Antonio Albarracín, exdirectivo de Vitalia, tras declarar en el juzgado de Sevilla en marzo de 2013
Antonio Albarracín, exdirectivo de Vitalia, tras declarar en el juzgado de Sevilla en marzo de 2013 - JUAN FLORES
CORRUPCIÓN

Diecinueve resoluciones en un minuto de la juez María Núñez Bolaños... el día que se da de baja

Cuestionada por retrasar investigaciones, la juez del caso ERE rechazó archivos, aceptó diligencias que llevaba meses pidiendo la Fiscalía y hasta estimó un recurso del PP

SevillaActualizado:

En el juzgado donde confluyen las principales causas de fraude de la Junta de Andalucía no se conocía una actividad tan frenética como la que se vivió el martes 18 de junio. El día que la juez María Núñez Bolaños solicitó su baja durante quince días alegando motivos personales, salieron de su despacho 19 resoluciones de una tacada. Diecinueve autos y providencias a las que puso su rúbrica digital con menos de un minuto de diferencia, entre las 12.38 horas y 50 segundos y las 12.39 horas y 6 segundos, para ser exactos.

El dato resume la jornada de infarto que vivió el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla. Precisamente, el órgano judicial al que la Fiscalía Anticorrupción y la acusación del PP andaluz le recriminan continuas dilaciones en las investigaciones de los casos ERE, Formación, Faffe y Avales, entre otros, que han puesto la lupa a la gestión de fondos públicos del PSOE en la Junta.

Para entonces, el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, tenía sobre su mesa un contundente informe de queja de sus seis fiscales delegados en Sevilla, en el que censuraban con profusión de ejemplos la forma de instruir de la juez que relevó a Mercedes Alaya el 16 de junio de 2015.

En este clima de tensión, la magistrada apretó a fondo el acelerador y dictó resoluciones que llevaban meses aparcadas y corrigió el rumbo de otras instrucciones recurridas por la Fiscalía y la acusación del PP-A. Elocuente fue el giro que imprimió al caso Faffe. El día de su baja firmó un auto ordenando diligencias para investigar el «enchufismo» de esta fundación de la Junta de Andalucía dedicada a organizar cursos de formación a desempleados y que manejó más de 252 millones en sus ocho años de vida (2003-2011). Núñez estimaba la mayor parte del recurso presentado por el PP-A, pocos días después de exigirle una fianza de 12.000 euros y complicar su personación en esta causa.

En el juzgado de las macrocausas no había una actividad tan frenética desde los tiempos de Alaya

No fue un caso aislado. En otra providencia, rubricada a las 12.39 horas del citado martes, daba traslado a las partes de un recurso de reforma presentado por el Ministerio Público el 27 de febrero —hace casi cuatro meses— que no había sido resuelto y que afectaba a la pieza separada de los ERE de la empresa Boliden Arpisa S.L.

El 18 de junio, la instructora rechazó el archivo provisional de once causas que pedían varios imputados alegando que persistían los indicios criminales. Con esta tesis, desestimó sobreseer los cargos contra el exdirectivo de la mediadora Vitalia Antonio Albarracín, el exdiputado socialista Ramón Díaz Alcaraz y el exdirector general de Trabajo de la Junta Daniel Alberto Rivera en piezas como Pólizas Individuales, Cervezas Alhambra, SOS Cuétara, Hytasal, Asistencia Geriátrica Nerva S.L. o Pacsa Sanders. Confirmó el auto de procedimiento abreviado, previo a la apertura de juicio oral, en el caso del mediador José González Mata.

En sus resoluciones, Núñez incorporó documentos, declaró la complejidad de una causa y hasta le dio tiempo de concluir otra pieza de los ERE, la de EDM Séneca. Todo el mismo día y a la misma hora.