Jose Manuel Macarro, catedrático de Historia
Jose Manuel Macarro, catedrático de Historia - MJ López Olmedo
Conversaciones sobre Andalucía

José Manuel Macarro: «La II República fue un caos en Andalucía»

Este profesor de Historia fue diputado en el Congreso por el PSOE en la primera legislatura de Felipe González como presidente del Gobierno (1982-1986)

SevillaActualizado:

¿Qué es Andalucía para usted?

Una suma de regiones a las que la Junta intenta dar unidad administrativa y cultural.

¿Qué le parece la Memoria Histórica que promueve la Junta?

La Memoria Histórica parece un proyecto ideológico de una parte de la izquierda que se ha quedado sin pensamiento. Hay otra parte de la izquierda a la que le parece un disparate.

¿Cómo fue la II República en Andalucía?

Fue un caos. Llegó sin que nadie tuviera organización política ni proyecto. En mayo de 1931, el PSOE estaba organizando sus agrupaciones provinciales porque no existían. El mayor partido en la Baja Andalucía era el Partido Radical de Martínez Barrio: no existía en el 80% de los pueblos. Se descoyuntó la representación política en la sociedad.

¿Es cierto que la II República era contraria al catolicismo?

Azaña contaba que el artículo 26 de la Constitución, que afectaba a las órdenes religiosas, les parecía un verdadero disparate a muchos republicanos y socialistas. Pero votaron a favor porque no querían señalarse como clericales.

¿Además de anticlericalismo hubo persecución religiosa?

Hubo acoso religioso sin duda alguna. La sociedad era mucho menos cristiana de lo que se pensaba. En mayo de 1931, la quema de iglesias en Málaga fue brutal. El gobernador civil tuvo que salir, pistola en mano, para evitar que los incendiarios arrasaran los templos. El arzobispo terminó refugiado en Gibraltar.

¿Cómo puede defenderse en nuestra época lo que ocurrió entonces?

Es indefendible. Y los republicanos, en la memoria del exilio, se quejaron amargamente de este disparate. Por eso Felipe González y Alfonso Guerra, conscientes del pasado, concordaron con la Iglesia y no hirieron a los católicos. Fueron hombres de Estado.

¿Los alumnos andaluces deben estudiar Memoria Democrática?

Deberían estudiar urbanidad, que es algo muy antiguo, que es lo que necesita la sociedad. La urbanidad se basa en un cuidado de las formas como muestra de respeto al otro.

¿Hay que remover las tumbas de Franco y de Queipo de Llano?

Yo distinguiría un caso del otro. Sacar a Queipo de Llano de la Macarena me parece un disparate porque la gente no sabe quién era. Se dice que era franquista y no era así. Lo de Franco es más delicado, porque está enterrado en un mausoleo y habría que buscarle una solución.

¿Quién fue Queipo de Llano?

Fue un general que se sublevó en Sevilla con mucho de azar y una pizca de genio. Dirigió la represión en Sevilla, como sucede en todas las guerras civiles. Fue un militar del que no se fiaban otros militares. La derecha lo mitificó como gran salvador y como un héroe, cuando fue el director de la represión. Y ahora se monta la desmitificación del símbolo, aunque la gente no sepa quién fue.

¿Habría que buscar la fundación de nuestra democracia en la II República?

Reivindicar la República como una democracia perdida es una mentira histórica. Ni los socialistas de izquierda, ni los anarquistas ni los comunistas eran demócratas. Despreciaban la democracia. Las derechas tampoco eran demócratas, excepto una parte, como también sucedía con los socialistas y los republicanos. No se discutía de democracia en la República. Eso es una mitificación posterior.

¿Entonces cuándo hay que situar nuestro momento fundacional de la democracia?

La única democracia es la del 78. Fue el mejor negocio que hemos hecho los españoles en el siglo XX. Por eso los podemitas ignorantes y los postcomunistas quieren acabar con ella, incluidos los de IU.

¿Qué destacaría de la Transición?

Se consiguió democratizar a la derecha, inculcarle los conceptos de tolerancia y libertad.

¿Cómo pasará a la historia la Andalucía de estos últimos 40 años?

Los historiadores nos equivocamos cuando nos ponemos a adivinar el futuro. Creo que pasará como una región adocenada dentro de un gobierno monocorde.