Juanma Moreno, este martes en el Parlamento andaluz - EP
DEBATE DE INVESTIDURA EN ANDALUCÍA

Juanma Moreno: «El tiempo del cambio ha llegado a Andalucía»

El candidato a la Presidencia de la Junta andalza promete ser un «reformista» pero siempre apoyado en el consenso y los acuerdos

Miles de personas se concentran en las puertas del Parlamento al grito de «Fuera fascistas» o «Nuestros derechos no se negocian»

M. Moguer
SevillaActualizado:

Juanma Moreno, candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía ha hablado durante algo más de una hora y media ante el Parlamento andaluz durante la primera sesión de este Debate de Investidura en el que ha arrancado con unas palabras de recuerdo para el niño atrapado en un pozo en Málaga primero y poniendo el acento en que este no es un «pleno más», sino que es «algo mucho más trascendental». Se refería a la idea que ha hilado y compactado todo el discurso de Moreno: el cambio en la comunidad, hecho insólito e histórico que da la salida para una «transición» andaluza hacia la «normalidad» de la alternancia política.

«Los andaluces -ha dicho Moreno- han pedido cambio y diálogo», ha indicado Moreno, quien se ha presentado como un presidente «reformista» abierto a hablar con todos: «No renuncio a hablar con nadie», ha dicho al principio, idea que ha reforzado al final al dirigirse a la presidenta saliente, la socialista Susana Díaz, a la que ha agradecido su trabajo y ha dicho que tiene siempre su puerta abierta. Su apertura al diálogo es extensión de los acuerdos que ha firmado, a izquierda y derecha, para ser investido.

Juanma Moreno ha hecho durante la primera parta de su intervención un desglose de los problemas de Andalucía: falta de convergencia con Europa, paro, atraso en las instituciones, conformismo... De los que ha culpado a las cuatro décadas de gobierno del PSOE en la comunidad.

[Más información: PP y Ciudadanos se reparten once consejerías: Marín se queda Economía y Moreno, Familia y Hacienda]

Pero contra ese inmovilismo y ese atraso, Moreno ha presentado sus medidas de Gobierno. En realidad, el popular ha desgranado los puntos del acuerdo de gobierno con Ciudadanos. Son 90 iniciativas con las que Moreno y Marín quieren abordar la reforma de Andalucía. Un cambio, ha valorado, que entiende que encuentre «resietencias». Pero, ha añadido, «los andaluces han hablado y han pedido cambio».

«Andalucía no puede ser moneda de cambio para nadie», ha indicado, afeando la confrontación, a la que ha tachado de «muro de contención al progreso». Si obtengo la confianza de esta Cámara iniciará su andadura un nuevo Gobierno que llevará a Andalucía al lugar que le corresponde», ha pedido Moreno. «Los andaluces nos sentimos parte esencial de España. No se entiende Andalucía sin España ni España sin Andalucía».

Regeneración democrática

Moreno primero ha hablado sobre la regeneración democrática, apartado en el que ha prometido hacer historia la verguenza que sienten los andaluces ante los numerosos casos de corrupción que han asolado a la Junta de Andalucía. Para ello proponen limitar los mandatos a ocho años, una oficina antifraude, el fin de los aforamientos o una comisión de investigación de la Faffe. También, una auditoría de la administración paralela o la «despolitización» de la Junta de Andalucía.

[Ver también: Las 21 primeras medidas que tomará el gobierno de PP y Ciudadanos en Andalucía]

En cuestiones económicas, Moreno ha propuesto hablar más de empleo porque en Andalucía «hay que hablar de empleo», objetivo «prioritario» de su gobierno, que es «lo que más preocupa a los andaluces». En este apartado, el candidato popular propone el fin del impuesto de Sucesiones y Donaciones así como la rebaja de impuestos (IRPF autonómico o el de Transmisiones y Actos Jurídicos), tarifa reducida para autonómos y para mujeres y jóvenes en el medio rural. Asimismo quieren instaurar un plan de «segunda oportunidad» y medidas para que «contratistas y proveedores de la Junta cobren a tiempo».

También contempla Moreno un plan de formento de la Industria con atención a sectores como el aeronaútico o el alimentario. También impulsará una Ley andaluza para fomentar empresas innovadoras y un plan director de inversiones públicas. Asimismo se buscará potenciar al sector turístico, donde hay «margen de mejora para conseguir ser líderes en el país».

Moreno también quiere situar en la agenda política «el campo andaluz», al que hay que «darle respuesta» porque esun sector «que produce, genera riqueza y empleo». En este ámbito, el PP quiere un plan para la Agricultura, la Pesca quieren un Plan Estatégico. Y también apuesta Moreno por una Ley integral del suelo en Andalucía porque «no puede ser que un Plan de Ordenación Urbana de una capital de provincia tarde una década en salir», ha indicado.

Sobre el sector cultural, Moreno ha hecho una defensa sobre el sector no solo como motor económico sino también como fuerza de transformación social. Protección del Flamenco, mezenazgo público-privado o la creación de una tarjeta turística andaluza para integrar la oferta de las ocho provincias andaluzas.

En el ámbito sanitario, Moreno ha propuesto reducir las listas de espera, transparencia en los listados, despolitizacion de los directivos del SAS, eliminación de la subasta de medicamentos, refuerzo de la Atención Primaria, el pago de las ayudas a personas con hemofilia con Hepatitis C, especial atención a los pacientes oncológicos. «Vamos a humanizar la gestión de la atención sanitaria en Andaulcía», ha prometido el popular.

Educación y Familia

En Educación, ha prometido bilingüismo en todas las escuelas andaluzas, la consideración de autoridad pública del profesorado de Andalucía, un plan de refuerzo de Matemáticas y Lectura, elimnar de forma progresiva las caracolas en las escuelas andaluzas, una Ley andaluza de inclusión educativa para los alumnos con necesidades especiales o un modelo basado en la libre elección de centro tanto en la pública como en la concertada.

Sobre Familia, Moreno ha prometido mejorar el sistema de prestación de la Dependencia, una especial atención a las familias numerosas y monoparentales. Y en temas de violencia de género, Moreno ha pedido que se saque del debate político «un asunto tan sensible».

«Respeto; honestidad y determinación» son las tres palabras, ha indicado Moreno, que marcarán su gobierno. El popuar asegura que será «tan prudente como audaz» y que él será un «reformista radical» pero con el máximo consenso. «Venimos con la manos tendidas y la camisa remangada porque creemos en nosotros y en Andalucía y porque la voluntad mueve monatañas», ha dicho, antes de volver a pedir el voto a sus señorías.