Manuel Chaves y José Antonio Griñán en la Sala de la Audiencia de Sevilla
Manuel Chaves y José Antonio Griñán en la Sala de la Audiencia de Sevilla - EFE/Jose Manuel Vidal
CASO ERE ANDALUCIA

«La Fiscalía quiere tener más oportunidades que El Platanito en el caso ERE»

Las defensas de los acusados cargan contra Anticorrupción por pedir que se delimite el objeto del juicio

SEVILLAActualizado:

Las defensas de los acusados en el juicio del caso ERE han salido en tromba este martes contra la Fiscalía Anticorrupción por pedirle al tribunal que juzga a 22 ex altos cargos de la Junta de Andalucía que delimite el objeto de enjuiciamiento. La disyuntiva que se plantea es si el tribunal de la Audiencia de Sevilla va a enjuiciar a los acusados, entre ellos los expresidentes socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán, por instaurar y mantener un procedimiento opaco para repartir 855 millones de euros en ayudas entre empresas o si además va a juzgarlos por su participación en la concesión de ayudas individuales de forma aislada, que se investigan en diligencias distintas a la llamada pieza política desgajada de la macrocausa que se está juzgando.

José María Mohedano, abogado de Griñán y del exdirector general de Presupuestos Antonio Vicente Lozano, aseguró que la iniciativa de dividir la causa de los ERE en piezas separadas fue de la propia Fiscalía Anticorrupción, situación que ha generado la disyuntiva jurídica que ahora plantea en el juicio.

Dentro de la sesión, que está dedicada a rebatir las cuestiones previas de las partes, las defensas han hecho causa común contra el Ministerio Público para que el tribunal rechace este planteamiento porque, a su juicio, genera indefensión e inseguridad jurídica a los acusados y además el tribunal es incompetente para reinterpretar lo dicho por el juez instructor en el auto de PROA.

«Da la impresión de que lo que pretende la Fiscalía es tener más oportunidades que El Platanito y si aquí no lo consigue, quiere hacerlo a través de las piezas separadas», ha ironizado Manuel Pérez Cuajares, abogado del exdirector general de Trabajo Juan Márquez, aludiendo al torero Blas Romero, quien a pesar de ser un torero muy malo, conseguía vender entradas que la gente pagaba para mofarse de él.

Sobre este eje han girado las críticas de las distintas defensas contra la acusación representada por la Fiscalía después de que la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla estableciera que un ex alto cargo encausado en la pieza política –que engloba todas las ayudas concedidas concedidas por la Consejería de Empleo- no puede ser enjuiciado por cada una de las ayudas en que participaron de forma individual porque generaría una duplicidad de procesos.

Juan Carlos Alférez, letrado del exdirector general de la agencia IDEA Jacinto Cañete, ha recordado que la Fiscalía no recurrió el auto de procedimiento abreviado dictado el 31 de mayo de 2016 por el juez Álvaro Martín que estableció el alcance del juicio de la pieza política. A su juicio, la Fiscalía tiene «la pretensión insostenible de querer corregir el error de la acusación por un afán desmedido acusatorio» y lamentó «el calvario y tortura procesal» al que se quiere someter a su defendido, obligado a comparecer en 124 juicios, tantos como ayudas concretas en las que intervino.

Adolfo Cuéllar, que defiende al ex secretario general técnico de la Consejería de Empleo Francisco Javier Aguado Hinojal, ha lamentado que a estas alturas el Ministerio Fiscal «nos dice que no sabe de qué acusa. ¿En qué situación se encuentran entonces las defensas?». Añadió que tal petición al tribunal deja a esta acusación «por los suelos».

En esta misma tesis incidió Miguel Delgado, que representa al exdirector general de la agencia IDEA Miguel Ángel Serrano. Sostiene que lo que persigue Anticorrupción es «un triple salto mortal con doble vuelta y tirabuzón».