José Antonio Griñán, este jueves en su comparecencia en el Senado
José Antonio Griñán, este jueves en su comparecencia en el Senado - EP
Comparecencia en el Senado

Griñán pasa por la comisión de investigación sin contestar ninguna pregunta sobre corrupción en la Junta

El expresidente andaluz asegura que no declara para no perjudicar su defensa en el juicio del caso ERE donde está acusado

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán (2009-2103) elude responder en la comisión de investigación sobre la financiación de partidos del Senado donde estaba citado este jueves para declarar, a tres días de las elecciones andaluzas de próximo domingo, 2 de diciembre.

Griñán, que fue consejero de Economía y Hacienda cuando se cometió el fraude de los ERE por el que está siendo juzgado en la Audiencia de Sevilla, ha tomado la palabra al inicio de su comparecencia para adelantar que no iba a contestar las preguntas del portavoz del PP, Luis Aznar, para «no perjudicar» su posición en el juicio.

Según ha advertido el que fuera presidente federal del PSOE y secretario general del partido en Andalucía, «he de preservar mi derecho de defensa». Griñán se enfrenta a una posible pena de seis años de prisión y 30 de inhabilitación por prevaricación y malversación de fondos públicos. Está acusado junto a su antecesor en la Presidencia de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y 19 ex altos cargos más del Gobierno andaluz por diseñar e implantar un sistema «arbitrario y opaco» que comprometió 680 millones de euros en ayudas a empresas en crisis y prejubilados que «nunca debieron salir de la Junta», según le recordó Aznar.

Aclarada su disposición a no declarar, Griñán adoptó un papel de oyente durante su comparecencia, que se prolongó durante una hora, que se convirtió en un largo monólogo del representante del Partido Popular. Luis Aznar concluyó que «no se cree en España nadie» que «un reparto tan escandaloso de fondos públicos» como el que se produjo durante diez años en la Junta de Andalucía con los ERE irregulares «no se haya hecho a cambio de nada».

El portavoz del PP insistió una y otra vez esta convicción. «Resulta imposible creer que esta red clientelar creada a base de amenazar a los trabajadores de la Junta de Andalucía no tenga nada que ver con la financiación irregular del PSOE».

Aprovechó Aznar para arremeter contra Manuel Chaves, del que dijo que «hay que tener cara» para retar a esta Cámara a demostrar con pruebas que el PSOE se ha financiado irregularmente con los ERE. «No son sospechas, son realidades palpables» que, según dijo, han quedado acreditadas por la Fiscalía Anticorrupción, la Guardia Civil y las declaraciones de testigos e imputados en el proceso judicial.

El expresidente andaluz comenzó su breve intervención expresando su respeto por la Cámara Alta y recordando que ocupó un escaño en el Senado como representante de la Comunidad de Andalucía, al que renunció «tras mi imputación judicial» y «años antes de la apertura del juicio» por el procedimiento específico de reparto y pago de las ayudas. No lo dijo pero Griñán dimitió después de que Ciudadanos exigiera a Susana Díaz su renuncia y la de Chaves a cambio de facilitar su investidura como presidenta de la Junta en 2015.

Griñán ha asegurado que su situación judicial «influye necesariamente» en su comparecencia en el Senado y ha ironizado con el hecho de que sea citado poco antes de que se abran las urnas en Andalucía: «He de pensar que no se me ha convocado porque dentro de tres días son las elecciones».

En su escueta intervención, el ex alto cargo y ex senador ha señalado que el PP ejerce la acusación en la causa de los ERE y «ha pedido mi condena» mientras que su abogado aún no ha presentado su informe final en el juicio. Dicha acusación «ha sido promovida e impulsada por los secretarios generales del PP que forman parte del grupo popular en el Senado», dijo en referencia a Antonio Sanz. «Ésta es la única intervención que voy a hacer en esta comisión. Hasta aquí mis palabras y no diré ninguna más».

Griñán tuvo que escuchar en la sala durante su comparecencia en el Senado la grabación destapada por ABC en la que se puede oír cómo el director de Mercasevilla, Fernando Mellet, y su director adjunto están pidiendo una comisión a los empresarios del grupo hostelero La Raza a cambio de recibir una ayuda autonómica. Les explican que, de las subvenciones que se reciben -en su caso 900.000 euros- hay de destinar una parte «adonde la Junta en cada momento nos dice».

En aquel encuentro que se produjo en 2009 se recogen declaraciones tan llamativas como la siguiente: «La Junta nos dice esto es para los niños saharauis, y yo me creo que es para los niños saharauis. Pues serán para carteles de Felipe González, pero yo me creo que es para los niños saharauis, y nos imponen una serie de condiciones», asegura en la grabación Ponce, que mantiene que la Administración autonómica «tiene normalmente un esquema de funcionamiento muy simple: yo colaboro con quien colabora».

Durante la comparecencia del expresidente también se pusieron las grabaciones de una reunión con trabajadores de la delegada de Empleo de la Junta de Andalucía en Jaén, Irene Sabalete, en víspera de las elecciones andaluzas de 2012 donde Griñán se presentaba como candidato. El PSOE andaluz veía amenazada su hegemonía y la ex alto cargo lanzó un mensaje directo a sus empleados: «Lo tengo que decir muy claro; si no ganamos las elecciones, vosotros no vais a seguir trabajando en la Junta de Andalucía. Os quiero a todos en la calle haciendo campaña por el PSOE». «Os quiero a todos en la calle. Esto es lo que más se parece a los testigos de Jehová», añadió Sabalete.