María Jesús Montero, en el Foro de Directivas Andaluzas de Deloitte
María Jesús Montero, en el Foro de Directivas Andaluzas de Deloitte - EP

María Jesús Montero dice que para triunfar, las mujeres tienen que tener «doble curriculum y valía»

La ministra de Hacienda defiende las bonificaciones fiscales para las empresas con mujeres en los consejos de administración

SevillaActualizado:

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, ha participado este martes en el Foro de Directivas Andaluzas de Deloitte, donde ha indicado que «el feminismo no entiende de ideologías» y ha abogado por romper los techos de cristal que encuentran las mujeres para su desarrollo profesional. Frente a un auditorio de mujeres que ocupan puestos de alta dirección en empresas andaluzas, Montero ha sido tajante al decir que es imposible que una mujer llegue a cargos de responsabilidad «si no ha demostrado dos veces su valía para abrirse camino en un mundo tremendamente masculinizado, como es el mundo que nos ha tocado vivir a las mujeres de mi generación».

La ministra ha señalado que para que una mujer alcance puestos de alta dirección tiene que tener «el doble de curriculum, el doble de capacidad comunicativa y el doble de disponibilidad de tiempo para ser considerada una persona que esté en reuniones hasta altas horas de la madrugada».

Montero se ha sincerado al decir que al dirigir grandes empresas, como son los hospitales públicos, «cuando llegaba las 8:30 horas miraba el reloj y yo veía que los varones del consejo de dirección mirasen el reloj ni tuvieran prisa. Yo pensaba que tenía que llegar a casa, bañar a mi niño, hacer la cena, preparar la ropita para el día siguiente... y veía que un punto que podía despacharse en diez minutos se prolongaba una eternidad. Yo pensaba: Debe ser que el resto no tiene que bañar a los niños o quieren llegar a casa con los niños acostados. Yo sentía que tenía que hacer encajes de bolillos y ¡no se te ocurriera parece que tenías prisa porque te quitaban cinco puntos!».

Por otra parte, Montero ha indicado que «las mujeres de mi generación también hemos tenido que combatir con nosotras mismas porque al ser, por nuestra propia trayectoria, personas perfeccionistas, teníamos sentimiento de culpa... y que levante la mano quien no ha sentido que no estaba llegando a todo». La ministra ha comentado que aquí se planteaba el famoso tema de los disfraces de los niños. «El resto de niños iban perfectamente homogéneos y mis hijas iban como podían y eso me hacía sentir fatal, me hacía sentir mala madre», ha confesado,

A su juicio, el esfuerzo y sacrificio de tantas mujeres para llegar a puestos de responsabilidad ha permitido abrir camino a otras mujeres que vienen detrás, por lo que serán referencia no sólo para sus hijas, sino también para el conjunto de la sociedad.

Para favorecer la incorporación de la mujer al trabajo y su carrera profesional, Montero ha destacado la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad. En este sentido, ha indicado que, como ella, hay muchas mujeres que han vivido las bajas maternales pegadas al teléfono para atender problemas porque la sociedad no había asimilado bien que hay un momento para atender a los hijos y que las mujeres se recuperen. «El hecho de que los compañeros varones tengan en el futuro que disfrutar de esas mismas bajas hará que no se nos verán raras en las empresas, que no se nos penalicen por tener hijos, y permitirá reorganizar las tareas en los hogares», a añadido.

Permisos de paternidad

Ha recordado que el Gobierno ya ha devuelto 733 millones de euros a mujeres y hombres por retenciones en los permisos de maternidad y paternidad desde 2014. Las mujeres han recibido una media de 1.300 euros y los hombres, unas 330 euros.

Por otra parte, la ministra ha subrayado la necesidad de tener una fiscalidad orientada a las mujeres, de modo que haya bonificaciones o deducciones fiscales para las empresas cuando las mujeres ocupen puestos en sus consejos de administración. Y se ha referido también al Gobierno central, «el más feminista de Europa y donde las mujeres copan las áreas económicas. Hasta ahora se había relegado a las mujeres a las carteras ministeriales más sociales«».

Montero ha querido poner de manifiesto que «el feminismo no es el antónimo del machismo, es una igualdad entre hombres y mujeres, no una supremacia de las mujeres sobre los hombres». La titular de Hacienda se ha referido también a las mil mujeres que han muerto a manos de sus parejas desde que hay registro de violencia de género. «No olvidemos que cuando hablamos de feminismo, la integridad física es lo primero que tenemos que proteger. Pero también hay que hablar de las mujeres pobres y de la brecha salarial que separan a hombres y mujeres».

Por su parte, Marta Morales, socia de Deloitte, ha recordado que las estadísticas demuestran que el acceso de las mujeres a los puestos de liderazgo es aún un desafío. En este sentido, ha admitido que aunque el 44% de los 225.000 trabajadores que tiene Deloitte en el mundo son mujeres, un escaso porcentaje son gerentes, socias o directoras. En Andalucía, de cada 100 directivos, sólo 24 son mujeres, lo que nos relega a los últimos puetos en el ranking autonómico de acceso de las mujeres a puestos de alta dirección. «Perdemos talento por el camino y tenemos que preguntarnos por qué», ha planteado Morales, quien sí ha mencionado que algunas mujeres son CEO en esta firma, como sucede en Australia, Estados Unidos o Noruega.

Esta socia de Deloitte ha planteado preguntas sobre si las causas que verdaderamente frenan el acceso de las mujeres a los puestos de alta dirección. ¿Por qué las mujeres con talento no están siendo promovidas o por qué no quieren ser promovidas?, se cuestiona Marta Morales, quien considera que para el cambio efectivo que permita a las mujeres acceder a los puestos de responsabilidad hay que contar con los hombres, ya que son los que están en los puestos de dirección.

Moderada por Marta Morales, en este foro se ha desarrollado un mesa coloquio en la que han participado Esther Sánchez Manzano, miembro del consejo de Administración del grupo Sando; Blanca Torrent, directora general y consejera delegada de aceitunas Torrent, y Concha Yoldi, presidenta de la Fundación Persan y presidenta del Consejo Social de la Universidad de Sevilla.

Mujeres preparadas para la dirección

Para Blanca Torrent, «la independencia da la igualdad. Ninguna mujer debería depender de un hombre, así como ningún hombre debería depender de una de nosotras. Hay que decir sí a la diversidad, porque genera creatividad». Concha Yoldi lo tiene claro: «¿Por qué no hay directivas? Porque históricamente se ha pensado que las mujeres no estaban capacitadas para dirigir empresas. Eso no es así, tenemos la capacidad para hacerlo, pero no estábamos capacitadas por la sociedad para dirigir. Ahora sí».

Esther Sánchez ha manifestado que «no deberíamos conformarnos con estar por debajo de la media europea, debemos seguir trabajando. El mensaje de igualdad y diversidad debe venir de arriba, del comité directivo, para calar en toda la organización».

Morales ha moderado también la mesa coloquio sobre «La innovación y la tecnología aplicadas al liderazo estratégico femenino», en la que han participado Lola Bañón, directora de Negocio Inmobiliario de Carrefour Property España y miembro del comité ejecutivo de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales; María Jesús Piñas, directora financiera y cofundadora de Genera Games; y María Mata, directora general de Salsa.

«Estoy aquí no por mí, sino por nuestras hijas, que deben ver que hay mujeres al frente de todo tipo de empresas, tecnológicas incluidas como la mía», ha dicho María Jesús, quien opina que «debemos perderle el miedo a todo tipo de innovaciones que vienen, así lidero la única empresa de videojuegos en Andalucía».