El exdirector general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero
El exdirector general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero - EFE

CASO ERE ANDALUCÍAFrancisco Guerrero quitó importancia a los intrusos cuando estalló el caso ERE: «Son cuatro maromos»

Rofa, ex asesora técnica de la Dirección de Trabajo, afirma que el ex alto cargo llamó a una trabajadora para quitar importancia a las irregularidades

SEVILLAActualizado:

La antigua asesora de la Dirección General de Trabajo María José Rofa ha declarado este martes en el juicio de la pieza política del caso ERE que Francisco Javier Guerrero llamó a una antigua trabajadora suya en este departamento, Rocío Reyes, cuando se descubrió el primer intruso en un ERE subvencionado por la Junta de Andalucía a la empresa Mercasevilla para quitarle importancia.

Quien fuera director general de Trabajo entre 1999 y 2008 le dijo que «eso eran cuatro maromos y que no se preocupara», contó esta testigo clave en la investigación de las prejubilaciones trucadas. Rofa aseguró que grabó con su móvil esta conversación en pleno trabajo de revisión de los expedientes de ayudas encargadas que se realizó el fin de semana del 20 y 21 de noviembre de 2010 en la sede de la Dirección de Trabajo tras salir en la prensa que había un intruso en el ERE de Mercasevilla, que cobró la ayuda sin haber trabajado en la empresa.

Esta revisión, realizada en medio de un gran secretismo, fue ordenada por el entonces consejero de Empleo, Manuel Recio, y su director general de Trabajo, Daniel Alberto Rivera para conocer si había otras «incongruencias» en los expedientes de ayudas. Ambos fueron exculpados de la pieza política del caso ERE.

En este juicio, que se celebra en la Audiencia de Sevilla, están acusados 22 ex altos cargos de la Junta de Andalucía, entre ellos Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Rofa ha asegurado que ambos expresidentes conocían cómo se gestionaban las ayudas investigadas en el caso ERE y que la decisión de conceder muchas provenían de «distintos miembros del Gobierno» porque el exdirector general no se metía en todos los «charcos» de las ayudas.

En su testimonio ante el tribunal, Rofa, que está investigada en la pieza separada del caso ERE sobre las ayudas a A Novo Comlink, ha recordado, por ejemplo, que había una gran «tensión» cuando las irregularidades ocuparon la primera plana de los periódicos. Aseguró que Recio y Rivera «se metieron en una reunión y se escuchaban las voces desde afuera, se ve que estaban discutiendo».

Entre la información recabada durante esta inédita revisión «encontramos un pósit de Saldauto», cuyo ERE contaba con tres intrusos. Además, el exdirector Rivera «tenía un expediente de González Byass», la bodega jerezana que presentó un ERE subvencionado donde figuraba el exconsejero de Empleo hasta 2010, Antonio Fernández. «Rivera me preguntó si sabía que el exconsejero estaba metido en el ERE», relató Rofa. Más tarde, a través del DNI se supo que figuraba el consejero.

Rivera, crispado por la inclusión del exconsejero Fernández en un ERE: «Ya sabemos por qué este pollo no sale del Parlamento»

La testigo escuchó una conversación telefónica donde Rivera afirma «ya sabemos por qué este pollo no sale del Parlamento», en alusión a su situación de aforado como diputado autonómico.

La exasesora ha lamentado que el cambio de sistema de concesión y pago en las ayudas investigadas en los ERE para mejorar su control se podía haber hecho antes porque era una cuestión de voluntad política, pero «la Junta no ha reaccionado hasta que surgió el tema de los intrusos y yo como técnico digo, a buenas horas», ha señalado a preguntas del abogado de Fernández sobre si creía que de haberse detectado antes el tema de los intrusos se hubiera reaccionado, ha dicho: «No me cabe la menor duda».

Respecto a la inclusión de Fernández en el ERE, Rofa, a preguntas del letrado del PP, ha respondido que tuvo una conversación con Rivera y le dijo que como trabajador en excedencia de González Byass cabía la posibilidad de que estuviera incluido, porque formaba parte de la plantilla de la empresa.

Fernández, que está encausado en este juicio, declaró que renunció a la ayuda: «Yo siempre dije que no quería la póliza y no firmé ningún documento».