Isabel Balbín, nueva viceconsejera de Empleo de la Junta de Andalucía
Isabel Balbín, nueva viceconsejera de Empleo de la Junta de Andalucía - ABC
Gobierno del Cambio

Así es Isabel Balbín, la nueva viceconsejera de Empleo que perdió el sueño por el fraude de la formación

La «número dos» de la Consejería contó en un vídeo que su familia pasó «miedo» por tirar de la manta de las irregularidades

SevillaActualizado:

La corrupción quitó el sueño a la nueva viceconsejera de Empleo de la Junta de Andalucía, Isabel Balbín Luque. Esta funcionaria, directora de Programas Especiales de la Tesorería de la Seguridad Social en Málaga, pasó más de un año sin pegar ojo tras descubrir un reguero de irregularidades en las ayudas para cursos de formación concedidas por el Servicio Andaluz de Empleo.

Fue la primera en dar la voz de alarma sobre el supuesto fraude en los cursos para parados de la Junta de Andalucía. Esta abogada de Ciudadanos tiró de la manta del caso Edu, la investigación llevada a cabo por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía que convulsionó la política andaluza en la Semana Santa de 2014. En 2015 tanto Isabel Balbín como la que fuera directora de la Tesorería de la Seguridad Social en Málaga y actual consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco Eguren, fueron galardonadas con la Cruz al Mérito Policial por sus actuaciones en la lucha contra el fraude.

Tan pronto como detectó una red de empresas «caza subvenciones», desde su oficina en la Tesorería de la Seguridad Social, la funcionaria se puso en contacto con la Junta de Andalucía para comunicarle sus pesquisas. «Y nos contestaron: ¿qué competencia es la estábamos nosotros invocando para meternos en sus asuntos?». A la vista de cómo se tomaron el asunto, Isabela, como la llaman sus amigos, no se lo pensó dos veces. Cumpliendo su labor de funcionaria, denunció el caso a la unidad de Policía de la Seguridad Social. Fue así como surgió «el fraude más enorme y espectacular que se ha hecho en España».

Lo cuenta la propia Isabela en un vídeo que Ciudadanos difundió a través de las redes sociales en mayo de 2017. Isabel, técnica superior de administración en el organismo estatal, fue candidata por Ciudadanos al Senado en las elecciones generales de 2016, es abogada y funcionaria de la Seguridad Social en Málaga, donde ha trabajado codo con codo con la consejera Rocío Blanco.

Isabel Balbín tendrá que lidiar con los expedientes de reintegro de las ayudas de formación concedidas por los anteriores gobiernos socialistas, que ascienden a 149 millones de euros, de los que se ha recuperado una cantidad mínima.

En la citada entrevista, la viceconsejera de Empleo relató que fueron los propios funcionarios de la Seguridad Social los que le pusieron el nombre a la operación Edu, que se saldó con más de un centenar de detenciones y causas abiertas en distintos juzgados, muchas de las cuales fueron archivadas. En la Junta calificaron de «bluf» propagandístico el caso Edu. «El nombre lo elegimos nosotros por Educación y por dónde está Edu?», cuenta.

En la Junta no le hicieron caso cuando alertó de las irregularidades y le dijeron que por qué se metía en sus asuntos

«Nos dedicamos durante prácticamente ocho meses a recopilar datos», rememora Balbín. Asegura que el fraude era «burdo». Encontró «empresas que se acababan de constituir y acaban de dar de alta, cobran la subvención y se dan de baja inmediatamente. ¿Cómo le pueden dar tres millones de euros a una empresa que se acaba de constituir y cuya la administradora social está cobrando la renta activa de inserción? La Junta controlaba la normativa, la Junta controlaba el expediente, la Junta lo ha controlado todo», se pregunta.

Balbín confiesa que su familia ha tenido «miedo» por los posibles perjuicios y presiones que pudiera recibir por destapar el caso Edu. Aunque «llevaba un año y pico sin dormir» al detectar las irregularidades, esta funcionaria no se arrugó. «Estaba absolutamente decidida aunque perdiera mi profesión, aunque me mandaran al último rincón del mundo», porque «esto era vergonzoso». No sólo no ha perdido su profesión, sino que ha sido recompensada con un puesto desde donde puede evitar que la historia se repita.