Fernando Villén, exdirector de la Faffe en los juzgados
Fernando Villén, exdirector de la Faffe en los juzgados - Rocío Ruz
Tribunales

El exdirector de la Faffe enchufó a un exalcalde del PSOE que no iba a trabajar y cobraba 4.000 euros

Fernando Villén ve rentable que le pagaran ese sueldo al mes por gestionar sólo dos convenios en cinco años

SevillaActualizado:

Antonio Torres, que fue alcalde socialista de la localidad sevillana de Lebrija durante 24 años, estuvo durante ocho años en nómina de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) y, tras su extinción en mayo de 2011, se integró en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE). Tras perder la Alcaldía en 2003, Torres fue fichado por el exdirector de la Faffe, Fernando Villén, como «director de Asuntos Exteriores» de la extinta fundación de la Junta para dar formación a los parados andaluces. Varios testigos ratificaron ayer en el juzgado que no iba a trabajar a la sede de la extinta Fundación y no recuerdan que interviera en la gestión de ningún proyecto europeo.Los testigos y Villén comparecieron en dos piezas separadas del caso Faffe que investiga las irregularidades en las contrataciones de Torres y del exregidor sevillano del PSOE en Montellano, Francisco Aguilera Acevedo.

Durante el interrogatorio de la Fiscalía, Fernando Villén, que era secretario de Empleo en la ejecutiva del PSOE andaluz, admitió que partió de él fichar a Torres, que estaba al frente de la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir, porque durante una visita éste le manifestó que estaba buscando trabajo. Así que le comunicó su contrato al patronato de la fundación y al presidente del mismo, el entonces consejero de Empleo Antonio Fernández. Aseguró que le hizo un contrato indefinido porque era una condición que puso y cobraba 4.000 euros al mes.

Un 20% de ingresos anuales

En su comparecencia en presencia de la juez María Núñez, defensas y acusaciones, el exdirector de la Faffe justificó su fichaje para captar subvenciones de la Unión Europea por sus extraordinarios conocimientos sobre la materia, ya que a Villén le habían encargado obtener fuera de la fundación un 20% de los ingresos anuales.

Villén respondió que el trabajo de Torres fue rentable, a pesar de que el fiscal le recordó que en cinco años sólo llegaron a firmarse dos convenios «con participación dudosa» del exregidor con Instituciones Penitenciarias y el Ministerio de Defensa, con vistas a financiar la actividad de la fundación. El exdirectivo de la Faffe justificó que no acudiera a trabajar, como cualquier empleado, a la sede del ente público alegando que él no tenía despacho y que realizaba una actividad comercial. Explicó que sólo acudía un mes a despachar con él. Este ex alto cargo de la Junta contestó que su sueldo no era excesivo a preguntas del fiscal.

El máximo responsable de la Faffe, investigado en ambas piezas al igual que los exregidores, negó que gestionara el contrato del exalcalde de Montellano. Agregó que no sabía a qué se dedicaba éste, entre otras razones, porque «había 400 personas trabajando sólo en una planta» de la sede.