Juan Moreno, en una reunión en el Parlamento de Andalucía
Juan Moreno, en una reunión en el Parlamento de Andalucía - ABC
QUIEBRA

Un juez declara insolvente a la Unión de Consumidores de Andalucía

La organización, que debe nóminas a sus trabajadores, está presidida por un antiguo asesor de la Junta de Andalucía

SEVILLAActualizado:

El juzgado de lo Social número 4 de Sevilla ha declarado insolvente a la Unión de Consumidores de Andalucía UCA-UCE y a su sociedad paralela, Ediuca S.L.U., después de que varios extrabajadores hayan denunciado a esta organización por impago de las nóminas. Dada su situación de insolvencia, el citado juzgado acordó el archivo provisional de las actuaciones el pasado 3 de mayo, tal y como difunde el Boletín Oficial de la Provincia de Sevilla del pasado 1 de junio.

La entidad está presidida por Juan Moreno Rodríguez, quien antes de dirigir esta organización fue asesor en la Junta de Andalucía, según detalla su perfil en Facebook. Además, Moreno ocupó la Secretaría General de Juventudes Socialistas en los noventa. ABC intentó ayer sin éxito contactar con UCA en su sede de la calle Relator, en Sevilla.

En un informe de fiscalización de 2009, la Cámara de Cuentas de Andalucía reveló «un gran número de incidencias en la práctica totalidad de los procesos de gestión de las subvenciones otorgadas» por distintas consejerías en 2005 a la UCA-UCE. Censuró el «inadecuado uso de la figura de la subvención» como vía para financiarla y alertó sobre «la debilidad del control interno» por parte de la Administración autonómica.

Hace casi un año, otra organización de consumidores, Facua, reclamó a la Dirección General de Consumo de la Junta que expulsara UCA-UCE Cádiz del Registro Público de Asociaciones por «usar dinero público» y dar servicios a empresas que «nada tienen que ver con la protección de los consumidores como separaciones y divorcios». No ha recibido respuesta a su petición. La última vez que la presentó fue el pasado 4 de abril.

La UCA-UCE ya no cuenta con asociación en Jaén, porque fue disuelta en 2016 como consecuencia de las deudas que arrastraba. Desde el año 2010 tanto Facua como la organización Al Andalus denunciaron que la Junta favorece a esta asociación de consumidores que vincularon con el PSOE.