Virginia Pérez, en una imagen de archivo - ABC
Parlamento andaluz

Una diputada andaluza del PP habla en catalán para defender las ayudas de la Junta al castellano

Virginia Pérez, que vivió 14 años en Cataluña, explicó las nefastas consecuencias del cerco al castellano para los descendientes de los emigrantes

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La diputada del Grupo Parlamentario Popular y presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ha sorprendido este jueves a los miembros de la comisión parlamentaria que trataba las líneas de ayudas del Gobierno andaluz para combatir los efectos de la inmersión lingüística catalana, al hacerlo en un perfecto catalán.

Pérez, que llegó a Cataluña con sólo 20 días de vida y volvió a Andalucía a los 14 años explicó en catalán que, aunque siendo niña viviera en otra región que no era Andalucía, no se consideraba una emigrante, «porque no lo era». la diputada defendió y aplaudió las ayudas para combatir la inmersión lingüística dado que hace más de treinta años pudo comprobar de primera mano cómo esta fuerte inmersión provocó una «elevada desafección» de las raíces andaluces entre los descendientes de todos los andaluces que se tuvieron que trasladar a tierras catalanas.

Pérez lamentó que aquella inmersión lingüística que ha traído «nefastas consecuencias, incluso una fragmentación social que vivimos hoy día» no hubiera recibido ayudas para mantener las raíces andaluzas entre toda aquella población, y fundamentalmente entre sus descendientes. «Hace décadas teníamos que salir a buscar el pan exportando talento, y la inmersión lingüística que comenzó siendo una aventura y que fue acogida de buen grado por todos se tornó en algo muy oscuro porque no hubo flexibilidad, y lo que comenzó siendo una aventura que parecía positiva ha terminado con unas nefastas consecuencias», explicó.

La diputada se mostró partidaria de «defender nuestras raíces y cultura» y agradeció que el Gobierno de Juanma Moreno contemple estas líneas de ayudas para «afianzar las raíces culturales de los descendientes de andaluces afectados por procesos de inmersión lingüística y así evitar la pérdida paulatina del acento cultural de estas personas y, fundamentalmente, de sus descendientes».

La inclusión de estas ayudas es una de las propuestas negociadas con Vox para dar su apoyo a la aprobación del Presupuesto de la Junta.

Oposición del PSOE

Sobre este asunto, que ha sido el eje de dos preguntas en comisión, una del PSOE y otra del PP, la socialista Rosa Aguilar ha criticado que detrás de la nueva línea se esconde la intención de «satisfacer una vez más a la ultraderecha de la que son presos políticamente».

Ha denunciado que utilizan la inmersión lingüística sacándolo como «un conejo de la chistera» y ha advertido de que sería «tremendamente negativo» que se utilizara a los andaluces, a las federaciones y a las casas de Andalucía para la confrontación política.

En la misma comisión, el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, Elías Bendodo, infomró que la Junta de Andalucía ha recibido 160 solicitudes para las subvenciones a las comunidades andaluzas en el exterior, que se otorgarán en régimen de concurrencia competitiva para la promoción cultural, de orientación a la población andaluza en esos territorios y para mantener las entidades.

En total son cuatro líneas de ayudas, a la que se añadirá una más en 2020 relacionada con los procesos de inmersión lingüística dotada con unos 100.000 euros.

Bendodo ha garantizado que el Ejecutivo andaluz no va a hacer «nada distinto» a lo que se estaba haciendo ya con las cuatro líneas de ayudas y ha asegurado que no quieren «entrar en conflicto» con ninguna competencia de las respectivas autoridades en los territorios.