Juan Márquez, Francisco Javier Guerrero y Javier Aguado, tres de los cinco acusados en el caso Umax
Juan Márquez, Francisco Javier Guerrero y Javier Aguado, tres de los cinco acusados en el caso Umax - Raúl Doblado

Junta de AndalucíaAsí es el caso Umax, que lleva a la cárcel a dos ex directores generales de Trabajo por enchufismo

Un tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla ha condenado a cinco ex altos cargos de la Junta tras enjuiciar el denominado caso Umax

SevillaActualizado:

Un tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla ha condenado a cinco ex altos cargos de la Junta, cuatro de ellos a más de cinco años de cárcel, tras enjuiciar el denominado caso Umax.

¿Cuál es el origen judicial?

Mercedes Alaya, cuando estaba al frente del Juzgado de Instrucción número seis de Sevilla e investigaba la causa de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, decidió desgajar en una pieza separada las contrataciones fantasmas de la Dirección General de Trabajo con la empresa Umax. Estas nuevas diligencias fueron enviadas a reparto, siendo instruidas finalmente por el Juzgado de Instrucción número diez.

¿Dónde nacen las irregularidades?

En el año 2003, el ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero acordó de forma verbal con el dueño de Umax contratar personal externo para su departamento y otros de la Consejería, sin que tuviera competencia para ello.

¿Cómo se abonaban estos trabajos?

La Audiencia de Sevilla concluye que existieron dos formas de pagar a la empresa. De un lado, la Junta, ante la ilegalidad de la contrataciones, simuló la concertación de contratos menores inexistentes, para lo que sólo hacía falta una factura con un concepto que no era real. La segunda opción era un procedimiento de negociación sin publicidad, invitando a tres empresas vinculadas a Cuadrado e indicadas por Guerrero. A partir de 2007, la Fundación Faffe, con fondos de subvenciones otorgadas por Empleo, pagaba las facturas

¿Cuándo se pone fin al caso Umax?

A finales de abril de 2010, Daniel Rivera, como director general de Trabajo, recibió a Cuadrado, quien le transmitió sus reclamaciones por los impagos de las facturas de los años 2007 a 2010. Rivera apreció posible ilegalidad en esta situación y lo puso en conocimiento del exviceconsejero del ramo Justo Mañas y decidieron que estos trabajadores abandonaran «ipso facto» las sedes de Empleo.

De Empleo a Faffe

Rivera, condenado por prevaricación, puso freno a las contrataciones de Umax, pero intermedió, junto a Lourdes Medina, para que los trabajadores afectados fueran contratados por la Fundación Faffe, que está siendo investigada en los juzgados sevillanos.

.... y de la Faffe al SAE

La Junta integró en el año 2011 a este personal de la Faffe, tras su extinción, en el Servicio Andaluz de Empleo.