Visitantes en la Feria de Abril
Visitantes en la Feria de Abril - ABC
Caso Faffe

La fundación de empleo de la Junta de Andalucía pagó «facturas falsas» de comidas en la Feria de Abril

La Guardia Civil pregunta a testigos por el abono de multas de tráfico, cubatas y joyas con dinero de las cajas de la Faffe, que se suman a los pagos en burdeles

SevillaActualizado:

El caso Faffe, las siglas de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, no se agota en los pagos reiterados (31.969 euros en total) en prostíbulos con tarjetas corporativas del director de esta extinta entidad pública, Fernando Villén Rueda. La fundación Faffe, creada en 2003 por la Junta de Andalucía para formar a los desempleados en la comunidad con más paro de España, pagó también regalos de joyería, fiestas regadas con alcohol y chupitos, multas de tráfico por saltarse los controles de velocidad, cestas de bebé, compras en el supermercado y comidas en la Feria de Jerez de la Frontera y en la de Sevilla.

La factura de este último ágape, que asciende a 2.514,50 euros, nunca fue emitida por el responsable del catering de la caseta donde supuestamente comieron cargos de la Faffe, según declaró a la Policía Judicial el propio hostelero.

La Guardia Civil, encargada de la investigación, revela todos estos pagos de dudosa justificación como gastos de representación durante una ronda de interrogatorios realizados a distintos extrabajadores adscritos a la Dirección Económica Financiera de la Faffe y supuestos proveedores.

Sus testimonios fueron aportados ayer por el PP andaluz a los medios de comunicación y forman parte del sumario de la investigación que lleva a cabo la juez de Sevilla María Núñez Bolaños sobre la supuesta utilización indebida de las tarjetas bancarias asociadas a las cuentas de la fundación.Las subvenciones para cursos de formación de la Junta y de otras administraciones son su principal fuente de financiación.

El PP denuncia que la Faffe funcionó como «un cajero automático» al servicio del PSOE durante años

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Benemérita se basan en los apuntes contables de las once cajas que llegó a manejar la fundación, que son objeto de un atestado que está elaborando a instancias del juzgado donde se especificarán las facturas de estos gastos y su importe total. En estas primeras pruebas testificales aflora un delito nuevo, la supuesta falsificación documental, que se sumaría a los tipos penales de prevaricación y malversación de fondos públicos que se están investigando.

La secretaria general del PP andaluz, Loles López, denunció que de estas declaraciones se deduce algo «muy grave»: la propia administración pública pudo emitir «facturas falsas» que «además se pagaron con el dinero» destinado a los parados andaluces. Para la dirigente popular, estas «comilonas», consumos en bebidas espirituosas y artículos de joyería son «la punta del iceberg» de una praxis que convirtió a la Faffe en «un cajero automático al servicio del PSOE».

Feria de abril

Las alarmas han saltado por una factura de una comida por importe de 2.514,50 euros donde figura el responsable de la empresa de catering de la caseta de UGT y de la empresa municipal Emasesa en la Feria de Abril, pero que éste no reconoce como propia en la declaración policial que prestó el 29 de enero pasado. La factura está fechada el pasado 18 de abril de 2008 —cinco semanas después de las elecciones autonómicas que vuelve a ganar el PSOE— y la comida se justifica como «coordinación de proyecto».

Las cajas de la Faffe tenían un límite de gastos que era de 1.500 euros, salvo la caja central, que tenía una provisión de fondos de 3.000 euros. A los agentes no se les pasó por alto algunos detalles: no lleva firma ni sello. Un total de 514,50 euros se habían abonado mediante transferencia bancaria y los 2.000 restantes en efectivo.

El responsable hostelero manifestó que «nunca ha facturado a la citada fundación, que nunca ha cobrado la citada factura y que esa factura no ha sido emitida» por él, según recoge el acta de su declaración. Explica que la factura está incompleta, ya que «no especifica el número de comensales, así como el precio de cada uno, ni los productos consumidos ni posee el sello y la firma suya», a pesar de que él era el único autorizado para emitir la factura. Es más, nunca tuvo a la Faffe como proveedor. Otros documentos de la caja revelan que, ocho días después, hubo una devolución de 2.000 euros, pero que la numeración de las cajas no seguía un orden cronológico.

La Guardia Civil le mostró otros cinco tickets con el concepto de «almuerzo». El empresario advierte de que la firma que aparece en los mismos no es la suya ni éstos procedían de la caja registradora de sus establecimientos. «Son totalmente falsos», concluye. El adjunto a la Dirección Económica de la Faffe relaciona esta factura con una visita de comisarios europeos relacionada con el plan de formación de los extrabajadores de la fábrica Delphi.

Gastos «anormales»

En sus interrogatorios a encargados de contabilidad de la fundación, que fue disuelta en el año 2011, los investigadores preguntan por otros apuntes contables y por su imputación a subvenciones. Otro testigo considera «anormal» que se pagaran comidas por importes de 1.053,945 y 893 euros a Fernando Villén «sin presentar su justificación». Recuerda que se pagaron multas de tráfico (por sobrepasar la velocidad o aparcamiento indebido) a conductores de los directivos.

Entre los asientos contables figura un ticket de 225 euros en «chupitos, ponche lima» y distintas marcas de ron y güisqui emitido por la discoteca Monet de Málaga. Uno de los administrativos reconoce que esta factura no debía haberse pagado y aún menos debía imputarse a ayudas.

A través de los testimonios, los agentes concluyen que no fue el exdirectivo Fernando Villén, como éste declaró en el juzgado, quien llamó al banco para anular la tarjeta oficial un día después de realizar 15 pagos por importe de 14.737 euros en una sola noche en el club de alterne sevillano Don Angelo. La llamada la realizó el adjunto a la dirección económica para denunciar un supuesto robo. ABC contactó ayer con la defensa de Villén, que rehusó hacer declaraciones.