Susana Díaz,, a su llegada al Senado para comparecer en la comisión de la financiación ilegal
Susana Díaz,, a su llegada al Senado para comparecer en la comisión de la financiación ilegal - Jaime Garcia
COMPARENCENCIA EN EL SENADO

El marido «currante», la familia «no enchufada» y otras frases memorables de Susana Díaz en el Senado

En un tenso interrogatorio afirma que su esposo, que trabajó para la UGT, no es de los que «comen con Villajero ni traen un Jaguar» a casa

SevillaActualizado:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha dejado en el diario de sesiones del Senado algunas perlas dialécticas durante el tenso interrogatorio del senador del PP Luis Aznar este jueves ante la comisión sobre la financiación de los partidos que se celebra en el Senado. Éstas son la frases más destacadas de su comparecencia y la réplica de Luis Aznar en la Cámara Alta.

El marido, «un currante que cobraba entre 700 y 1.200 euros»

Sobre su marido, José María Moriche, ha asegurado que «es un currante», «un trabajador por cuenta ajena, un auxiliar administrativo que el pecado que ha cometido es haberse casado conmigo, es un trabajador que cobraba entre 700 y 1.200 euros y viene usted aquí a pedirle responsabilidades de su patrón que es UGT».

Aznar le recordó que su esposo trabajó como coordinador y auxiliar administrativo en el Instituto de Formación y Estudios Sociales (Ifes) de UGT, y que su nómina se cargó al menos a 102 cursos distintos financiados por el Gobierno andaluz a través de las subvenciones millonarias para la formación de parados que cobró la citada entidad a pesar de que dichos sueldos «no eran gastos subvencionables».

«El pecado de casarse conmigo»

«La criatura lo que ha hecho es casarse conmigo. ¿Le parece poco pecado?», ironizó la presidenta, que añadió que «no tiene culpa de si algo se hizo de forma ilegal» y que empezó a trabajar en julio de 2004 y salió del IFES el día que ella entró en la Junta de Andalucía como consejera de Presidencia e Igualdad en 2012.

Una familia «sin enchufados»

La presidenta de la Junta también ha asegurado que «en mi familia no hay enchufados, sino trabajadores honestos y honrados», ante la insistencia de Luis Aznar, que le preguntó hasta en cinco ocasiones si tenía otros familiares trabajando en empresas subvencionadas por la Junta de Andalucía, además de dos cuñados y su marido en el citado organismo de UGT.

«La familia que reza unida...»

El portavoz popular en el Senado se mostró sarcástico sobre la sucesión de familiares contratados en empresas financiadas por la Junta de Andalucía. «La familia que reza unida y se busca el condumio junta, permanece unida». Añadió que lo que se trata de aclarar es «si nos encontramos en la situación de que algún fondo haya ido a parar a su casa, a su familia».

La voluntad de «satisfacer»

«De verdad, señor Aznar, yo tengo voluntad de satisfacerle», le dijo al portavoz del PP en la comisión del Senado cuando este le recriminaba que no estaba respondiendo a sus preguntas. «Me inquieta usted», le respondía el representante de la Cámara Alta. «Sus acusaciones son proporcionales a su impotencia», agregó minutos después la presidenta.

«No tengo capacidad para tanto»

Susana Díaz es presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria regional del PSOE en esta Comunidad, pero tiene una cierta capacidad de dislocación para distinguir y no mezclar ambas facetas. Se lo dijo a Aznar en la tensa comparecencia: «Cuando estoy de presidenta de la Junta no estoy pensando en el PSOE porque no tengo capacidad para tanto».

Las «insidias» y el artículo 502

La presidenta dejó claro que no es de su agrado comparecer en una comisión de investigación del Senado donde el PP tiene mayoría absoluta pero que no tiene más remedio que hacerlo. De negarse a comparecer, podría estar incurriendo en un delito de desobediencia, que viene tasado en el artículo 502 del Código Penal. «Usted puede lanzar insidias, porque yo estoy sometida al artículo 502 del Código Penal», recriminó al portavoz del PP.

«Mi jefe no es Pedro Sánchez, es mi compañero»

Su derrota en las primarias para la Secretaría General del PSOE también se ha colado en la comparecencia. «Yo no soy un verso suelto. Es más, soy bastante prusiana. Pedro Sánchez tiene más capacidad que yo porque me ganó en unas primarias». Añadió que Sánchez no es su jefe sino su compañero porque su jefe «es el voto de todos los andaluces».

«En qué juzgado hay una instrucción sobre mí»

Susana Díaz ha negado que exista financiación ilegal del PSOE. Ha repetido que, tras investigar a toda su familia, no han podido encontrarle «ninguna mancha» de corrupción. «¿En qué juzgado hay una instrucción sobre mí? Si la hay, eso que me llevo de aquí».

«Mi padre no tiene que bajar la cara»

Hasta en cuatro ocasiones, la mandataria andaluza ha repetido que «soy de una familia obrera, humilde y vivo en el mismo barrio y en la misma casa» donde residía antes de ser presidenta de la Comunidad. «No me señalan por la calle y mi padre no tiene que bajar la cara». Luego repitió que le hizo a su padre la promesa de que tendría nunca que «agachar la cabeza» y que la ha cumplido.

«Yo estoy casado con la marquesa de Villamagna»

Luis Aznar ha replicado con sarcasmo: «Yo estoy casado con la marquesa de Villamagna. Mi mujer también era mileurista y está jubilada. A la UGT la mancha quien hace estas cosas», dijo en referencia al supuesto desvío de fondos públicos para la formación.

«Mi marido no es de los que comen con Villarejo»

Susana Díaz contraatacó con episodios de corrupción que afectan al PP. A este respecto dijo que «mi marido es un trabajador de los que no suelen comer Villarejo [en alusión al marido de Dolores de Cospedal] ni le traen un Jaguar a casa porque no lo pueden pagar y el confeti de los cumpleaños nos lo pagamos nosotros o los abuelos».

«Estoy acostumbrada ya a todo y lo traigo ya de serie»

La presidenta confesó tener la «conciencia tranquila». «Han sacado a todas mis hermanas en los medios de comunicación y llegaron a sacar a mi padre diciendo que había estado en un ERE y era fontanero del Ayuntamiento de Sevilla y está jubilado tras 40 años trabajando. Yo estoy acostumbrada ya a todo, eso lo traigo de serie».

«A mí también me llaman facha»

En un momento del interrogatorio, el senador le exhibió un listado de nombres de personas «recomendadas» por cargos del PSOE para trabajar en la empresa Biodiesel Andalucía, que recibió una subvención de 900.000 euros de la Junta de Andalucía y otra de 300.000 euros de la Diputación de Sevilla, que «siempre ha estado gobernada por el PSOE», puntualizó. Aseguró que en la lista aparecían nombres con números que estarían asociados a cargos socialistas, mientras que otros fueron excluidos. Por ejemplo, «se excluye a una señora o señorita licenciada en Biología que no fue seleccionada. A lado de su nombre, pone facha. Hemos ido a buscar [en las redes] y la pobre mujer aparece en una foto agarrada a una bandera de España». Susana Díaz ha salido al paso de este comentario asegurando que «a mí me parece mal. A mí también me llaman facha a veces».

«Una hermana de mi marido recogía aceite usado con un carrito»

En la citada empresa dedicada a transformar aceite usado en combustible, trabajó Aurora María Moriche Ibáñez, cuñada de la presidenta andaluza. Susana Díaz ha argumentado que «hará cuestión de dos o tres años un medio de comunicación me llamó por este tema». Asegura que el PP lo difundió como un «gran caso de corrupción y aparecía una hermana de mi marido recogiendo aceite usado con un carrito. Eso es bueno que se sepa. No sé ni por qué ni cuánto tiempo estuvo recogiendo aceite por las casas».

La comisión, puro «teatro»

«Yo sabía que venía a este teatro, a una pataleta. Es el primer acto de precampaña de las elecciones andaluzas» del PP, le ha reprochado la presidenta, molesta por las preguntas sobre sus familiares, tres cuñados y su marido, en empresas subvencionadas por la Junta de Andalucía.

«Yo no me hago la víctima y la mártir»

La presidenta desafió a Aznar. «Si ustedes piensan que los 6.000 prejubilados de los ERE que recibieron alguna subvención y la sigue cobrando la están cobrando ilegalmente, díganlo. No tienen culpa de si algo se hizo de forma ilegal. Díganselo a esos 6.000 trabajadores. Yo no me hago la víctima y la mártir. Yo he venido aquí porque me han llamado».

«Hizo una llamada y empezaron a romper papeles»

El senador del PP le recriminó que cuando ella formaba parte de la ejecutiva del PSOE de Sevilla «hizo una llamada a la Consejería de Empleo cuando saltó el escándalo de Mercasevilla y acto seguido se empezaron a romper papeles». «No es algo que me esté inventando, es algo que consta en el sumario, no juzgue mis preguntas», ha apostillado.

«Usted quiere vincularme y si hace ese tipo de afirmaciones tiene que aclarar el contexto y leer en qué parte del sumario aparece tal cosa», le ha rebatido la presidenta andaluza, quien ha remachado que es muy «grave» que se vierta esa acusación porque ella «no hizo esa llamada» y el proceso judicial al que se refiere todavía está abierto.