Portada del CD con la cantante Salmah
Portada del CD con la cantante Salmah - The Art & Cross Factory

La Junta de Andalucía prestó 200.00 euros para promover a la cantante Salmah

La sociedad pública Soprea reclama ahora el préstamo que concedió a la empresa The Art & Cross Factory

SevillaActualizado:

La Sociedad para la Promoción y Reconversión Económica de Andalucía (Soprea), dependiente de la Junta de Andalucía, reclama en los tribunales 236.975 euros a la empresa sevillana The Art & Cross Factory, a la que concedió un préstamo para la promoción de la cantante Salmah. Ya se ha celebrado el juicio y el caso está pendiente de sentencia por parte del juez de lo Mercantil 1 de Sevilla, Javier Carretero Espinosa.

Siendo presidente José Antonio Griñán, Soprea concedió en 2010 un préstamo participativo de 200.000 euros a la sociedad The Art & Cross Factory. El préstamo tenía como fin promover la carrera de la cantante Salmah como defensora del medio ambiente, según la empresa, que subraya que ella reprensentaba a un personaje. «Salmhg es una heroína que forma parte de un universo de doce personajes de ficción que han protagonizado un CD, un cómic, una novela, una película de 45 minutos, una serie de animación y hasta un videojuego».

Para la devolución del préstamo se acordaron unos intereses más elevados si el proyecto tenía éxito. Así, si la compañía facturaba menos de dos millones de euros, Soprea cobraría el Euribor a un año + 0% de interés. Si los ingresos del proyecto superaban los dos millones de euros, cobraría el Euribor + 6%. El préstamo tenía unos primeros años de carencia en los que sólo se pagaban intereses. La compañía pagó varias cuotas de intereses hasta que dejó de hacerlo, no llegando a abonar ninguna cuota de principal.

Cómic de Salmah
Cómic de Salmah - The Art & Cross Factory

Soprea ha defendido en los tribunales que la empresa no ha acreditado en qué gasto los 200.000 euros. Por esa razón y porque no ha devuelto el préstamo, en 2013 Soprea presentó una demanda en el Juzgado Mercantil de Sevilla reclamando los 200.000 euros prestados más 37.000 euros de intereses, según fuentes consultadas por ABC.

La compañía segura que los 200.000 euros que le prestó Soprea se emplearon íntegramente en la promoción de ese material, que ya estaba editado cuando recibió el préstamo. Entre el material figura el CD «Salmah. Ya es la hora», el libro «Salmah. El origen»; y el cómic «Salmah star y el secreto de Hidelberg»

«El proyecto comenzó en 2008, cuando en quince meses se produjo todo el material musical y audiovisual, para lo cual se hizo un casting en el que contratamos a los artistas, entre ellos a quien interpretó a Salmah. La empresa invirtió unos 900.000 euros en ese material y en 2010 el proyecto recibió incluso un premio por promover valores medioambientales. Ese mismo año, Universal Music entró en el proyecto y anunció su relanzamiento, para lo cual prometió una inversión de dos millones de euros», indican fuentes de The Art & Cross Factory.

Libro de Salmah
Libro de Salmah - The Art & Cross Factory

«En 2011 Universal Music dejó el proyecto porque con la crisis recortaron su plan de inversiones en España. Para relanzar el proyecto pedimos un préstamo participativo a Soprea», añaden las mismas fuentes. Joaquín Moeckel, abogado de la compañía, indica que el préstamo se pidió por 400.000 y se concedió por 200.000 euros, «calificándolo entonces la Junta como préstamo de alta probabilidad de fracaso». Como ahora la empresa no tiene liquidez para devolver el crédito, Soprea lo reclama a los socios como responsables subsidiarios.

Marisa, la cantante que da vida a Salmah y con cuyo nombre se ha presentado durante años en los medios de comunicación, ha declarado a ABC que «me eligieron para interpretar a ese personaje en un casting. No soy responsable del proyecto ni estoy implicada en el mismo».

«El proyecto paró y Salmah ha muerto. Hace años que no me presento con ese nombre», concluye Marisa, quien afirma que ella sigue siendo cantante e intérprete, así como compositora. El único CD que ha grabado en su carrera es el correspondiente a Salmah, admite.