El exconsejero andaluz de Empleo, Antonio Fernández
El exconsejero andaluz de Empleo, Antonio Fernández - EFE

Juicio de los EREEl exconsejero admite que pidió «más dinero» para la partida de los ERE

Antonio Fernández dice que no había normas con los requisitos para repartir las ayudas

SEVILLAActualizado:

Nueva sesión del juicio de la trama política de los ERE tras las vacaciones de Semana Santa. La vista oral se ha reanudado donde se quedó el Martes Santo: con la declaración del exconsejero de Empleo, Antonio Fernández, respondiendo a las preguntas del fiscal anticorrupción.

La jornada ha vuelto a poner de manifiesto el descontrol de las ayudas que la Junta de Andalucía daba y que están siendo encausadas. De hecho, cuando el fiscal Juan Enrique Egocheaga ha preguntado si se especificaban los requisitos que debía tener cada empresa para acceder a la línea del ayudas de la partida 31-L, más conocida como «fondo de reptiles». Ante esa cuestión, el procesado ha admitido que no había ninguna norma que especificara los requisitos aunque aquellos a los que iba dirigidos «conocían el contenido» y que cada ayuda se estudiaba una a una. O incluso Fernández ha dicho en otro momento de su comparecencia que no era posible que él se leyera los cuarenta puntos del orden del día.

En cualquier caso, Fernández ha admitido que solía pedir más dinero para ese programa porque siempre «era insuficiente por las modificaciones que había que hacer para cumplir los objetivos marcados».

La de este lunes está siendo una jornada muy técnica en la que la desmemoria está siendo uno de los recursos mas utilizados por el exconsejero Fernández que en mas de una ocasión ha recurrido al «no me acuerdo» o «de aquello hace ya quince años» para responder a las cuestiones planteadas por Anticorrupción.

En este sentido Fernández, que ha asegurado que la 31-L era el programa más publicitado que había en el Gobierno, ya que era publicado en el BOJA y en el Paif de la Agencia IDEA, ha dicho que no se acordaba si hizo una consulta al gabinete jurídico de la Junta de Andalucía acerca de la idoneidad del convenio regulador. Pese a que el fiscal le ha recordado que el entonces consejero Antonio Ávila le propuso en el año 2003 que se consultara al gabinete jurídico sobre la idoneidad del convenio marco. «Yo no me acuerdo de la conclusión de esa gestión porque el IFA tiene su propio gabinete jurídico; imagino que sí», ha dicho aunque insistiendo en que no sabe si aquella consulta fue escrita o verbal.

El procesado, que ha insistido también en que la creación del Servicio Andaluz de Empleo fue algo trascendental y constituía el eje central y fundamental de la Consejeria de Empleo ya que era algo reivindicado hace tiempo por los andaluces.

También ha negado que recibiera advertencia alguna de la Intervención sobre la fiscalización de las ayudas. «Nunca nadie me ha advertido eso. En aquel tiempo a mí nadie me dio cuenta de como se fiscalizaban las ayudas», ha reiterado con una voz ligeramente afónica y entre continuos carraspeos. Y también ha dicho que nunca tuvo constancia de que el exdirector del IFA fuera reacio a firmar convenios de ayudas a empresas en el año 2004.

Durante la jornada Fernández no se ha movido del mismo guión: negar cualquier responsabilidad e insistir en que todo se hizo correctamente y que no se acuerda de casos concretos. Se trata de una sesión mas de las que aun le quedan a Fernández ya que la Fiscalía Anticorrupción tiene aun muchas preguntas para el único consejero de la Junta de Andalucía que estuvo en prisión por el Caso ERE y después le tocara el turno a su defensa. Cuando acabe Fernandez será el plato fuerte del juicio: las declaraciones de los expresidentes José Antonio Griñán y Manuel Chaves. Para eso quedan todavía algunas sesiones mas.