Juanma Moreno, Juan Marín, y el alcalde de Antequera, Manuel Barón, tras celebrar el primer consejo de Gobierno
Juanma Moreno, Juan Marín, y el alcalde de Antequera, Manuel Barón, tras celebrar el primer consejo de Gobierno - EFE

Cómo afecta la reforma del impuesto de sucesiones en Andalucía a las donaciones de padres a hijos

La Consejería de Hacienda baraja tres vías para reformar el tributo, pero aún no hay fecha para aplicar la rebaja

Cuándo, cuánto y quiénes dejarán de pagar el impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía

SevillaActualizado:

Todavía no hay fecha para la entrada en vigor de la rebaja del 99 por ciento en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, pero en la Consejería de Hacienda, Industria y Energía de la Junta de Andalucía ya han echado números. La medida estrella aprobada por el Gobierno andaluz formado por el PP y Ciudadanos ahorrará 38 millones de euros anuales a unos 10.000 contribuyentes, en su mayoría los andaluces que reciban donaciones de sus parientes directos.

Con esta rebaja fiscal, la mayor parte de los ingresos que dejarán de entrar en las arcas públicas provendrán de las donaciones entre parientes directos, que sólo van a tributar un 1 por ciento, lo que equivale a la práctica eliminación del gravamen en una de las comunidades autónomas donde esta operación resulta más cara. Andalucía sigue la senda de regiones como Madrid, Cantabria, Canarias, La Rioja y Murcia, donde heredar o recibir donaciones resulta menos costoso.

Actualmente, si un padre decide darle a su hijo 8.000 euros, tendría que abonar a la Agencia Tributaria de Andalucía el 8,5 por ciento (680 euros). Si quisiera donarle 15.980,91 euros, Hacienda se queda ahora con 1.290,43, el 9,35 por ciento de la cuantía. Cuando entre en vigor la reforma, sólo pagarán 6,8 y 12,90 euros, respectivamente. La rebaja afecta a los grupos I y II, que engloban a cónyuges, hijos, nietos y padres. La medida deja fuera a hermanos, sobrinos, nietos, tíos y primos hermanos, que siguen pagando lo mismo. Apenas hay variación en la cuota entre regiones.

La Consejería de Hacienda está estudiando cómo va a aplicar la reforma fiscal. Baraja tres posibles vías, según ha podido saber ABC: tramitar una ley especial —que requiere su aprobación por el Parlamento y es más lenta—, sacar un decreto, o bien incluirla como una disposición en la próxima Ley de Presupuestos de la Junta, que podría ver la luz, como pronto, en junio.

Un padre que quisiera donar 15.980 a su hijo debe pagar a Hacienda 1.290 euros; con la reforma sólo abonará 12,90 euros

La caída de la recaudación rondará los 18 millones a lo largo de 2019, dado que la ley marca un plazo máximo de seis meses para presentar y pagar el impuesto. La rebaja se cifra en 15,8 millones en 2020 y 8,7 millones al año siguiente.La consejería que dirige Alberto García Valera estima en 42,5 millones de euros el ahorro total para los contribuyentes entre 2019 y 2021.

Con esta bonificación, cuya tramitación aprobó el pasado sábado el primer Consejo de Gobierno, el Ejecutivo de Juanma Moreno pretende convertir a Andalucía en un territorio atractivo para los inversores y evitar el éxodo de contribuyentes a comunidades como Madrid, que han utilizado su competencia normativa para ampliar las reducciones en el impuesto de sucesiones y donaciones.

La reforma fiscal va a tener un impacto más limitado en el caso de las herencias entre familiares de los grupos I y II debido a que el anterior gobierno de Susana Díaz realizó una modificación en los presupuestos de 2018 que elevaba a un millón de euros el listón de las herencias exentas de pago entre familiares directos. Desde el 1 de enero de 2018, los cónyuges, hijos, padres y nietos que hereden por debajo de esa cantidad no tienen que abonar nada. La reducción fue una condición impuesta por Ciudadanos para apoyar las cuentas del PSOE.

La reforma fiscal que entró en vigor hace un año introdujo algunas reducciones en las donaciones pero con una serie de condiciones muy tasadas. Los hijos y descendientes menores de 35 años o que tengan una discapacidad sólo pagan un 1% si el cien por cien de la cuantía donada se destina a comprar una vivienda. Si lo invierte en crear o ampliar una empresa también se eleva el mínimo exento hasta el millón de euros. Eso sí, la empresa debe mantenerse activa durante los cinco años siguientes a la fecha de la escritura pública de la donación. De lo contrario, hay que pasar por caja.