Pantallas en la sala de prensa de la Audiencia donde se ve a Chaves y Griñán charlar
Pantallas en la sala de prensa de la Audiencia donde se ve a Chaves y Griñán charlar - RAÚL DOBLADO
CASO ERE ANDALUCIA

Una jornada técnica y excesivamente larga en el juicio por el caso ERE

La prolongada lectura de los escritos de acusación provoca el aburrimiento de procesados y abogados

SEVILLAActualizado:

La excesiva duración de la lectura de los escritos de acusación ha provocado el aburrimiento en la sala de la Audiencia de Sevilla donde se celebra desde esta mañana el juicio del Caso ERE. En la primera jornada de la vista oral sólo la lectura del texto de acusación de la Fiscalía Anticorrupción, de 44 folios, se ha prolongado por espacio de mas de dos horas. Y ello ha tenido como consecuencia que el tedio se haya hecho sentir tanto entre los procesados como entre los abogados.

Los encausados, que en un principio estaban más atentos a la lectura, parecen algo mas cansados a medida que avanza la jornada. Ha habido momentos en los que Manuel Chaves parecía mascar chicle mientras que otros como Griñán daban una imagen somnolienta. Otros se han mostrado mas atentos como la exconsejera de Economía, Magdalena Alvarez, a quien en algunos momentos de la sesión se ha visto tomar notas. Y los hay que no han parado de hacerse confidencias, removerse en su asiento o colocarse la corbata. El cansancio también se ha notado entre los letrados, algunos de los cuales han aprovechado para consultar sus portátiles o incluso para limpiar la pantalla del iPad.

Al filo de las 13.30 se ha producido un receso en el que los tres jueces que componen el tribunal, el ponente Juan Antonio Calle y las juezas Pilar Llorente y Encarnación Gómez, han bajado a la planta inferior donde se han tomado un café de la máquina. El intermedio ha durado apenas unos minutos y la sesión se ha retomado nuevamente con el escrito de la acusación del Partido Popular, que lee ahora el letrado de la administración de Justicia. Es un escrito de más de 100 folios aunque los abogados Luis Garcia Navarro y Lourdes Fuster, han renunciado al repaso de aproximadamente la mitad de esas páginas.

La lectura de estos escritos, algo que se hace habitualmente en todos los juicios, puede prolongar la duración de la sesión si se tiene en cuenta que para leer 44 folios el secretario judicial ha empleado casi dos horas. «He calculado una media hora por cada diez folios» comentaba una de las magistradas durante el receso mientras otro recordaba la necesidad de que se haga esa lectura a no ser que los propios letrados renuncien a ello. Con todo y como aún no se han iniciado las cuestiones previas que presentarán los letrados, la sesión se prolonga.