El vicepresidente la Junta, Manuel Jimenez Barrios
El vicepresidente la Junta, Manuel Jimenez Barrios - VANESSA GÓMEZ

Gómez de Celis pide a la Junta de Andalucía «comprensión mutua» con los imigrantes

Antonio Sanz denuncia que el PSOE bloqueó el centro que ahora plantea en Motril

ALGECIRAS/SEVILLAActualizado:

Los desencuentros entre el Gobierno central de Pedro Sánchez y la Junta de Andalucía por la gestión de la inmigración en la comunidad autónoma tuvieron ayer un nuevo episodio de cruce de declaraciones entre el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y el vicepresidente del Gobierno andaluz, Manuel Jiménez Barrios. Una polémica a la que se sumó el presidente del PP de Cádiz, Antonio Sanz, exdelegado del Gobierno.

Así, Gómez de Celis, pidió «comprensión mutua» a la Junta de Andalucía en la crisis migratoria, ya que aseguró que no se trata sólo de un problema exclusivo del Gobierno andaluz «sino también, en conjunto, para el Gobierno, por lo que nos afecta a todos».

Gómez de Celis apeló a la comprensión de la Junta «porque el Gobierno no elige el lugar de llegada de los 20.000 migrantes que han venido a la costa andaluza, territorio que no es su objetivo, puesto que Andalucía es un lugar de tránsito para ellos hacia otros lugares de Europa», indicó en una rueda de prensa en Algeciras, una de las poblaciones del Campo de Gibraltar más sacudidas por la inmigración irregular.

Además, reiteró los reproches al anterior Gobierno por su falta de previsión ante este problema, como ya ha hecho en reiteradas ocasiones también el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska: «Si en 2016 llegaron a la costa andaluza 8.000 migrantes, en 2017 lo hicieron unos 22.000, casi el triple. Cuando nosotros llegamos al Gobierno hace 60 días y nos encontramos que no tenemos absolutamente nada».

M.Jiménez Barrios

Pese a ello, indicó que en 60 días, el Gobierno ha generado, a través del Ministerio de Trabajo, un plan urgente dotado con 30 millones de euros para apoyar a la Cruz Roja en su labor humanitaria con estas personas y ha creado el Centro de Atención Temporal a Extranjeros (CATE) de Crinavis, en San Roque, con una dotación de 3,5 millones.

«La Junta debe entender que estamos actuando», abundó el delegado del Gobierno, que no obstante, reconoció que la solidaridad debe imperar en la acogida de menores extranjeros no acompañados, como viene reclamando la administración andaluza: «La solidaridad con respecto a los menores extranjeros no acompañados debe ser compartida por parte de las comunidades autónomas y así lo ha trasladado la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio».

Antonio Sanz

Pero estas palabras no fueron suficientes para el Gobierno andaluz. Jiménez Barrios insistía ayer en mantener el pulso al Gobierno de Pedro Sánchez. «Somos conscientes de que el anterior Gobierno del PP actuaba sin previsión e improvisaba en estos asuntos. Ahora tenemos un Gobierno más comprometido y debe entender que no parece coherente ni sostenible que se acerquen barcos a los puertos con menores a bordo y al mismo tiempo se afirme que ni hay recursos ni posibilidades de repartir la responsabilidad de éstos entre las comunidades por falta de consenso entre ellas», ha lamentado.

El vicepresidente de la Junta recuerda que desde el 1 de enero hasta el 31 de julio han llegado a las costas andaluzas más de 3.700 menores y ha destacado el «enorme esfuerzo para atenderlos» realizado por el Gobierno andaluz. «Sería un magnífico ejemplo para la Unión Europea, que aquí todas las comunidades pudiéramos colaborar para solucionar este asunto».

Incoherencia

También se pronunció ayer sobre este asunto el exdelegado del Gobierno y presidente del PP de Cádiz Antonio Sanz. «El Gobierno central ha anunciado un nuevo Centro de Acogida Temporal de Inmigrantes en Motril y justo antes de la moción de censura a Rajoy, el PSOE puso todas las zancadillas posibles para que este centro, que estaba previsto en una antigua zona militar, no se construyese. Lo mismo ocurrió con el nuevo Centro de Internamiento de Extranjeros, CIE, de Algeciras. Queríamos hacer uno moderno, avanzado y social pero el PSOE nos lo impidió. Las obras están paralizadas y no sabemos qué va a pasar». «Aseguraban que el PP no hacía política de inmigración, pero lo cierto es que el PSOE nos la boicoteaba y ahora se dan cuenta de que hay muchas cosas que no hay más remedio que llevar a cabo».

El dirigente del PP anunció que su partido va a pedir la convocatoria de la Diputación Permanente en el Parlamento andaluz para que el Ejecutivo andaluz dé explicaciones sobre su política migratoria. «Hay graves críticas y descoordinación entre la Junta y el Gobierno de Pedro Sánchez que ha dejado tirada a Andalucía y le da la espalda en un asunto tan grave como este».

Al margen de las polémicas políticas, la situación en las costas andaluzas seguía siendo similar a las de días anteriores. Salvamento Marítimo rescató en el Estrecho de Gibraltar a 93 inmigrantes, entre ellos 40 menores, un bebé y una mujer siria, cuando intentaban alcanzar las costas españolas a bordo de cuatro pateras.