La juez María Núñez a la llegada de los juzgados de Sevilla en una foto de Archivo
La juez María Núñez a la llegada de los juzgados de Sevilla en una foto de Archivo - ABC

La juez Núñez rectificó sus decisiones en 28 resoluciones el día de su alta

Entre autos y providencias la magistrada dio marcha atrás en asuntos requeridos por la Fiscalía

J. J. Borrero
SevillaActualizado:

Si llamativa fue la hiperactividad de la juez María Núñez Bolaños el día en que solicitó la baja por motivos personales, cuando firmó 19 resoluciones en un minuto en el sistema informático judicial, no menos llamativo ha sido lo ocurrido el pasado 17 de julio, coincidiendo con su alta laboral y su regreso al juzgado. Hasta 28 resoluciones adoptó Núñez el día de su reincorporación.

Se trata sobre todo de decisiones que vienen a rectificar autos anteriores y a acordar medidas que fueron solicitadas por la Fiscalía y no habían tenido hasta ahora respuesta. Entre los documentos que salieron ese día del juzgado de Instrucción 6 de Sevilla hay autos dando marcha atrás al sobreseimiento de investigados, estimando recursos de la Fiscalía, revocando exclusiones de investigados, fijando declaraciones, acordando diligencias solicitadas por el Ministerio Fiscal; providencias dando traslado a las partes de documentación, desestimando recursos de la Junta de Andalucía o solicitando medios para transcribir declaraciones que hasta ahora solo admitía en formato vídeo.

El contenido no difiere mucho de lo que hizo el día en que solicitó la baja, poco antes de conocer la denuncia de los fiscales contra su forma de instruir las macrocausas. Cuestionada por sus dilaciones, la juez del caso ERE rechazó entonces archivos, aceptó diligencias que llevaba meses pidiendo la Fiscalía y hasta estimó un recurso del PP antes de dejar el despacho.

Por «motivos personales»

Núñez ha permanecido de baja un mes por «motivos personales», según todas las fuentes judiciales consultadas. Dejó el juzgado el 18 de junio y su alta oficial es del 17 de julio, si bien la magistrada fue a su despacho dos días de la semana anterior. El 17 de julio se ayudaba de una muleta para caminar, debido a un esguince que no fue el motivo de la baja, ya que la lesión se la produjo al final del periodo de baja laboral. Al darse de baja Núñez conocía ya que el Fiscal Jefe Anticorrupción tenía sobre su mesa la denuncia de los seis fiscales de su departamento en Sevilla por faltas graves o muy graves en la instrucción. La denuncia fue elevada por el fiscal jefe Alejandro Luzón al Consejo General del Poder Judicial que ahora está a la espera de decidir acerca de la misma una vez Núñez formule su escrito de defensa.

La juez ha tenido tiempo para repasar la situación de las causa y las reclamaciones de los fiscales. Mientras, su sustituto en el juzgado, Ignacio Vilaplana, desarrollaba una intensa labor en el juzgado.

Vuelve a incluir como investigado a Jesús Andrés Rodríguez, técnico de la Dirección General de Trabajo

Entre las resoluciones firmadas por la juez Núñez tras reincorporarse ese 17 de julio, rectifica un auto de junio de 2016 admitiendo una aclaración solicitada en su día por la Fiscalía en el procedimiento abreviado de la pieza de EDM Séneca por el que excluía a varios ex altos cargos de la Junta. Vuelve a incluir como investigado a Jesús Andrés Rodríguez, técnico de la Dirección General de Trabajo, al que había otorgado el sobreseimiento en todas las piezas y ya solo lo citaba como testigo. También decide en otro auto incluir al ex director general de Empleo, Francisco Javier Guerrero, como investigado en relación con los pagos vinculados a la póliza del EREde SOS Cuétara, como pidió la Fiscalía.

Otro de los autos sirve para requerir diligencias en la pieza de Altadis, que fueron solicitadas por la Fiscalía en 2014 y 2018 y reclamadas el 15 de julio pasado. También hace lo propio con la pieza de Germans en la que pide el traslado a las partes de la causa tras su digitalización para impulsar la finalización de la instrucción como pedía la Fiscalía, que ya advirtió de la necesidad de hacerlo «para evitar dilaciones indebidas» dado que el juzgado recibió el atestado en 2015.

También es llamativo el cambio de opinión de la juez sobre el registro de las declaraciones judiciales que Núñez solo admitía en soporte audiovisual mientras los fiscales solicitaban que fueran transcritas. Ahora Núñez estima el recurso de reforma interpuesto por la Fiscalía contra su providencia en las piezas de Odiel Press y Huelva Comunicación, si bien lo que propone es pedir a la Junta de Andalucía que dote a los juzgados de los mecanismos necesarios «para la textualización de las grabaciones».

También ese hiperactivo día 17 de julio en el juzgado de Instrucción 6, la magistrada resolvió tomar una medidas cautelar sobre imposición de fianza a investigados en la causa de los ERE. Así impone a un investigado por las ayudas a la empresa Virgen del Robledo el depósito en efectivo de 253.333 euros, al no aceptar como tal fianza el documento aportado por el afectado de cobertura de responsabilidad civil de una aseguradora.