Sede de la Gerencia de la Consejería de Hacienda de Sevilla
Sede de la Gerencia de la Consejería de Hacienda de Sevilla - RAUL DOBLADO
Impuesto de donaciones

La Junta de Andalucía se queda hasta con una cuarta parte del dinero que donas en vida a tu hijo

Un canario paga 200 euros en el impuesto de donaciones frente a los 208.159 que abona un andaluz por recibir la misma «herencia» en vida

SEVILLAActualizado:

Traspasar la casa familiar o dejar dinero a un hijo antes de fallecer a través de una donación es un mal negocio. En Andalucía las donaciones son más caras que las herencias, entre otras razones porque la normativa autonómica contempla menos reducciones en la cuota del impuesto de sucesiones y donaciones.

La Junta de Andalucía establece una exención del 99% en las donaciones de dinero de los padres a sus hijos o descendientes que vaya destinado íntegramente a la compra de la primera vivienda habitual, siempre y cuando el donatario sea menor de 35 años o tenga una minusvalía igual o superior al 33%. Como condición, la vivienda tiene que estar situada dentro del territorio andaluz y el tope de reducción está en los 120.000 euros o los 180.000 si el hijo tiene discapacidad.

Pero si el dinero no se emplea en la adquisición de la primera vivienda, tendrá que renunciar a parte de lo donado para entregárselo a la Consejería de Hacienda. Un hijo puede pagar hasta 1.040 veces más en Andalucía en concepto de impuesto de sucesiones y donaciones por recibir de su progenitor la misma cantidad de efectivo que otro que viva en Canarias. La factura también es 104 veces más alta si el hijo reside en Madrid. La cuota fiscal que se abona en Castilla-La Mancha es casi siete veces más barata que en Andalucía.

El «Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2017», realizado por el Registro de Asesores Fiscales del Consejo General de Economistas, concluye que el impuesto es más caro en Andalucía que en ningún otro territorio español.

A la hora de establecer las comparaciones, el informe pone como ejemplo el caso de un hijo soltero de 30 años, sin discapacidad, que recibe de su padre 800.000 euros en metálico sin un destino concreto.

En Andalucía le tocará pagar más 208.159 euros. Es decir, más de la cuarta parte que reciba se la quedará, vía impuesto, la Administración autonómica. En Asturias, la cuota fiscal por esta misma donación ascenderá a 205.920 euros. Les siguen Cantabria, Castilla y León, Extremadura, La Rioja (200.122 euros) y Aragón (177.706 euros). La presión fiscal disminuye en Madrid, donde abonan 2.000 euros, y Canarias (200).

El trato fiscal mejora para las donaciones de empresas familiares. Los descendientes pueden beneficiarse de una reducción del 99% siempre que mantengan la empresa o las participaciones por un plazo mínimo de cinco años. A esta rebaja también pueden acogerse los cónyuges, ascendientes, tíos y sobrinos.