido, sin sorpresas y cumpliendo a rajatabla con sus dos socios a partir de ahora. El candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, pronunció este martes un discurso de investidura basado en tres pilares:el diálogo para propiciar el cambio, el empleo, el desarrollo y el crecimiento económico, y las críticas al Gobierno saliente al que acusó, entre otras cosas, de haber «intentado dormir a Andalucía» frente a lo que prometió, como contrapeso, un amplio paquete de medidas de regeneración y destinadas a terminar con la red clientelar del PSOE en la Junta.

El líder del PP y desde la tarde de este miércoles presidente andaluz habló de cambio hasta la saciedad pero lo acompañó casi siempre de su voluntad de diálogo, en una declaración de intenciones de su manera de gobernar que empezó por reconocer los pactos que ha firmado con Ciudadanos y con Vox, partidos a los que, curiosamente, no volvió a citar más en una decisión que sorprendió si bien no a sus socios de Gobierno de Ciudadanos, que esperaban punto a punto las palabras de Moreno.

Porque el presidente in pectore no hizo más que detallar los acuerdos a los que ha llegado con Ciudadanos y con Vox. Por eso la economía y el empleo centraron una buena parte de sus palabras. «Hay que comenzar las cosas por el principio y en Andalucía, lo diré una y otra vez, hay que hablar de empleo. El bienestar en Andalucía se llama empleo. Lo que más preocupa a los andaluces es el empleo. Toda política social comienza por el empleo».

Y bajo este paragüas prometió la inmediata eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, la reducción de la presión fiscal y un amplio abanico de medidas para autónomos entre las que se encuentra la ventanilla única empresarial. En este sentido, habló de reformar el SAE, la puesta en marcha de cheques-formación y planes de empleo con la colaboración público-privada, además de una Ley de Promoción de la Industria que tanto le demandan los empresarios.

Juanma Moreno no dejó pasar la oportunidad para criticar muy duramente la etapa socialista que ahora queda atrás. Eso sí. Sólo citó explícitamente a Susana Díaz para agradecerle los servicios prestados y decirle que tiene «mi puerta abierta y mi mano tendida». Precisamente la misma puerta que Susana Díaz ha abierto y ha cerrado hasta ahora a su antojo pero que ya no podrá manejar más.

Sin embargo, le lanzó varios dardos muy duros. «La alternancia impide que los gobernantes nos creamos invencibles, intocables y eternos, previene que acabemos confundiendo el interés general con el partidario», dijo destacando también que esta alternancia que supone además, la transición en Andalucía, «debe prevenir el inmovilismo y el mal uso o abuso del poder». En este mismo sentido, culpó a los gobiernos anteriores de la falta de convergencia de Andalucía, porque las políticas fijaron un objetivo distinto al del progreso de Andalucía, «el mantenimiento de un partido político en el poder a toda costa».

Frente a esas críticas y esa mirada atrás, Juanma Moreno propuso una amplia batería de medidas destinadas a la regeneración de la administración andaluza: una auditoría integral de la Junta y su sector público, la reforma de la Ley de Gobierno para limitar los mandatos a 8 años, la supresión de los aforamientos, una Ley de Protección de los Denunciantes del Fraude y la Corrupción y la creación de una Oficina Andaluza de Lucha contra el Fraude y la Corrupción. Eso además de la creación de una comisión de investigación sobre la Faffe.

Junto a esas medidas, y otras muchas que también están en el documento pactado con Ciudadanos, Moreno se comprometió a trabajar «desde la humildad pero con rigor, valentía y seriedad, respeto, honestidad, determinación y espíritu de concordia».

La familia y la política social

Había expectación por conocer qué iba a decir sobre las políticas sociales y la violencia de género. Y no se salió del manual previsto para no molestar a Vox que acogió con aplausos el gesto. Así llamó a sacar la violencia de género del debate político —siguiendo la estrategia marcada por Pablo Casado— y no dio muchos detalles sobre sus políticas sociales, más allá de destacar que quiere mejorar su «eficacia y una prestación con equidad, dignidad y en las mejores condiciones».

Sí se explayó en Educación, destacando la libre elección de centro y también en Sanidad, equiparando los sueldos de los profesionales andaluces con el resto de España. Y dedicó una parte importante a la familia, «que será un eje vertebrador de las políticas del gobierno del cambio, con un concepto transversal de la gestión».

El próximo presidente andaluz también quiso posicionarse en debates nacionales. Así, habló de la financiación andaluza y dejó clara cuál será su postura en el debate territorial y el conflicto catalán. «Andalucía se opondrá a los privilegios a favor de territorios a cambio de apoyos para sostener a un presidente del Gobierno. Ningún andaluz con más derecho que cualquier otro español pero ningún otro español con más derechos que ningún andaluz».