Juan Marín y Juanma Moreno en el Parlamento andaluz
Juan Marín y Juanma Moreno en el Parlamento andaluz - J. M. SERRANO

El gobierno del cambio en Andalucía: Hacienda para el PP y Empleo para Ciudadanos

Fuentes de la negociación avanzan la estructura del nuevo Ejecutivo en Andalucía, aunque desde ambos partidos esquivan confirmar el reparto de áreas

SevillaActualizado:

El acuerdo de gobierno para el cambio en la Junta de Andalucía avanza a buen ritmo, según desvelaron ayer el PP y Ciudadanos en sendas declaraciones. El pacto, según fuentes de la negociación, supondría que, como se esperaba, Juanma Moreno (PP) se haga con la Presidencia de la Junta, mientras que Juan Marín (Ciudadanos) se haga cargo de la Vicepresidencia.

En esta estructura de gobierno -que no es definitiva y que está en negociaciones-, con un total de diez consejerías, Ciudadanos se haría con Economía, Empleo, Educación e Igualdad. Para el PP quedarían Sanidad, Hacienda, Administración Pública y Agricultura. Aunque esas serían las áreas temáticas del gobierno entre PP y Cs, no está claro que se organicen de esa forma en consejerías o las atribuciones de cada departamento.

Además de esta estructura, ambos partidos han llegado ya a un acuerdo para reducir entre un 40 un 50 por ciento el número de delegaciones territoriales en Andalucía. Y, como prometieron ambos en campaña y reflejaron en el acuerdo programático de 90 puntos, también recogen la necesidad de eliminar la «administración paralela» que montó el PSOE durante sus 36 años de Gobierno al frente de la Junta.

Aunque esa es la información que hay sobre la mesa, desde el PP desmienten categóricamente que haya cerrado ya un reparto de consejerías. Se centran en la negociación sobre la estructura del nuevo Ejecutivo andaluz, que, creen, se podrá presentar esta semana y, en todo caso, «el fin de semana se repartirían las consejerías». Igual de cautos son desde Ciudadanos, donde solo indican que «no hay acuerdo total todavía», puesto que «se sigue negociando».

Pese a que de momento este reparto podría cambiar al no haberse firmado la totalidad del acuerdo de Gobierno entre PP y Ciudadanos, la división de áreas de gobierno cuadran con las intenciones de ambos partidos durante la campaña. Así, desde el PP siempre aseguraron que no querían desprenderse de Hacienda. Fuentes del partido siempre han reconocido que quien maneja ese departamento tiene un extra de poder. «Todos los consejeros tienen que acabar llamando al de Hacienda para saber si se puede o no se pueden llevar a caso sus proyectos» explica un alto cargo del PP. Con el control de la Presidencia de la Junta en la persona de Juanma Moreno y de la Consejería de Hacienda, los populares se garantizan tener amarrado San Telmo.

Sanidad y Agricultura

Para el PP quedaría además Sanidad, que, pese a que es el departamento con mayor presupuesto de la Junta de Andalucía, ha sido en los últimos años una fuente inagotable de quebraderos de cabeza para el PSOE. Las mareas blancas contra la fusión de hospitales de Granada y Huelva (que conseguieron no solo parar ese proceso sino también acabar con el consejero Aquilino Alonso), las huelgas de médicos, las quejas sobre la subasta de medicamentos, el estado de saturación de las Urgencias, la Atención Primaria, que reclama inverisiones y más personal... Aunque el PP seha mostrado siempre cercano a las reivindicaciones de los sanitarios, Salud puede convertirse en un caballo difícil de montar para los populares.

Especial lógica en este reparto tiene que los de Juanma Moreno se queden con Agricultura. Ya en campaña el PP anunció que su intención era hacer un guiño al medio rural creando una Vicepresidencia de Agricultura y Pesca. Aunque el departamento no tendrá ese rango, los populares se hacen con esa área de gestión que ambicionaban desde antes de las elecciones.

Si el PP tiene la llave del dinero, en Ciudadanos han querido quedarse con la Vicepresidencia que se encargará de acabar con la administración paralela de la Junta. Fue una promesa de Juan Marín durantela campaña, que, además, recogieron los naranjas y los populares en su acuerdo programático de medidas urgentes para los primeros cien días de gobierno.

También para los de Marín será Igualdad, una consejería que puede dar algunos quebraderos de cabeza puesto que ahora mismo recoge en su estructura el Instituto Andaluz de la Mujer y de este departamento dependen las leyes de protección de las mujeres ante el maltrato, punto especialmente polémico para los de Vox.

Dudas en Economía

El reparto de consejerías suscita, al no haberse cerrado la negociación, muchas dudas. Una de ellas tiene que ver con el área de Economía, que es de capital importancia. En este campo hay más incertidumbres que certezas puesto que, aunque se intuye que Economía será para Ciudadanos y Hacienda para el PP, no se sabe de momento qué pasará con departamentos tan relevantes como Fomento que no se sabe en qué consejería encontrará encaje.

Mientras PP y Cs cierran los flecos de su negociación y la estructura del nuevo gobierno andaluz, el interés se centra ya en los nombres de quienes se harán cargo de las consejerías. Para carteras de gran peso precisamente en el área económica se habla de algún exministro del PP que aún no habría cerrado su respuesta de incorporarse a la Junta y apura las horas para dar el sí (o el no) a Moreno y Marín. En el mismo caso están gestores de reputado prestigio a quienes fuentes de la negociación explican que se habría tanteado para que se incorporen a la Junta, aunque aún no hay una respuesta.