El consejero Ramírez de Arellano atendiendo a los medios, en la noche de este miércoles, en el Ministerio de Hacienda
El consejero Ramírez de Arellano atendiendo a los medios, en la noche de este miércoles, en el Ministerio de Hacienda - Maya Balanya

La Junta de Andalucía vuelve de Madrid con los mismos compromisos que logró en julio

Tras más de tres horas de espera y 45 minutos de reunión, Arellano logra 300 millones de euros más de inversiones para 2019, el 18% del total de España

SevillaActualizado:

Todo ha sido un despropósito. ¿Por falta de comunicación? ¿Por las urgencias del Gobierno andaluz ahora que las elecciones tienen fecha? Todo es posible. Lo cierto es que el Ejecutivo de Susana Díaz llevaba semanas presionando al Gabinete de Pedro Sánchez con el cumplimiento de los compromisos que ambos dirigentes acordaron en la reunión que mantuvieron a finales de julio en la Moncloa. Entonces, el presidente del Gobierno le dijo a Susana Díaz que habría inversiones en la comunidad autónoma vinculadas a los Presupuestos Generales del Estado, además de un plan de empleo especial para la comunidad.

Para afinar estas inversiones, el consejero de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, fijó una reunión con la ministra María Jesús Montero en Madrid. Un encuentro que estaba previsto el lunes pero que se pospuso hasta ayer miércoles. Precisamente en plenas negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado, las cuentas de las que depende la estabilidad del Gobierno de Pedro Sánchez y, evidentemente, las inversiones del Estado en Andalucía.

En este escenario, el consejero del Gobierno andaluz estuvo tres horas y media en Madrid esperando a que María Jesús Montero terminase una reunión de negociación con Podemos precisamente para sacar adelante los Prespuestos Generales del Estado. ABC ha podido saber que desde el ministerio se ofreció posponer este encuentro para otro día, si bien el Gobierno andaluz insitió en mantenerlo. El consejero Ramírez de Arellano estaba citado a las cinco de la tarde, pero el encuentro no se produjo hasta tres horas y media después. Un plantón en toda regla que Arellano aguantó mientras Montero estaba enfrascada en las negociaciones con Podemos.

Lo más llamativo es que el encuentro duró unos 45 minutos si bien a su término, Ramírez de Arellano salió triunfante. Anunció que Andalucía tendrá mil millones de euros más para el próximo año 2019 y que el Presupuesto cumplirá con la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía, con lo que las inversiones serán el 18% del total de España, el peso de la población andaluza en el conjunto del territorio nacional. Es decir, el mismo compromiso que el presidente Pedro Sánchez acordó con Susana Díaz en el encuentro que ambos mantuvieron en el mes de julio en Madrid. En la práctica, supone unos 300 millones más para el próximo año, una cantidad que se sumará a los 1.486 millones de euros que en este año 2018 invertirá en Estado en Andalucía.

A esta cantidad, Arellano suma las cantidades correspondientes a la reforma de los impuestos con los que se financian las comunidades autónomas y cuya subida no sólo afectará a esta comunidad. Así, Andalucía recibirá 400 millones de euros más en 2019 por la reforma del impuesto del IVA, un cambio que ya estaba previsto. También hay que sumar unos 200 millones de euros más por la reforma de otros impuestos en los que ha habido reformas legislativas. Es decir, las arcas públicas andaluzas recibirán 600 millones de euros más en 2019 por las reformas tributarias.

Desde el Ministerio de Hacienda querían evitar la publicidad de esta reunión bilateral. Se trataba sólo de un encuentro para sentar las bases de lo que aprobará el Consejo de Ministros que se va a celebrar en Sevilla el próximo día 26 de octubre.

Sin embargo, desde el Gabinete regional todos los portavoces, incluyendo a la propia Susana Díaz, habían elevado las expectativas de esta cita. «Espero garantías del Gobierno de que las inversiones van a cumplir con lo estipulado en el Estatuto de Autonomía», aseguraba la presidenta quien no dudaba en un «trato justo y equitativo con Andalucía».

Susana Díaz afirmaba que en este encuentro se iban a analizar las inversiones prioritarias para Andalucía que su Gobierno considera que son las conexiones ferroviarias de Granada con el resto de Andalucía, la línea ferroviaria Algeciras-Bobadilla o las inversiones en el Corredor Mediterráneo empezando por Algeciras.