El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre - ROCIO RUZ
ENTREVISTA

Jesús Aguirre: «Nunca habíamos tenido en España unos casos de listeriosis tan alarmantes»

El consejero andaluz de Salud defiende que han actuado con rapidez para atajar un brote sin precedentes que, estima, dejará entre 200 y 300 afectados

SevillaActualizado:

No ha sido una semana fácil para el consejero andaluz de Salud. El brote de listeriosis, que acumula 161 casos sólo en esta región, ha puesto a prueba, como ninguna otra crisis, la respuesta del sistema público sanitario.Para abordarlo, este médico especialista en Salud Pública prescribe su propia receta: «Los políticos hemos dado un pasito atrás para que los técnicos tomen las decisiones».Lejos de arrugarse ante las críticas hacia el retraso en la retirada el producto contaminado, Aguirre saca pecho: «Hemos sido bastante diligentes».

Desde que se activó la alerta sanitaria sobre la carne mechada de «La Mechá» el pasado día 15 están investigando cómo pudo contaminarse de listeria. ¿Seguimos sin saber cómo la bacteria llegó a este embutido?

Seguimos sin saberlo. El día 14 el Ayuntamiento de Sevilla, que tiene las competencias de inspección delegadas, nos confirmó que la carne contaminada era de «La Mechá». Ese mismo día pedimos la urgente paralización del producto y al día siguiente se emitió la alerta sanitaria. Se fue a la empresa. Se miró la trazabilidad y los comercios donde se había vendido para quitar de enmedio todo el producto. Se comprobó que en el proceso de horneado el interior de la carne llega a alcanzar 86 grados y a esa temperatura se destruye toda la listeria. Descartamos, por tanto, que viniera directamente de la carne. La contaminación debió de darse desde que terminó el horneado hasta el envasado. Ante el miedo de que se extendiera el foco, al no saber cómo se ha producido el contagio, hemos dado la orden de paralización cautelar de todos los productos que tiene la misma empresa. No obstante, las encuestas epidemiológicas realizadas hasta ahora a los 700 casos sospechosos nos orientan hacia un único producto: la carne mechada de «La Mechá».

A finales de julio se registraron doce casos de listeriosis en Sevilla y cuatro en Huelva. Pero hasta el día 7 de agosto no se extrajeron las muestras de la carne infectada en un comercio.

Desde 2003 a 2018, se producen entre 8 y 22 casos de listeriosis al año en Andalucía. En los últimos días de julio detectamos un aumento importante de casos salteados. Dimos la orden de vigilancia extrema y empezamos a hacer encuestas epidemiológicas. En agosto hubo un repunte. El primer caso de toxiinfección alimentaria lo vimos el 5 de agosto en Pilas. Se recogieron muestras de varios productos en la tienda y se llevaron al laboratorio. Pero el estudio del cultivo tarda unos días. Hasta entonces no pudimos orientarnos hacia un determinado producto.

¿Minusvaloraron el alcance del brote de listeriosis en aquel momento?

No, en absoluto. Estábamos muy expectantes. Las conversaciones que teníamos con Salud Pública y los epidemiólogos apuntaban a que se nos estaba colando algo y había que buscar por todos los lados. Sabíamos que el foco gordo lo teníamos en Sevilla, donde se había producido el 82% de los casos.

«Hemos tenido picos de asistencia a las urgencias que eran hasta cuatro veces el volumen normal»

¿Se vieron un poco desbordados?

Estábamos muy preocupados todos. Tuvimos que tirar de todo el mundo. Había que estar a saco contra el brote. Hemos tenido que reforzar las urgencias y la Atención Primaria. Hemos hecho el primer protocolo de abordaje de listeria. Lo hemos mandado al Ministerio y es el mismo que están aplicando las demás comunidades. Nunca habíamos tenido en España unos casos de listeriosis tan alarmantes y con tanto número de afectados. No se puede imaginar la cantidad de profesionales que han pospuesto sus vacaciones por esto.

¿Días después de la alerta aún había carne mechada contaminada sin inmovilizar?

Al Ministerio se le ha dado información continua sobre el protocolo y los lugares donde se había vendido la carne. Se le mandó toda la trazabilidad de la misma. El martes hablé largo y tendido con la ministra. Si ella lo cree oportuno, no me importaría ir a Madrid para explicar al resto de comunidades cómo estamos trabajando. Debemos remar todos en la misma dirección.

Hubo un retraso de cuatro días en la alerta y retirada del producto. Un informe interno de su departamento lo atribuía al laboratorio municipal que analizó las muestras. Se ha averiguado qué fue lo que falló. Usted reconoció «un desfase de dos o tres días».

Hombre, el desfase de dos o tres días no se habría producido si de primeras nos orientamos hacia la carne de «La Mechá» en lugar del producto de la empresa de Málaga.Hubo ese pequeño decalaje hasta que tuvimos la confirmación. Los técnicos que han analizado las muestras nos dijeron que nunca habían visto tal cantidad de colonias de listeria. Actuamos desde que tuvimos confirmación por teléfono cuando lo normal es que se espere a una confirmación por escrito para parar la actividad de una empresa. Pero nosotros estábamos tan agobiados que no quisimos esperar. Comparado con lo que han tardado en otros brotes en otros países, hemos sido diligentes, bastante diligentes.

¿Días después de la alerta aún había carne mechada contaminada sin inmovilizar?

Es posible. Es muy complicado porque tienes que ir tienda por tienda y tuvimos que poner a trabajar a un gran volumen de personal en todas las provincias, sobre todo en Sevilla. También se le comunicó a través del propio Ministerio a los comercios de otras regiones. Hemos intentado llegar a todos.

¿Cuántos kilos han retirado?

La Junta ha retirado más de 500 kilos y el Ayuntamiento de Sevilla también tiene cantidades enormes, aparte de lo que hayan retirado las demás comunidades autónomas.

¿Cómo se avisó a los bares que no compraron directamente al proveedor la carne mechada?

Muchos bares compraban directamente al proveedor (Magrudis), que ofrecía distintos productos y, además, tenían que ser buenos porque empezaron a operar en 2015 y su producción creció de forma importante. Han tenido la mala suerte de este contagio.

«Estábamos tan agobiados que no esperamos a un segundo informe. Fuimos bastante diligentes»

Las ventas de carne mechada se han desplomado en los bares y comercios. ¿Se ha desatado una histeriosis en torno a este embutido?

A mí me encanta la carne mechada. Y no hay que estigmatizar a todos sus fabricantes. Sí, como dice, hay histeriosis. Se ha creado una alarma social que nosotros, en parte, hemos provocado voluntariamente con una alerta. Lógicamente, prevalecía la salud pública y lo prioritario era quitar del mercado los productos de la marca «La Mechá».

¿Van a sancionar a la fábrica?

Se está evaluando si ha cumplido con las condiciones higiénico-sanitarias y si las inspecciones por parte del Ayuntamiento de Sevilla han sido las correctas. Si ha habido alguna anomalía, se le pondrá la sanción oportuna.

¿Sospecha que fallaron los controles del Ayuntamiento de Sevilla?

No lo sé. El primer control lo hizo la propia Consejería de Salud dentro del proceso de concesión de la licencia de apertura en 2015. Luego el seguimiento es competencia del Ayuntamiento.

¿Le ha hecho alguna recomendación el presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP), para abordar esta crisis?

El presidente está permanentemente informado y tiene confianza absoluta en el grupo asesor que tenemos montado. Los políticos tenemos que dar un pasito para atrás y poner los medios para que los profesionales y técnicos tomen las decisiones. Aquí todos hemos dicho, señores, alerta, y todos nos hemos puesto firmes. Con esta crisis se ha visto la buena gente que hay en la Consejería y el Servicio Andaluz de Salud.

«Tuvimos que tirar de todo el mundo y hemos pospuesto vacaciones del personal a octubre y noviembre»

¿Hay enfermos de listeriosis que no habían comido la carne de «La Mechá»?

No me constan. No encontramos cepas en los cuchillos de la empresa. Tampoco hemos encontrado contaminación cruzada a otros productos, aunque podía ser factible.

¿Han tenido que improvisar medidas de choque ante el repunte de las consultas en los ambulatorios y urgencias?

Se ha abierto un ala específica para embarazadas en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Se ha puesto una consulta en urgencias específica para todo el que tenga sospecha de listeriosis. Se ha reforzado el personal. Médicos de otras especialidades voluntariamente han bajado a las urgencias para ayudar a los pacientes. El trabajo del personal es meritorio. Se han pospuesto las vacaciones a octubre y noviembre y la gente lo comprende. Hemos tenido picos de asistencia a urgencias de tres o cuatro veces el volumen de un día normal. Estamos hablando de miles de pacientes al día en el Virgen del Rocío.

¿Han estimado cuál puede ser el alcance de este brote?

Calculamos que habrá unos 200 o 300 casos confirmados de listeriosis. No obstante, este brote responde muy bien al tratamiento con antibióticos. Es importante tomarlos desde el primer día que se tengan síntomas.

¿La población debe estar tranquila?

Sí. El sistema sanitario está funcionando de forma muy eficaz. Si no hemos consumido carne en cuestión, deben tener tranquilidad absoluta. En el noventa y tantos por ciento de los casos hay una evolución favorable. Si tienen síntomas de gastroenteritis y han consumido la carne, les pido que acudan a las urgencias. No nos importa que se colapsen, con tal de atajarlo.

Por cierto, ¿usted ha comido carne mechada después del brote?

No me acuerdo. A mí me da mucha pena crucificar a la carne mechada.