El Parque Nacional de Sierra Nevada encierra una de las ofertas más amplias para realizar actividades ecoturistas en Andalucía
El Parque Nacional de Sierra Nevada encierra una de las ofertas más amplias para realizar actividades ecoturistas en Andalucía - Efe/Miguel Ángel Molina
Ocio

Las mejores actividades para hacer ecoturismo en Andalucía

Con 273 espacios naturales que cubren el 20% de su territorio y suponen la mayor área protegida europea, la región andaluza se erige como paraíso del ecoturista

SevillaActualizado:

El ecoturismo es mucho más que un mero paseo en bici por el campo o un día de asueto en un merendero cercano a casa. Es una filosofía que lleva varias décadas buscando su hueco en la sociedad y que empieza a cobrar cada vez mayor protagonismo conforme avanza la concienciación social con respecto a la protección del medioambiente.

Es un neoturismo que está en auge en Andalucía, algo ligado al hecho de que esta región es la extensión protegida más grande de Europa. Parques nacionales y naturales, reservas, parajes, parques periurbanos... y así hasta 243 áreas protegidas que hacen de la comunidad un paraíso para el ecoturista. Por no mencionar sus 700 kilómetros de litoral, que también dan cabida a actividades enmarcadas dentro de esta filosofía.

Desde Andeco, la Red Internacional de Promotores del Ecoturismo en Andalucía, lo tienen claro: la comunidad andaluza cuenta con una riqueza y una diversidad natural únicas y privilegiadas. Marian Barnés, presidenta de la entidad y diplomada en Ecoturismo Internacional, da varios ejemplos de ecoturismo en Andalucía que cumplen con los principios éticos de esta variedad turística, principios cuya máxima pasa por el mínimo impacto con el medioambiente. «Pero el ecoturismo va más allá, y habla también de hacer algo por proteger la naturaleza que visitamos», como una aportación económica que contribuya a su mantenimiento.

Otra clave pasa por el conocimiento de la cultura local del lugar que se visita y la implicación con ella. Es vital el acompañamiento de un guía que vaya junto al visitante en todo momento para acercarle a la idiosincrasia de lo que está viendo y del entorno que le rodea.

Esta es la labor de Paco Martín, que desde el centro de visitantes Viñas de Peñallana de la Sierra de Andújar organiza numerosas actividades ecoturísticas donde es posible la observación de especies como nutrias, ciervos, muflones, águilas y hasta linces ibéricos dentro de un entorno natural único.

Todas las rutas cuentan con el acompañamiento de expertos biólogos y ambientólogos que con sus explicaciones ayudan a entender lo que está viendo el ecoturista y lo acercan a la cultura local a través de elementos como la gastronomía. «En nuestras actividades solemos incluir una degustación de la gastronomía del lugar, como flamenquines, chorizo de ciervo, paté de perdiz y carne de monte», explica Martín.

Reservas

Además de los centros de visitantes de los que dispone cada espacio protegido, existen varias plataformas como Iberus desde la que se pueden realizar las reservas a las distintas actividades ecoturísticas en Andalucía. Desde la Consejería de Medio Ambiente disponen de la página electrónica www.reservatuvisita.es, que aglutina el grueso de estas actividades diferenciadas por provincias para acceder a toda la información sobre ellas y realizar la reserva telemática. Talleres ambientales, rutas ecuestres, turismo ornitológico, jardines botánicos, actividades acuáticas... un sinfín de rutas y planes más allá del turismo tradicional de sol y playa y a golpe de ratón.

Una nueva forma de hacer turismo para todos los públicos que atrae, además, a mucho visitante extranjero que, según Paco Martín, «gasta dinero y se queda varios días en la zona», con lo que ello supone para la revitalización de los entornos locales que rodean estas áreas. «En nuestras rutas el 50% por ciento del público es de fuera», asegura el guía.

¿Supondrá el auge del ecoturismo un peligro por masificación? No debería ser así, según afirma Marián Barnés:«El ecoturismo se basa en grupos reducidos con impacto cero en la naturaleza, que se adapten en armonía, hablando bajo, siguiendo los senderos y respetando la señalización. Este tipo de turista suele ser considerado, y si se programan bien las actividades no tiene por qué haber ningún peligro. Si se masificara dejaría de ser ecoturismo», zanja.

12345
  1. Avistamiento de aves en Doñana

    Flamencos en la finca Veta la Palma, en Doñana
    Flamencos en la finca Veta la Palma, en Doñana - Efe/Juan Ferreras

    Doñana es la esmeralda verde de Andalucía y pulmón indispensable para Europa. Tanto su Parque Nacional como su entorno albergan rincones únicos que encierran lo más variado de la flora y fauna andaluza. En sus parajes infinitos a ras de suelo se esconde una red de humedales donde habitan especies como la cigüeña negra, el flamenco, el águila o la espátula, que harán las delicias de especialistas ornitólogos y visitantes. Rutas de hasta 3 días a bordo de todoterrenos, a precios que pueden superar los 200 euros y que pueden incluir comida tipo picnic o menú. La mejor época para este tour va de septiembre a junio.

  2. En busca del lince ibérico por Sierra Morena

    Lince ibérico fotografiado en el Parque Natural Sierra de Andújar
    Lince ibérico fotografiado en el Parque Natural Sierra de Andújar - Juan Carlos Muñoz

    El norte de Andalucía lo cruzan 400 kilómetros de cordillera que tienen su máxima expresión en el Parque Natural Sierra de Ándujar, donde habita la mayor población mundial de lince ibérico. Rutas casi diarias parten desde su centro de visitantes en busca de este audaz felino y, aunque su avistamiento no está garantizado, sí lo está disfrutar de una de las actividades ecoturísticas más interesantes de Andalucía.

  3. Sierra Norte de Sevilla

    Paraje de la Sierra Norte de Sevilla
    Paraje de la Sierra Norte de Sevilla - ABC

    Tan solo dos horas y unos diez euros por persona serán suficientes para conocer un paraje que por desconocido no deja de ser único: el Cerro de Hierro y su laberinto de piedra que introducirán al visitante en lo más profundo de este entorno y le harán sentir como un auténtico aventurero espeleólogo. Es uno de los principales atractivos de la Sierra Norte de Sevilla, a la que se puede acceder desde la red de Cercanías que conecta con la capital hispalense. Entre ellos: El Pedroso, Cazalla de la Sierra o San Nicolás del Puerto, que en pleno casco urbano dispone de la «playa dulce» más famosa de Sevilla.

  4. Calas del Cabo de Gata

    Arrecife del Dedo en el Parque Naturarl Cabo de Gata
    Arrecife del Dedo en el Parque Naturarl Cabo de Gata - ABC

    El todoterreno se hace imprescindible para recorrer uno de los entornos más salvajes de Andalucía. Son muchas las opciones ecoturistas que hacen del Cabo de Gata el lugar idóneo para esta actividad, pero ir de cala en cala entre acantilados, bahías y agrestes paisajes es una de las más recomendables. La Cala de Enmedio, Playa de los Muertos, Playa de Mónsul o Morrón de los Genovenses son solo algunos de los muchos rincones a descubrir en esta zona de la provincia almeriense. La oferta de alojamiento pasa por un económico camping a 25 kilómetros de la capital o cualquiera de los hoteles de la bella localidad de San José.

  5. Senderismo a lo más alto de la península

    Senderistas recorriendo el camino hacia el Mulhacén
    Senderistas recorriendo el camino hacia el Mulhacén - ABC

    Por 20 euros por persona -comida incluida- y tras recorrer una ruta de 20 kilómetros es posible alcanzar el punto más alto de la península ibérica, localizado en Sierra Nevada: el Mulhacén. Será preciso reservar con al menos dos días de antelación si se quiere disfrutar de esta actividad que permitirá al visitante conquistar los 3.482 metros de altitud de esta montaña.