Martín Blanco, cesado el 31 de enero, es el nuevo director general del parque tecnológico sevillano
Martín Blanco, cesado el 31 de enero, es el nuevo director general del parque tecnológico sevillano - ABC

La Junta recoloca en Cartuja 93 al exviceconsejero de Salud

Martín Blanco, cesado tras la crisis sanitaria, dirigirá el parque tecnológico de Sevilla

E. FREIRE
SEVILLAActualizado:

Las llamadas «puertas giratorias» en la política siguen funcionando en la Junta de Andalucía. Así, después de que la presidenta Susana Díaz recolocase a todos los consejeros a los que destituyó en la crisis de Gobierno que realizó tras perder las primarias del PSOE federal, un nuevo caso que puede acarrear polémica se ha producido en pleno verano. Así, el Gobierno andaluz ha consumado en pleno agosto, con sordina y sin comunicado de prensa, el relevo en la dirección del Parque Científico y Tecnológico Cartuja de Sevilla, apartando de este organismo adscrito a la consejería de Economía y Conocimiento a la veterana gestora del área económica Teresa Sáez.

En su lugar ha colocado a Martín Blanco García, quien fue cesado hace siete meses, el 31 de enero pasado, tras la grave crisis sanitaria que se desencadenó en Andalucía por la presión ejercida por las denominadas «mareas blancas». Estas plataformas ciudadanas impulsadas por profesionales de la Sanidad pública andaluza se movilizaron por toda Andalucía contra el nuevo modelo sanitario que se pretendía implantar y lograron doblar el pulso al Ejecutivo andaluz. El nombramiento de Martín Blanco como director general de la sociedad Cartuja 93, que gestiona el Parque Científico y Tecnológico (PCT) Cartuja de Sevilla, se registró el pasado 16 de agosto. Con este relevo se pretende dar «un nuevo impulso» al parque tecnológico sevillano, según han señalado fuentes de este organismo.

La gestión de Martín Blanco en el hospital Virgen de las Nieves ha llegado a los juzgados

Este relevo no responde a ningún fin de mandato por parte de Teresa Sáez, que el próximo octubre cumpliría cuatro años en la dirección general de Cartuja. Sáez, que antes de Cartuja ostentó la gerencia de la agencia de promoción exterior de la Junta, Extenda, es una reconocida gestora del área económica de la Administración andaluza.

Por su parte, Martín Blanco (Lugo, 1958) es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Santiago de Compostela y realizó los cursos de doctorado y el trabajo de capacitación investigadora en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Granada.

Ocupó la viceconsejería de Salud desde junio de 2015 hasta febrero de 2017, cuando abandonó este puesto, junto al entonces gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), José Manuel Aranda, ambos «quemados» por una gestión sanitaria fallida que obligó a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, a dar marcha atrás en la fusión de los hospitales públicos, uno de los ejes de su nuevo modelo sanitario.

Martín Blanco ha encadenado cargos y puestos de gestión en la Junta de Andalucía desde mediados de los años 2000, principalmente en el área sanitaria. Así, el nuevo director general de Cartuja 93 desempeñó la Gerencia de la Escuela Andaluza de Salud Pública, la secretaría general de Profesionales del Servicio Andaluz de Salud y la secretaría general de Planificación y Evaluación Económica de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales antes de ascender a la viceconsejería de Salud.

Susana Díaz recolocó también a todos los consejeros que cesó en la última crisis de Gobierno

En una etapa anterior Martín Blanco había desempeñado distintas responsabilidades en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada, entre ellas la dirección económico-administrativa y la dirección de servicios generales, entre otros puestos como el de técnico superior en la Consejería de Economía y Fomento, así como el de administrador en los distritos sanitarios Costa Granada, Alpujarra y Granada Sur.

Denuncia de Spiriman

Su larga etapa como directivo del hospital Virgen de las Nieves está actualmente en entredicho e incluso llegó a los juzgados el pasado mes de junio cuando el médico Jesús Candel, abanderado de las «mareas blancas», más conocido como «Spiriman», presentó una demanda ante la Fiscalía contra la política de conciertos con hospitales privados llevada a cabo por el centro granadino. Esta denuncia apunta a los máximos responsables de este hospital y entre ellos a Martín Blanco durante su gestión como director económico.

Así, las reiteradas informaciones sobre irregularidades en la gestión sanitaria durante la última década en Granada, lugar común en el currículum de los más destacados directivos de la cúpula del SAS y la Consejería, fue otro de los detonantes del cese del exviceconsejero. Entre las irregularidades que apuntan directamente a Martín Blanco se encuentra la captación de donaciones privadas de proveedores del SAS, vinculadas a descuentos en la contratación de fármacos, que se dirigían a una fundación de la que depende un observatorio creado por el mismo Martín Blanco, tal y como ha venido informando ABC.