Alijo de droga intevrenido en Andalucía en los años 80
Alijo de droga intevrenido en Andalucía en los años 80 - ABC
Los papeles de la CIA

Los espías americanos, tras la droga en Andalucía

Informes secretos del Gobierno americano diseccionan el tráfico de drogas en la costa andaluza y el Estrecho

SevillaActualizado:

Los servicios de inteligencia de la CIA no son los únicos que tenían a Andalucía bajo estrecha vigilancia. También la DEA -la agencia antidrogas de Estados Unidos- tenía agentes en la comunidad que informaban regularmente de todo lo que pasaba en Andalucía. No se les escapaba ni un detalle. Ni el más pequeño. Si en Ceuta se instalaba un escáner de rayos X, en Washington lo sabían. Si llegaban a Málaga coches alquilados con droga dentro, en Washington lo sabían. El nivel de detalle es asombroso.

Según un extenso informe de este departamento antinarcóticos americano al que ha tenido acceso ABC, España era una de las grandes preocupaciones del Gobierno americano en cuanto al tráfico de drogas. El documento, fechado a finales de los 80, que explica en sus primeras páginas que los datos solo deben distribuirse entre personal de confianza y que luego debe ser «destruido o quemado», arranca con un resumen de la situación: «En los últimos años, España se ha convertido en un importante país para el tráfico de cocaína así como heroína y hachís».

En el análisis de cómo entra la droga en el país, Andalucía es una de las referencias más frecuentes de los agentes de inteligencia que redactaron el informe. Así, ya en la página tres, el documento establece que «Gibraltar es usada por los traficantes de forma regular como punto de abastecimiento» de los narcos y que Málaga es «uno de los centros lavado de dinero» para los traficantes de droga «junto a Gerona, Barcelona o Castellón».

Sevilla y Cádiz

El resto de las provincias andaluzas no escapan del radar del Gobierno de Estados Unidos. Así, «Sevilla, Cádiz y Córdoba -establecen los servicios de inteligencia americanos- son los centros de mayor crecimiento en el cultivo de opio». En este caso, el documento habla de cultivo legal de la droga. «España es el cruce de caminos ideal para las drogas, especialmente la cocaína», establece el informe.

El hachís merece un capítulo aparte para los agentes de la DEA en Andalucía. Entonces, igual que hoy, el tráfico de esta droga en el Estrecho era un problema mayúsculo para el Gobierno de Estados Unidos. Y lo tenían perfectamente analizado. «El hachís marroquí se transporta por embarcaciones de pescadores. Los botes llegan a las zonas costeras más despobladas donde desembarcan la droga, que es enterrada en la playa. Al día siguiente, otros miembros de la organización recogen el hachís, lo cargan en coches y lo llevan a lugares seguros».

Igual que en 2019

El relato de los hechos podría, perfectamente, haberse hecho hoy día, cambiando las embarcaciones de pescadores por las rápidas planeadoras que usan actualmente los narcos en la zona. El narcotráfico en la zona del Estrecho de Gibraltar -al que se suma el de tabaco y de personas- es una realidad que ya reflejaban los americanos en sus informes de inteligencia de finales de los años 80, pero que en 2019 sigue de plena actualidad

El informe especial sobre drogas en Andalucía y el resto de España del Gobierno americano es muy específico en cuanto a los «puntos calientes» del narcotráfico. El conocimiento que la DEA y la CIA tienen sobre cómo los narcos meten cocaína, heroína y hachís en Andalucía es asombroso. «La instalación de una máquina muy eficiente de rayos X en Ceuta ha provocado el decrecimiento del tráfico de forma significativa», explican los agentes, que también indican que los traficantes suelen pasar por el puerto de Algeciras con la droga metida «en huecos del cuerpo».

Hay más. «Interpol indica que 600 kilos de hachís de Marruecos fueron intervenidos en Málaga y la droga fue enviada [a Málaga] a través de coches de alquiler en Ferry».

Heroína en La Línea

La heroína, una droga que cayó en desuso con los años, estaba cuando se redactó el informe, en pleno auge. Andalucía era, como en el resto de los estupefacientes, uno de los principales puntos de entrada. Y el Gobierno americano era consciente. «La heroína entra en España a través de Marruecos, por lo que la ciudad de la Línea de la Concepción tiene uno de los ratios más altos de consumo de España», indican los agentes de la DEA. «Málaga, localizada en la Costa del Sol -sigue el documento- se ha convertido también en uno de los principales puertos de entrada de heroína en España».

Al Gobierno de EEUU no se le escapaba nada. Ni las rutas, ni las incautaciones ni las formas que los narcos usaban para meter droga en Europa vía Andalucía. De hecho en el informe no solo hay datos. También se incluyen mapas con las rutas de la droga hasta Andalucía y tablas detalladas con todas las incautaciones de estupefacientes. Y aún más. La DEA en su información a Washington aclara también el precio de la droga al por mayor y también lo que cobran los camellos en la calle. Nada escapa a EEUU.