Sandro Marín en una intervención en Canal Sur
Sandro Marín en una intervención en Canal Sur - Canal Sur

ListeriosisSandro Marín, el precoz dueño de «La Mechá» que se autodenomina un «especulador»

El jovem que hoy tiene 27 años, fundó la empresa origen del brote de listeriosis con solo 21, antes de irse de Erasmus

M. Moguer
SevillaActualizado:

Sandro José Marín Rodríguez (Sevilla, 1992) tenía solo 21 años cuando, según consta en la documentación oficial, fundó la empresa Magrudis S.L., propietaria de La Mechá. Su juventud en el momento de constitución de la empresa y el hecho de que estuviese estudiando una carrera y de Erasmus por Europa en estos últimos años han provocado que se le acuse de ser, en realidad, un testaferro de su padre, el dueño de la empresa cárnica que fabricaba la carne mechada infectada por listeriosis. Este joven sevillano, educado en el colegio El Claret, según quienes le conocen, empezó la carrera de Farmacia, pero pronto la dejó por la de Económicas, que llevó a cabo en la Universidad Pablo de Olavide, en la capital andaluza. Su vida ha transcurrido siempre en Sevilla, salvo el año que pasó en la Universidad de Katowice, en Polonia.

Esto ocurrió en el curso 2015-16, como atestiguan las fotos de sus contactos en las redes sociales. En las suyas es imposible acceder desde que estalló la crisis de la listeria. En su perfil de Facebook solo se rastrean ahora las publicaciones que ha marcado con un «me gusta». Entre ellas, la empresa La Mechá y otra que se llama Higiene Agroalimentaria S.L.. Discreto, en Twitter ha preferido eliminar su perfil. Marín es, dicen quienes lo han tratado, una persona «muy llana, muy normal». «Es un chico educado, no llama la atención, pero es muy listo. Cuando era más joven le gustaba hablar de Política y de Economía», indican fuentes cercanas al sevillano.

Esa inquietud, con el tiempo, la volcó en alguna aparición televisiva y, sobre todo, en unas publicaciones digitales en las que se califica como un «especulador». En ellas, hace una defensa a ultranza del liberalismo y una crítica constante a la izquierda: «Si son amigos del sistema y quieren lucrarse rápido, el socialismo es su método», dejó escrito en su blog «In veritate libertas» («En verdad, la libertad»).