El juez Juan Antonio Calle Peña en el primer día tras el periodo vacacional del juicio de la pieza política del caso ERE
El juez Juan Antonio Calle Peña en el primer día tras el periodo vacacional del juicio de la pieza política del caso ERE - EFE
Caso de los ERE

El juez de los ERE tras un mes de vacaciones: «Espero que hayan descansado»

Las defensas renuncian a varios testimonios, dos de ellos investigados en otras causas de corrupción

SevillaActualizado:

Después de un mes de vacaciones el juicio de los ERE que sienta en el banquillo a los expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán junto a 22 ex altos cargos, se ha reanudado en la mañana de este martes en la Audiencia Provincial de Sevilla con un saludo especial del presidente de la sala.

«Vamos a reanudar después del paréntesis de agosto y espero que tanto el fiscal como los letrados hayan descansado durante el mes», ha dicho el juez Juan Antonio Calle que preside la sala al inicio de la jornada tras un mes sin sesiones de un juicio que comenzó el pasado mes de diciembre y que acumula ya 94 jornadas a sus espaldas.

A la vuelta de las vacaciones la vista oral está dejando patente que tanto los abogados como el magistrado parecen tener ganas de agilizar ya que no han puesto objeciones a las renuncias de algunos testimonios o al hecho de que otra testigo haya presentado un nuevo certificado médico para excusar su ausencia. Las defensas han renunciado a varios testimonios, entre los que están las de dos testigos que han sido investigados en otras tramas de corrupción.

De hecho, después de que la letrada de la Cámara de Cuentas, Margarita Regli, remitiera otro escrito alegando que no se encontraba en condiciones de comparecer y que el médico forense lo ratificara, las defensas han solicitado que se reproduzcan sus declaraciones prestadas ante el juzgado de instrucción. Igualmente el magistrado ha aceptado la renuncia de las defensas a otros tres testigos.

Así el abogado del exconsejero de Empleo, Antonio Fernández, ha renunciado al testimonio del exdirector de Formación para el Empleo, Juan Manuel Fuentes, porque, según ha dicho, no han podido localizarlo y el objeto de la prueba era «muy similar al del resto de directores generales». En cualquier caso, se trata del testimonio de un exalto cargo investigado en el caso de los Cursos de Formación por la juez María Núñez en una pieza sobreseida pero que está pendiente de que la Audiencia resuelva un recurso del PP que solicitaba su reapertura.

Igualmente el letrado del exconsejero Juan Antonio Viera ha renunciado a los testimonios de otras dos testigos, Isabel Alonso e Soledad Córdova pese a que esta última podía ser considerada clave para las defensas porque declaró que la Junta de Andalucía tenia competencias para otorgar las ayudas de los ERE. En cualquier caso Cordova compareció ante la juez instructora como investigada y sólo contestó a las preguntas de la juez y su abogado mientras que en caso de haber comparecido en el juicio, al hacerlo en calidad de testigo, tendría que contestar también al fiscal y los abogados del PP.

No vio irregularidades

La primera en comparecer en la mañana de este martes ha sido la que fuera jefa de servicio de gestión económica de la Consejeria de Empleo, María Victoria Pérez Martínez, que ha dicho que no tuvo conocimiento de ninguna «deficiencia o irregularidad» y tampoco ha recordado ninguna advertencia de la Intervención. «Una aplicación presupuestaria como tal no puede ser ilegal», ha reiterado la testigo de la defensa que también ha manifestado que conocía la partida pero no el detalle de lo que había dentro.

Por su parte el exconsejero de la Cámara de Cuentas, Antonio Marmolejo, ha dicho que los auditores del órgano fiscalizado «no vieron tacha alguna» en el tratamiento de la partida 31-L pese a que se trataba de profesionales «muy cualificados».

El testigo de la defensa, que ha explicado el procedimiento de remisión de la fiscalización al Parlamento andaluz, ha insistido en que en las sesiones plenarias de la Cámara de Cuentas no se planteó ninguna cuestión acerca de irregularidades en estas partidas. Además ha reiterado que los auditores no vieron ninguna irregularidad. Y que la Cámara de Cuentas aprobó la fiscalización por unanimidad de todos los consejeros. Tampoco ha dicho recordar que en ningún caso se plantearan la fiscalización de la agencia IDEA o ha declarado que no conocía la partida 31-L.

Marmolejo, que ha reconocido que fue consejero de la Cámara de Cuentas a propuesta del grupo parlamentario socialista, ha dicho que su departamento hacìa diez o doce informes al año. Preguntado por el letrado del PP acerca de si el informe de la Càmara de Cuentas era una mera revision formal, Marmolejo ha defendido que había plenos que duraban tres o cuatro dias y que los auditores de la cámara eran profesionales «muy bien formados». Y que las modificaciones que se hicieron en el informe especifico de 2011 cuando saltó el escándalo se hacían en todos los informes. Otro testigo de la defensa citado para hoy y que también fue investigado en el sumario de los ERE tampoco se ha presentado por lo que el juez ha pedido al abogado de la defensa que lo localice para la sesión de mañana miércoles.

El juicio continua mañana con mas testigos antes de que la próxima semana comiencen las pruebas periciales de los peritos de la Intervención General del Estado, clave de la acusación ya que detectaron numerosas irregularidades y una ausencia total de procedimiento en las ayudas de los ERE.